Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Año I d.Ch.


Rodolfo Chikilicuatre está a punto de pasar a mejor vida, salvo que la (i)lógica de la canción del verano dictamine lo contrario, e incluso quienes como yo defendimos que su elección era gloria bendita respiramos aliviados. Acabamos de estrenar el Año I d.Ch. (después de Chikilicuatre, evidentemente).


Sin embargo, otros, siempre atentos a lo que fenómenos como el chiki-chiki tienen de síntoma revelador de males más profundos, no dejan de inquietarse. «¿Por qué a soy el único al que le parece que las votaciones de Eurovisión explican el fracaso de la Unión Europea, que debería dividirse en, al menos, cinco sistemas regionales: Antigua URSS, países nórdicos, yugoslavos y afines (ex Imperio Sissi), británicos y colonias y el resto? Turquía e Israel, fuera, claro.» Quien tal dilema se plantea es J.D. López, cuyo folletín Maitines II es la crónica más certera que yo haya leído sobre la crisis del principal partido de la oposición, que sólo se hace oposición a sí mismo y que, más que partido, es un destrozo.

Hablando de cantantes…

Porque podría cantar sobre habladores, pero ustedes no podrían perdonármelo. En fin.

Gadir, que por cierto acaba de conseguir que Luis Mateo Díez vuelva a Celama con El sol de la nieve o el día que desaparecieron los niños de Celama, el primer relato que los niños protagonizan en el mítico territorio creado por ese autor (ilustrado, además, por su hermano Antón Díez), lanza estos días un libro de Roberto Vecchioni, El librero de Selinunte, que su autor  presenta este lunes en el Instituto Italiano de Cultura, aunque la mejor parte de la campaña de promoción será el mini concierto que Vecchioni dará en los próximos días.


© Giovanni Canitano

Porque Roberto Vecchioni (Milán, 1943), al que pueden conocer mejor visitando su página web (en italiano), es:

-Profesor de griego, latín, italiano e historia. En la actualidad imparte cursos en la Universidad de Pavía, y en La Sapienza de Roma sobre Textos Literarios en música y Laboratorio de Escritura y Cultura de la Comunicación.

-Cantante. Se inició en los 60 componiendo para artistas de la talla de Ornella Vanoni, Iva Zanicchi, Patty Pravo, Gigliola Cinquetti o Gianna Nannini, antes de consagrase como intérprete en 1977 con Samarcanda, el primero de una larga lista de álbumes, el último de los cuales se titula Di rabbia e di stelle.

-Escritor, autor entre otras de Il grande sogno (1983), Viaggi del tempo immobile (1996), Le parole non le portano le cicogne (2000) y (en 2004) este Il libraio di Selinunte que ahora llega a España. 

El título y la historia son los mismos que los de una canción incluida en su disco Rotary Club of Malindi. No me atrevo a traducirla, pero sí me animo a reproducir las tres primeras estrofas de este «racconto di un ragazzo di tredici anni».

Così di notte, quando tutto era silenzio nella strada,
io scavalcavo la finestra e camminavo con le scarpe in mano,
e m'infilavo nella luce fioca della sua bottega,
per sentire la voce di quel piccolo uomo.

Così di notte in quella stanza dove mi dimenticavo il tempo,
io stavo ad ascoltarlo di nascosto mentre lui leggeva
parole di romanzi e versi come cose da toccare
e al frusciare di pagine mi sentivo volare...

e le parole come musica di seta
mi prendevano per mano,
e mi portavano lontano dove il cuore
non si sente più lontano:
dentro le immagini, nei libri e nella pelle
di chi aveva già vissuto cose tanto uguali a me;
nella follia d'essere uomo e nelle stelle
per andare oltre il dolore più inguaribile che c'è;
e le parole si riempivano d'amore,
le sue parole diventavano d'amore,
le sue parole diventavano l'amore

Otro italiano entre nosotros


La semana que dejamos atrás se presentó en Madrid Buskashi, viaje al interior de la guerra (Lengua de Trapo), del italiano Gino Strada, médico y fundador de la organización Emergency.

