Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

La unión...

… hace la fuerza, es sabido. Quizá por eso, pero también porque son independientes, trabajan en la creación de fondos editoriales muy cuidados y comparten una misma visión del mundo editorial y muchas horas de charlas sobre su futuro, Luis Solano (Libros del Asteroide), Carola Moreno (Barataria), Julián Viñuales (Global Rhythm), Enrique Redel (Impedimenta), Diego Moreno (Nórdica), Julián Rodríguez (Periférica) y Santiago Tobón (Sexto Piso), han decidido unirse en una asociación, CONTEXTO, con el objetivo de promover conjuntamente sus catálogos, desarrollar otros proyectos y tejer una red que establezca una relación más directa y fluida entre editores, lectores, libreros, bibliotecas y medios de comunicación.

¿Cómo? De momento, con la publicación de una revista bautizada con el nombre de la asociación, una revista de la que no existen precedentes en el mercado editorial español, concebida por los editores como una herramienta de comunicación con sus lectores y en la que se combinarán textos o informaciones inéditas sobre sus autores con información acerca de las novedades editoriales. Contexto tendrá una tirada superior a los 40.000 ejemplares y se distribuirá gratuitamente en las librerías y bibliotecas de España. El primer número de esta publicación estará al alcance de todos los lectores en la ya cercanísima Feria del Libro de Madrid, donde las siete compartirán además una caseta de casetas, la número 161. Allí, además, las editoriales expondrán tanto sus fondos como sus novedades, y firmarán sus libros algunos de sus autores.

En la nueva asociación, cada miembro tiene una tarea importante a sus espaldas y todas ellas se han consensuado: la responsabilidad al frente de las gestiones jurídicas, la responsabilidad al frente de las cuestiones fiscales, la gestión de la caseta de la Feria, distribución de la revista, gestiones para la financiación de publicación y actividades… La portavocía ha recaído en Julián Rodríguez, con quien he podido hablar.

¿Qué es lo que os une, y lo que anima a reagruparos? ¿Sólo el que, según se cree, la unión hace la fuerza?

El nombre lo dice todo: pretendemos crear un "contexto" de editoriales, de editores. Amplificando el sentido: también un contexto como "discurso" colectivo de varias editoriales, en el que el primer puntal sería la apuesta común por la literatura de calidad, en sus más diversas formas.

Contexto pretende la promoción conjunta de nuestros catálogos a través de distintas iniciativas, entre las que incluiremos otros proyectos relacionados con el mundo editorial. 
 
En realidad, nada muy nuevo por cuanto una de las señas de identidad de vuestras editoriales es que siempre habéis trabajado juntas, los editores habéis hecho “bolos” juntos…

Tienes razón: existían experiencias comunes (unos u otros, de dos en dos, de tres en tres, hemos recorrido media España presentando a libreros y medios nuestras respectivas editoriales... Ahora lo haremos con un "corpus" mayor de editoriales) y una especial sintonía. Es más, tú misma, en las jornadas de la FNAC, nos acercaste otro poco, o nos presentaste...
 
La revista, ¿será un mero instrumento de propaganda o aspira a algo más?
 
La revista es a la vez catálogo y revista, es decir, por un lado "promocionará" unos pocos títulos, no muchos, que consideramos importantes en nuestro trabajo (no siempre los más recientes). Queríamos contar con una herramienta que nos permitiera presentarlos "a nuestra manera", incidiendo en aquello que consideramos más revelador: una herramienta que trate directamente con el lector, con el librero, con el bibliotecario y con el periodista o crítico, en una "relación" directa.

Por otro lado, la mitad de la publicación apuesta por lo literario al margen de los libros y de la promoción en sí: publicaremos textos originales, entrevistas realizadas ex profeso, traducciones inéditas... Ya desde el primer número.

¿Cuáles han sido los criterios de selección de miembros?
 
Creemos que hay elementos comunes en nuestra actitud ante el mundo de la edición y nuestro propio trabajo. Creemos que podemos ser "socios", esto es, asociados, antes que competidores. Creemos que juntos podemos ofrecer más que por separado. Creemos que es necesario establecer canales de comunicación de punta a punta del país y, además,  como decía antes, creemos que es necesaria una relación más directa y fluida entre editores, lectores, libreros, bibliotecas y medios de comunicación.

Por otra parte, estas 7 editoriales nos hemos encontrado una y otra vez, en numerosas ocasiones y en numerosos eventos, y últimamente éramos estos 7 editores quienes coincidíamos aquí y allá. De alguna manera, ese "azar" nos ha llevado hasta Contexto. Un azar regido, claro, por el trabajo previo de cada uno y un buen entendimiento en lo fundamental de nuestra tarea por separado.
 
¿Estáis abiertos a nuevos “socios”?
 
