Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Jamaica

Por muchos libros que se hayan publicado sobre Jamaica, sobre su descolonización, su proceso de formación como nación independiente, sus creencias, sus costumbres, su violencia; por muchos artículos que hayan aparecido profundizando en todo esto, la mayoría de nosotros sabemos algo al respecto gracias a la música reggae y a sus intérpretes y, sobre todo, gracias a la figura de Bob Marley.

Su enorme capacidad de extensión y de llegar a gente de lo más variado es, creo, una de las grandísimas ventajas de lo que podemos llamar cultura pop, una cultura que encabeza la música, seguida –sin un orden determinado– de cierta literatura, del cine, de cierto arte contemporáneo, del cómic, de la televisión. Supongo que esa capacidad tiene también su reverso tenebroso, pues cualquier porquería se extiende también sin límites. Pero vamos a las cosas que merecen la pena.


Exodus es un disco de Bob Marley & The Wailers de 1977, cuando el músico jamaicano ya era una estrella del pop internacional, una figura casi venerada en su isla y un hombre que tenía ideas políticas y quería intervenir para mejorar la vida de su país, un país donde sufrió un intento de asesinato que le llevó a hacer las maletas e instalarse en Londres. Allí pergeñó unas cuantas canciones y grabó este Exodus, una obra que fue un éxito tremendo y que en 1999 la revista Time calificó como el mejor álbum de la música del siglo XX.Waitin’ in Vain, Natural Mystic, Jamming, Three Little Birds son algunas de las joyas del disco.

Pero esto es una sección de libros, ¿no? Pues sí, y Marley y sus ritmos vienen a cuento por la publicación en España de un libro titulado también Exodus, cuyo responsable y coordinador es Richard Williams, quien aprovechó el trigésimo aniversario de la aparición del disco para reunir unos cuantos testimonios y unas excelentes fotografías y crear un libro de esos que decimos que son muy bonitos, o muy lujosos; de esos que en muchas casas, si fueran de arte, estarían sobre una mesita baja en el salón.


Pero no es solo un libro para hojear y ver los santos, no, hay que leerlo, pues es muy interesante y muy esclarecedor. No todo es música en los textos de este volumen, pues, como ya hemos apuntado, la cara política del artista, y de sus seguidores, resultaba fundamental, tanto en Jamaica como en Inglaterra, pues en la ex metrópoli los conflictos raciales eran, a finales de los setenta, un verdadero problema.

La edición español es de Global Rhythm, con traducción de Miquel Izquierdo, e incluye un cedé con el álbum original.




Archivo histórico