El buskashi es el juego nacional afgano: dos equipos de jinetes se disputan los restos de una cabra decapitada en un enfrentamiento violento que carece de reglas. Y ahora es también la historia del viaje clandestino que emprenden el cirujano Strada y su equipo médico para llegar al Kabul del que todos huyen tras el atentado del 11 de septiembre, un durante el cual se va cuestionando la lógica de la guerra y de su perversa mecánica.

En este mes en el que tantos se vuelven a recordar lo que ocurrió aquel otro mayo, el del 68, es bueno leer libros como La rebelión del 68, de Daniel Cohn-Bendit y Rüdiger Damman (Global Rhythm) o Siete estaciones, la novela de la primavera de Praga escrita por el periodista Peter Forbath (Pàmies). Pero bueno será también leer sobre lo que está pasando ahora mismo, y no dejar pasar 40 años para averiguar qué es lo que de verdad ocurrió.

Feliz cumpleaños

El próximo miércoles 4 de junio, la revista DELIBROS (en la que, ojo al dato, colaboro) celebrará sus 20 primaveras. Será en una fiesta matutina (el 4 de junio a las 12:30 de la mañana y en la Feria del Libro de Madrid) en la que intervendrán Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas; Teodoro Sacristán, director de la Feria del libro de Madrid; Jaime Brull, fundador y editor de la revista; y y su directora, Teresa M. Peces.
 
Quería aprovechar este espacio divertino para felicitar a la publicación y a quienes la hacen posible. Me dirán que, dependiendo (al menos en parte) mi condumio de su buena marcha no es esta una felicitación desinteresada… pero si me lo dicen, se equivocarán. De todo corazón, Teresa: FELICIDADES.


Es la mercadotecnia, estúpido


Ya lo entiendo, ya, pero no deja de molestarme. Recibo un libro de Philipp Vandenberg, Pájaros negros sobre la catedral (Planeta Internacional), en cuya portada se reproduce a modo de reclamo una frase sacada del Stern: «El Dan Brown alemán».

Y es esa coletilla la que me incomoda. A veces es fruto del cacumen propagandístico de la propia editorial; otras, hija de la pereza de algún periodista, sin duda descendiente de aquellos otros cronistas que, por no decir que San Petersburgo tiene canales, la llamaron «la Venecia del Norte»; y todas es reduccionista, cuando no decididamente injusta.

En nuestro país, el título de «Dan Brown español» se lo disputan (a veces contra su voluntad) J.J. Benítez y Pérez Reverte (quienes, si acaso, serían unos Brown avant la lettre y avant El código Da Vinci) Javier Sierra, Ruiz Zafón, Juan Gómez Jurado («Los que dicen que soy “el Dan Brown español” pretenden halagarme, pero preferiría que me llamasen el Ken Follett español», ¡toma ya) e incluso Victor Saltero (sí, sí, el de Sucedió en el AVE: lo decretó Quico Alsedo en El Mundo).

Pero no se crean que tenemos la exclusiva de la estupidez. En Francia, alguien dijo que Marc Lévy era «notre Dan Brown», y la cosa cuajó. Pero es que también se lo dijeron a Frédéric Lenoir, Bernard Werber o Didier Convard.

En Italia, los agraciados en el sorteo de lugares comunes son Ormai Faletti, Nanni Bassetti, Luigi Cascioli y, por supuesto, Federico Moccia.

En Portugal, los «parientes» del yanqui son José Rodrigues dos Santos, Luís Miguel Rocha

Paletos somos, y en las librerías nos encontraremos.

Militante

Hace algo más de un año, en marzo de 2007, Marta Zafrilla obtuvo, con Mensaje cifrado, el premio Gran Angular, que concede la Fundación SM. Y ahora vuelvo a saber de ella, por su implicación, desde la editorial murciana Tres Fronteras, en el proyecto de fomento de la lectura Lecturas informales.

