Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Firmas y monstruos


Es la primera convocatoria de una (imagino: es la tradición) larga serie. Este miércoles, día 7, se presenta el cartel de la Feria del Libro de Madrid 2008, obra de Isidro Ferrer, Premio Nacional de Ilustración, y los Grabados conmemorativos de su 75 aniversario, firmados por Eduardo Arroyo.

(Entre paréntesis. A mí tampoco me salían las cuentas, menos aún tras ver el logo de este 2008 que más que avanzar, vuela. Pero, claro: aunque es su 67 edición, la Feria celebra sus bodas de diamante porque la primera cita tuvo lugar hace 75 años. Lo que ocurre es no hubo feria ni durante la Guerra Civil ni en los primeros años de posguerra. Cierro el paréntesis.)

Luego vendrán la presentación de la Feria propiamente dicha, y las muchas presentaciones de la Feria. Pero tiempo habrá de escribir sobre ellas.

Territorio com…ercial

Quiero ahora llamar su atención sobre el hecho de que este año, estarán en la Feria dos libros de esos que rompen moldes. Hablo de ventas, claro. No es frecuente que coincidan dos autores capaces de movilizar a quienes leen y, más trascendente aún, a quienes ni leen ni piensan hacerlo, pero sí se animan a comprar sus obras. Hablo de Ken Follett y Ruiz Zafón, por supuesto. Y como se prevé que la presencia de sus libros, y obviamente la presencia de estos dos profesionales del best seller, puede colapsar el recinto, la dirección de la Feria ha pensado en una solución: poner a su disposición un firmódromo en el que ambos puedan dedicarse al noble arte de la caligrafía sin bloquear los pasillos, ni ocultar casetas, ni provocar alferecías en quienes, menos comerciales, firman menos.

De momento, se sabe que Follett estará el último sábado de Feria; la participación de Ruiz Zafón se negocia esta semana.

No es una solución nueva, todo hay que decirlo. Desde hace tiempo, cuando Ibáñez, sí, sí, el de Mortadelo y Filemón, se deja caer por el Retiro madrileño, se instala en una suerte de territorio libre al que los admiradores acuden con los libros ya comprados, territorio al que este año en el que sus criaturas cumplen 50 años volverá pero en el que, a diferencia de ferias anteriores, no estará completamente solo...

Errores naturales

Hace unos sábados hablé en mi columna del diario Público de una nueva editorial de nombre extraño: Errata naturae. Lo hice a propósito de un libro de Sadie Plant, El gesto más radical. La Internacional Situacionista en una época postmoderna, que sirve para entender mejor el papel de ese grupo en los acontecimientos de mayo del 68.

Pero antes de esa obra, la tercera de la editorial, hay otras dos: una, de Jean-Luc Nancy, La evidencia del filme. El cine de Abbas Kiarostami; y otra, el libro de relatos de Olivier Adam Pasar el invierno. Y en todas, lo más llamativo (siento ser superficial) a primera vista es la portada…

Me lo explicó Irene Antón, la «madre» del proyecto (el «padre» es Rubén Hernández). El suyo es un proyecto editorial que pretende distanciarse de las imposiciones más ensordecedoras de la industria cultural. Y pretenden hacerlo con un conjunto de colecciones especializadas en los campos de la filosofía, el pensamiento crítico, el cine, el ensayo sobre teoría del arte, ciencia, estudios políticos, sociología, urbanismo… y la literatura.

Cada una de esas colecciones va asociada a un personaje monstruoso: a una errata naturae. La errata naturae es un error de la naturaleza, es decir, un ser anómalo e insólito, imagen de lo azaroso, lo antitético, lo disfuncional, lo que escapa a las pretendidas leyes de la Naturaleza y la Razón.


Colección Los agripianos, de Filosofía. «En la Chronica Mundi de Schedel puede encontrarse la extraña representación de un ser humano dotado de un largo cuello y un pico de pájaro. Si bien no aparece comentario ni explicación alguna, convenciones simbólicas que se remontan hasta el siglo XII parecen convertirlo en una alegoría de la sabiduría.»


Colección Los cinocéfalos de Pensamiento crítico. «En algunos de sus escritos, Hesiodo menciona a los llamados Hemicínicos (Mitad-perros) y también Ctesias nos habla de unos habitantes de la India llamados Cabeza de perro. La Edad Media retiene la leyenda antigua de estos seres híbridos de uñas afiladísimas que, sin embargo, tiene su origen en un hecho real: efectivamente existió una tribu de brutales guerreros enmascarados, los Hundigar, que cubrían su rostro con capuchones que semejaban la fisonomía de un perro. Así nace la leyenda del cinocéfalo, término que poco a poco se convierte en sinónimo de pagano y enemigo de la cristiandad.»


Colección Los polioftálmicos, de Cine. «Siguiendo las consideraciones de Hipócrates sobre la generación de los monstruos, una excesiva cantidad de semen podría ocasionar, además de una camada numerosa, un gran número de malformaciones. Éstas estarían caracterizadas por exceder el número natural de miembros u órganos de una criatura: dos cabezas, cuatro brazos, seis dedos o varios pares de ojos. Según el griego, esta sería la causa de los llamados polioftálmicos, seres que poseen entre tres y ocho ojos, todos ellos útiles para la visión.»