No podemos pensar en ello ahora, la verdad, pues nadie "abre" su casa, es decir, nadie invita a su casa, cuando aún no ha puesto el tejado, las ventanas, las puertas, la calefacción o el aire acondicionado... Ha de pasar algún tiempo, ha de madurar la experiencia, para pensar en ello.
 
¿Qué os une más: las dificultades que, en vuestra condición de “pequeños”, afrontáis o la concepción de la labor de edición?

Lo más sincero sería decir que tanto unas como otra, aunque es cierto que sin esa "sintonía especial" de la que hablaba antes, no afrontaríamos las dificultades que citas juntos. Las siete editoriales entendemos el hecho de la edición de un modo similar, con las particularidades que tú misma, como especialista en el tema, ya conoces. De alguna manera, creo que nos une también, y muy especialmente, el deseo de "signifcarnos", y lo digo en esa acepción del diccionario de la RAE que dice: "ser, por naturaleza, imitación o convenio, representación, indicio o signo de otra cosa distinta". Pues sí, "cosa distinta", o "actitud distinta". Por eso buscamos crear también espacios alternativos y encontrarnos con nuestros interlocutores (lectores, libreros, etc., etc.) de un modo distinto.

La asociación se presentará en sociedad el próximo 3 de junio.

Cada día son más


“Sí, empezamos a ser plaga”, admite Antonio García Maldonado, un malagueño de Coín, que fue librero (Librería Luces) y tras una estancia en Argentina, volvió en noviembre y creó una editorial, cuyo nombre inicial iba a ser Editorial Teléfono Rojo, después Editorial Reloj de Arena, y acabó siendo Editorial Alfama. El logo, el sombrero de Pessoa.


Sus primeros libros salieron en marzo: Diario íntimo, de Benjamin Constant, Memoria sobre los judíos, del Príncipe de Ligne y Voltaire, y La mirada de Borges, de Solange Fernández Ordóñez, hija del abogado personal de Borges e íntima amiga del autor y de su madre. En torno al autor argentino han publicado, además, Enciclopedia Borges, “que es uno de los libros a los que más cariño le tengo, entre otras cosas por el esfuerzo que hicimos para poder sacarlo. Es, literalmente, un tocho, un libro-enciclopedia sobre el autor, organizado por entradas, donde se reúnen las personas, los lugares, los términos que tuvieron relación con Borges, y se establece la bibliografía en cada entrada”. Y también ha salido ya París bombardeado, Madrid sentimental, de Azorín.

Todos los libros anteriores pertenecen a la colección de ensayo Biblioteca del sosiego, evidente guiño a Pessoa, de quien precisamente en breve saldrá Escritos sobre ocultismo y masonería.

Pero no es ése el único género al que se quieren consagrar. Ya está también a la venta el primer libro de la colección Sputnik, dedicada a testimonios de grandes acontecimientos del siglo XX; se trata de El fracaso de una misión. Berlín 1937-1939, de Sir Nevile Henderson, último embajador británico en la Alemania nazi, libro polémico, ya que el autor era representante de la política de apaciguamiento a Hitler, y murió en 1942, sin conocer el desenlace de la guerra, ni la verdadera dimensión del régimen nazi. Y pronto veremos Los ojos del cordero, de Pedro Delgado Fernández, que inaugura la colección Ficciones, de borgeano nombre. Pronto, en la que pronto editarán a León Bloy, Vaino Linna, Curzio Malaparte, etc.

La última colección, Contraplano, dedicada a cine, se inaugura con un libro que analiza El cine infantil de Hollywood, y de cómo se ha ido adaptando en sus planteamientos a la política exterior norteamericana según las épocas.

He de decir que, además del proyecto, me han llamado la atención las portadas… “Son así las de la colección Biblioteca del sosiego, que es ya que abarca textos sobrios de por sí. Pero no es así Sputnik, que afloja algo la sobriedad, ni Ficciones, cuya portada es un cuadro entero. Tampoco Contraplano, que simulará una claqueta de cine.”

Suerte.

Hablando de portadas, en este caso repetidas


Un amigo, Alberto (mil gracias), al que ya casi tengo por colaborador de esta página, me manda estas dos, una de El olivo azul (para Mundos terribles, de Marcel Schwob) y otra de Destino (para El maestro del mundo final, de Leo Perutz), con la misma fotografía: Le Styrge (1853), obra de Charles Nègre que se conserva en el parisino Musée d’Orsay, a la que uno de los dos editores (no sé cuál) se ha tomado la libertad de dar la vuelta. 

 

Otras formas de editar

Hace algunas semanas salió a la venta el libro Tiempo de Recreo, iniciativa de un conjunto de miembros del portal literario el-recreo.com. En ese momento me contaron que su intención era experimentar la viabilidad de publicar en papel relatos ya disponibles en la web con una fuerte componente de proyecto cooperativo, y de hecho el libro fue una amalgama heterogénea de las contribuciones en el portal.