El programa tiene una doble finalidad: facilitar al máximo el acceso al libro a aquellos sectores de la población que resultan poco o nada cercanos a los hábitos lectores y mejorar los indicadores relacionados con la lectura en la Región de Murcia.

Para lograrlo, apuestan por lograr un nuevo estilo de gestión creativa y promover una nueva estrategia de edición, en la que se produzcan libros con diseño cuidado y formato mínimo, pensados para encontrarse con un público nuevo en sitios nuevos. Prueba de ello es La Biblioteca del Tranvía, que consiste en la edición de relatos breves en forma de libro de bolsillo que se entregarán de forma gratuita a los usuarios del tranvía de la avenida Juan Carlos I, en una primera fase piloto, para luego extenderse a la red de autobuses urbanos y a las principales estaciones de ferrocarril.

Todos hablan de…

El pasado día 18 de mayo, el blog de Blanca Rosa Roca se asombraba: todo el mundo habla de la crisis en casi todos los sectores, pero el sector del libro —afirmaba— está mejor que nunca (y «espero que podamos seguir diciéndolo», escribía, por si las moscas).

Reflexionaba, por supuesto, sobre los grandes superventas de la temporada (Ken Follet, Ruiz Zafón y, en la propia Roca, Noah Gordon), y añadía: «Entre editores comentamos que en tiempos de crisis, el libro es el sector que menos la acusa, algunos dicen que porque está en crisis permanente, yo prefiero decir que es un mercado maduro y que en las recesiones, los libros son una buena opción de regalo y los lectores no dejan de leer.»
 
Pues bien, este sábado Jesús Ruiz Mantilla dedicaba un amplio artículo en El País al mismo asunto: «Al libro le sienta bien la crisis», afirmaba ya en su titular.

Y ya saben como es esto. Para creérselo, basta con repetirlo. Claro, que también ayuda el que las ventas vayan bien, para lo cual sirve, y mucho, que los libros encuentren su hueco en los medios de comunicación. «Si no hay reseñas publicadas cuando los ejemplares son enviados a las librerías los devolverán. Y cada vez hay menos espacio en los periódicos para las reseñas», aseguraba Barbara Epler, directora de New Directions, en una entrevista concedida a Valerie Miles (mírala, mírala) para ABCD. Unas palabras que cualquier editor español podía haber pronunciado. De hecho lo hacen, siempre en tono quejoso. Aunque ahora que sabemos que las cosas no van tan mal…

No salimos de ahí

Leyendo a Félix Romeo en Las iluminaciones de ABCD me entero:

-De que, aunque el suplemento cultural se imprime en papel periódico, envía sus artículos con 15 días de antelación, puesto que hace referencia a los SMS que le llegan «con el resultado del Zaragoza contra el Madrid: desastroso», y el partido en cuestión se disputó el 11 de mayo. Vaya, que entonces y a pesar del empate, los blanquiazules aún tenían esperanzas…

-De que Fernando García Lara prepara la edición del epistolario de Ángel Ganivet, de quien ya editara, entre otras, sus Artículos, relatos y fragmentos y sus Obras completas.

Por cierto, y a modo de curiosidad, que buscando en el ISBN he encontrado todas estas ediciones de las Cartas finlandesas de quien fuera cónsul en Helsinki en 1896: Cartas finlandesas; Hombres del norte (1998, Diputación Provincial de Granada); Cartas finlandesas; Hombres del norte (1998, Espasa Calpe); Cartas finlandesas; Hombres del Norte (2006, Nórdica Libros); Cartas finlandesas (1994, S. A. de Promoción y Ediciones); Cartas finlandesas (1999, Club Internacional de Libro. No disponible). Apabullante.

Atención, pregunta

¿Cómo es posible que en la web del por lo demás excelente suplemento cultural del ABC, es decir, el ABCD, siga apareciendo la firma de Manuel Rodríguez Rivero, que desde hace tiempo recala en las páginas de Babelia? No se lo pierdan, ni el estropicio ni los comentarios de los internautas al pie de nada. «De nada», digo, porque a pesar del enlace, del texto de Rivero no hay ni rastro.