Colección La oveja vegetal, de Literatura. «Multitud de viajeros, entre ellos Odorico, Mandeville, Struyss o el Barón Sigmund de Herberstein, hablan de una planta maravillosa que puede encontrarse en las montañas Caspias y los alrededores de Moscú. Todos ellos coinciden en que de ella nacen enormes frutos, de cuyo interior, una vez maduros, brota una bestezuela con forma de oveja. Según Olearius, la leyenda, una vez más, no carece de cierto contenido real: de hecho, los moscovitas llaman barometz —“cordero” en ruso— a una planta catalogada entre las Polipodiáceas de la que nacen una especie de melones con aspecto de cordero. La literatura, como la oveja vegetal, no es más que nuestra legendaria realidad.»


Colección La muchacha de dos cabezas, de ensayo. «Caelius Rhodiginius dejo constancia en sus Lecciones Antiguas de una muchacha a la que pudo ver en una pequeña localidad italiana: era perfectamente proporcionada y bella salvo por la duplicación monstruosa de su cabeza. La joven iba de puerta en puerta pidiendo limosna y normalmente era socorrida a cambio del insólito espectáculo que ofrecía su presencia. Vivió veinticinco años, algo muy extraño en este tipo de criaturas, que suelen morir mucho antes a causa del sufrimiento originado por la mudanza constante de ideas y sentimientos perpetrada por la segunda cabeza. La metáfora propuesta por la muchacha de las dos cabezas nos ofrece un excelente motivo para nuestra colección dedicada al ensayo.»


Y por fin la Colección Bobby «claw» boy, de Ensayo mínimo. «Robert Gillette nació en Silver Bow, Montana, el 4 de abril de 1961, de madre soltera. El médico que asistió el parto en la granja de los Gillette diagnosticó inmediatamente un nuevo caso de focomelia (del griego phoke —foca— y melo —miembro—). Este tipo de deformaciones fue desgraciadamente muy común en los Estados Unidos desde mediados de los años 50 a causa del consumo de la talidomida: un calmante con efectos teratológicos retirado definitivamente del mercado en 1963. La madre del niño nunca reconoció haber consumido talidomida, y Bob, en apoyo a esta versión, desarrolló a los pocos meses unas extrañas y enormes garras que no se han registrado en ningún otro niño afectado por este síndrome. Actualmente, Bob Gillete sigue viviendo en Montana, usa botas ortopédicas y es cazador profesional. Se le conoce como Bobby “claw” o Bobby “el garra”

Luego vendrán, de Michel Onfray, La escultura de sí La moral estética (Premio Médicis de Ensayo) y, de Reyes Mate, La herencia del olvido. Ensayos en torno a la razón Compasiva. Raro todo, ¿eh? E interesante. Les deseamos lo mejor.

Radio Cervantes

Conocí a David Felipe Arranz hace algunas semanas, ambos participamos en un curso en el que, en nuestra condición de periodistas, y junto a José María Goicoechea, responsable de Cultura en la revista Tiempo, intentamos explicar cómo trabajamos quienes nos dedicamos a la información editorial.

Yo ya había oído hablar de la radio del Instituto Cervantes, un proyecto en el que se trabaja desde hace tiempo pero que siempre está a punto de arrancar. Pero, ya se sabe, la lentitud en ciertas instituciones, sobre todo cuando se cruzan en su camino elecciones y otros obstáculos, es proverbial y paquidérmica.  Pero no afecta a la televisión, como lo demuestra el hecho de que Cervantes TV, mucho más compleja, ya esté en marcha.


Me acordé de todo esto cuando recibí el libro cuya portada reproduzco, en una edición (y traducción) firmada por David Felipe, al que pedí que nos presentara no al personaje, sino a la persona, y comentara su obra.

«Cyrano de Bergerac, valiente y arrogante, ateo y poeta, filósofo y espadachín, astrólogo y visionario, matemático y soldado, seductor y perseguido. Todo eso era Cyrano, además del célebre personaje recreado por Rostand: un hombre que se opuso a los validos Richelieu y Mazarino y que formó parte activa del Siglo de Oro francés. En su vida no hubo una, como dice la leyenda romántica, sino muchas Roxanas. Que sepamos con certeza hubo una Alexie, a la que dedica una encendida carta de amor de las dieciséis que publicó en vida. Su muerte prematura, a los 36 años, rodeada de misterio, revela en cambio la suerte que el poder ha deparado a las voces libres: alguien le arrojó a la cabeza una viga en casa de su protector, el duque de Arpajou, y murió meses después por el traumatismo.
 
»¿A quién molestaba Cyrano? A Mazarino, es evidente; a los de su partido político, los frondistas, probablemente, tras haberlos criticado abiertamente en su conocida carta "Contra los de la Fronda". Fue plagiado por el mismísimo Molière que en Las travesuras de Scapin (Les fourberies de Scapin) toma un fragmento completo de El pedante burlado (Le pédant joué) que compuso Cyrano. Discípulo de Gassendi, aplicó a su vida el epicureismo: la creencia absoluta en el poder de la amistad y de la cultura en un entorno en el que predominara la Naturaleza. Su anticipación a los viajes lunares –hasta solares, ya que dedica uno de ellos al astro rey– le convierte en uno de los padres indiscutibles de la ciencia ficción.
 