Creí, sinceramente, que sería flor de un día, o de un libro. Pero los hay perseverantes. Ahora, preparan dos libros, uno de poemas y el otro de relatos. Su deseo en esta segunda ocasión es vincularlos a una asociación cultural que tiene como misión el fomento de la lectura y la promoción del autor, y también asumir un compromiso social, el mismo que ya asume el-recreo.com. Pero, sobre todo, aspiran a prestar mayor atención al contenido, es decir, articular los relatos en torno a un tema común, en lugar de volcar una serie de contribuciones espontáneas, valiosas sin duda a título personal, pero sin un eje conductor que refuerce el sentido de proyecto cooperativo orientado al lector y no al autor.

Veremos, y leeremos.

Acuse de recibo


Narciso Fin de Siglo
Manuel Segade
Melusina

Lo que nos dice el autor
«Narciso Fin de Siglo es una categoría: lo que intento en el libro es situar toda una cultura bajo el signo del mito clásico de Narciso, aquel que se consumió enamorado de su propio reflejo en la superficie del agua. El acto de conocerse a sí mismo lo destruyó, porque el mundo que le rodeaba perdió todo interés y la única posibilidad de sobrevivir fue cultivar su deseo de sí mismo. Cuando empecé este trabajo, la cultura de finales del siglo XIX me fascinaba por los enigmáticos personajes que la produjeron: Wilde, Mallarmé, Moreau, Beardsley... En un momento dado surgió una pregunta: ¿Qué tipo de economía psíquica sostiene sus creaciones? Poco a poco entendí por qué me interesaba la pregunta: a través de usar sus obras exquisitas para entender sus biografías estetizadas, me di cuenta de que todavía vivíamos bajo su signo, que la modalidad de subjetividad en que hoy en día nos instalamos, la forma de construir nuestro yo enmascarado ante el mundo, todavía dependía de aquel narcisismo finisecular. Explicarnos a nosotros mismos a partir de una genealogía ignorada, es la razón de ser de este libro.»


Melina y el pez rojo
Laura Freixas
Hotel Papel

Un nuevo libro de la colección Violeta infantil, que lleva por subtítulo Libros para crecer en igualdad, Melina y el pez rojo es una propuesta para niñas y niños a partir de 7 años. Las ilustraciones son obra de Pachí Sánchez y, como todos los libros de Hotel Papel, se publica en edición bilingüe castellano-inglés.


 


El alfabeto de Babel
Francisco J. de Lys
Roca Editorial

En una Barcelona completamente sumida en la niebla el arquitecto Gabriel Grieg recibe la desconcertante visita de una misteriosa mujer que es portadora de turbadoras noticias. Le advierte que dispone de 24 horas para adelantarse a su propio destino antes de que la exhumación de un cadáver le implique directamente con un Objeto Trascendental clasificado como 'el secreto de máximo rango en los Archivos Vaticanos' y que los conocedores encubren bajo el nombre de la Chartham. Al cabo, los protagonistas acabarán involucrados en las entrañas de un terrible golpe de mano ex insidiis que planea acometer una facción de la curia romana.
 
Lo que nos dice el autor
«¿Por qué escribí la novela? no tiene una causa única. Fueron un cúmulo de factores que me abocaron irremisiblemente a enfrentarme a la ardua tarea de escribir un texto de 620 páginas. Entre los factores anteriormente citados destacan las ansias de todo lector de escribir aquel libro que le hubiese gustado leer y sobre todo la imposibilidad de renunciar a un texto que notaba mes a mes iba creciendo en mi interior y que no podía hacer nada más que enfrentarme a él y sentarme frente al teclado del ordenador para materializarlo físicamente.»


California 83
Pepe Colubi
Espasa


En 1983, un adolescente español de provincias es enviado por sus padres a California para vivir durante un año con una familia americana y estudiar COU. Sale de un país con una sola cadena de televisión, escasos conciertos de rock y una pesada carga católica para encontrarse 35 canales en la pequeña pantalla, Police o The Clash a la vuelta de la esquina y una contagiosa alegría de pecar. Todo parece encajar con la idea que se había hecho de Estados Unidos a través de películas y series: animadoras en el instituto, reverendos en las iglesias, mosquiteras en las puertas de las viviendas unifamiliares y el Golden Gate en San Francisco. Ha cambiado Aplauso por la MTV, la pelota en el patio por el surf, la mochila del colegio por la taquilla y el Lib por el Playboy, pero antes deberá adaptarse a las costumbres de una familia metodista, las rutinas académicas de otro país, el uso de una lengua desconocida y la prohibición de beber cerveza por ser menor de edad. No parece muy difícil; sólo tendrá que superar su patológica, obsesiva y embarazosa aversión al ridículo. Bueno, quizá no sea tan fácil.




Archivo histórico