Acuse de recibo


Lo mejor que le puede pasar a una agente literaria
Debra Ginsberg
Traducción de Inés Beláustegui
Maeva

Angel Robinson ama los libros con toda su alma, le encanta leer, adora todo lo relacionado con la literatura. Lleva trabajando en Blue Moon Books, una librería de una pequeña población de la Bahía de San Francisco, desde sus tiempos de estudiante universitaria. Por desgracia, el negocio tiene que echar el cierre y a Angel no le queda más remedio que buscarse otro empleo. Entonces tiene la gran suerte de entrar a trabajar como ayudante de Lucy Fiamma, una agente literaria de renombre internacional. Pronto descubre que trabajar para Lucy no va a ser un camino de rosas.


Narciso negro
Rummer Godden
Traducción de Isabel Ferrer y Carlos Milla
Roca editorial

Quizá muchos la conozcan por su adaptación cinematográfica, protagonizada en 1947 por Deborah Kerr y David Farrar, pero esta «novela entre un millón» (The Observer) merece ser revisada en su formato original. Rumer Godden (1907-1998) nació en Sussex (Gran Bretaña), y es autora de unas sesenta obras que iban desde la poesía al ensayo, desde la novela al guión cinematográfico. La mayoría de ellas tenían como base sus experiencias en la India, país en el que residió en diferentes momentos de su vida. En ésta nos lleva hasta las montañas del Himalaya, cerca de Darjeeling, al viejo palacio que fuera sede oficial del harén del General, que ahora acoge a las Hermanas de María. Ellas han comenzado a trabajar en el huerto y han abierto una escuela y un dispensario para la gente de las montañas. Sin embargo, las monjitas no pueden hacer salir adelante su proyecto sin la ayuda del señor Dean, un descreído, arrogante y particular inglés que conoce a todo el mundo en la región.


Lady Pirata
Mireille Calmel
Traducción de María Pilar Queralt y Verónica García Pereda
Martínez Roca

La verdadera historia de Mary Read, la pirata que atemorizó a los navegantes del siglo XVII. Londres, 1696. Para poder recibir una buena educación, Mary pasa su infancia disfrazada de chico. Sin embargo, tras la muerte de su madre, se ve obligada a arreglárselas sola. La mala suerte parece cebarse en ella cuando los corsarios atacan el barco en el que se ha refugiado y prisionera del encanto de Claude de Forbin, el capitán, descubre al mismo tiempo la embriaguez de las batallas marítimas y de las amorosas… Sin embargo, su condición femenina le impide permanecer en el barco, y sus aventuras continúan en la corte francesa de Saint-Germain-en-Laye, plena de complots e intrigas palaciegas en torno a la figura de Jacobo Estuardo, pretendiente al trono inglés. Pero tales circunstancias no consiguen que Mary olvide su objetivo: descubrir el secreto que esconde el colgante de jade que le ha arrebatado a su tío. Una búsqueda que le llevará mucho más lejos de lo que nunca hubiese podido imaginar.


Una mujer va al médico
Ray Kluun
Emecés

¿Qué sucede cuando algo inesperado irrumpe en nuestra vida y la cambia por completo? ¿Estamos siempre a la altura de lo que se espera de nosotros? Ray Kluun vio como su vida daba un inesperado y terrible giro  de ciento ochenta grados y, a raíz de esta experiencia, escribió Una mujer va al médico. La difícil y arriesgada propuesta de crear una novela que contenga mensajes de móvil, partidos del Ajax, un ménage à trois, un cáncer terminal, un viaje por Europa, un amor incondicional, una eutanasia que libera y una hermosa niña vestida de princesa con alas para festejar su tercer cumpleaños es lo que la hace única.

Súper ventas en Holanda, con más de 600.000 ejemplares vendidos, se ha traducido a 24 idiomas.




Archivo histórico