»¿Por qué traducir ahora las Cartas de amor? Me parecía imperdonable que las epístolas por las que fue conocido y seguido por generaciones de amantes no hubieran sido traducidas en lengua española. Era la última felonía que España le había venido infligiendo a Cyrano. Me sedujo además la fuerza del personaje, la superación de su defecto físico —una formidable nariz— y su permanente actualidad, en un tiempo en que siguen muriendo periodistas en todo el mundo por denunciar la corrupción de los gobiernos. Por cuanto los poemas que corrían manuscritos daban noticias de la corte a manera de primeros avisos, podemos decir que Cyrano de Bergerac fue uno de los primeros represaliados por el poder absolutista. Sus escritos pululaban por toda Francia dejando al descubierto el expolio de un país que sangraba por las heridas que en las arcas le habían abierto los cardenales Richelieu y Mazarino, los hombres más ricos de la historia de Francia, incluso a día de hoy. Cyrano es, en definitiva, más que un hombre notable de su tiempo: como en el caso de Quevedo, Cyrano es toda una compleja literatura.»

Acuse de recibo


Vientos amargos
Harry Wu
Libros del asteroide


Las memorias del profesor y activista pro derechos humanos en China Harry Wu. Considerado el equivalente chino de Archipiélago gulag de Solzhenitsyn, Vientos amargos es una recreación, precisa y vívida, de los diecinueve años de internamiento de Wu en un campo de trabajo y sus dos visitas posteriores a China después de haberse exiliado en Estados Unidos.

El 27 de abril de 1960, Harry Wu, entonces un estudiante de Geología en Pekín, fue arrestado y enviado a un campo de trabajo por ser considerado un «derechista contrarrevolucionario». Wu narra la lucha diaria en el campo, pasando hambre, sufriendo torturas y viendo morir a muchos de sus compañeros, y logra transmitir además de la desesperación del confinamiento la angustia de la opresión intelectual. Escrito en colaboración con la especialista en temas asiáticos Carolyn Wakeman, en Vientos amargos Wu se enfrenta a la pregunta de cómo conservar la dignidad y vivir de acuerdo con los propios valores cuando éstos son puestos a prueba.


Sangre como la mía
Jorge Marchant Lazcano
Egales

Sangre como la mía —ganadora en 2007 del Premio Altazor, Premio de las Artes de Chile— experimenta como propios los desvaríos, desencuentros y tragedias que protagonizaron Elizabeth Taylor, James Dean, Rock Hudson, Montgomery Clift o Marilyn Monroe con un «sentimentalismo desbocado ligado a un extraño tono represivo», como apuntó el crítico de El Mercurio de Santiago de Chile.

«A Marchant lo mueve una enorme voracidad narrativa que evoca a Manuel Puig en su rescate pop de figuras emblemáticas del cine norteamericano. Aparte de fragor, cinefilia y cuento, la novela tiene velocidad y convicción.» Héctor Soto, revista Capital, Santiago de Chile.

«Es cierto que Sangre como la mía contiene un retrato de tres generaciones marcadas por la homosexualidad, pero no lo es menos que esta bella, cautivadora, elegíaca novela es una indagación profunda en las pulsaciones o ritos con los que nos inventamos o reinventamos como seres humanos.»  Camilo Marks, El Mercurio, Santiago de Chile.


La lección de anatomía
Marta Sanz  
RBA 

Lección de anatomía es una  novela concebida desde una materia autobiográfica que se revisa críticamente. Intimidad y distancia, violencia y ternura, se dan la mano para configurar un texto intrépido que afronta lo más recóndito de la memoria personal y tratar de rehabilitar un género -quizás, la confesión- demonizado en el ámbito de la literatura actual. Una indagación psicológica y sexual, una novela de aprendizaje, en la que la autora es el forense que practica la autopsia y al mismo tiempo el cadáver sobre la mesa del depósito: el cadáver está vivo, y la autopsia no es una autopsia sino una vivisección.

Marta Sanz fue finalista del Premio Nadal en 2006 con Susana y los viejos. Doctora en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, Sanz es autora de las novelas El frío, Lenguas muertas, Los mejores tiempos (premio Ojo Crítico de Narrativa) y Animales domésticos. Ha participado en distintas antologías de cuentos y es la última ganadora del premio Vargas Llosa de Relatos.


Fotopoemario
Joan Brossa y Chema Madoz
La Fábrica editorial

Fotopoemario es un conjunto de fotografías y poemas ligados entre sí creado por dos autores que pueden parecer distantes por su trabajo pero que, sin querer y casi sin saberlo, parten de un único sentido.

Casualmente, Fernando Bellver unió las trayectorias de Brossa y Madoz, quienes se ocuparon de reunir ambas formas de búsqueda del sentido poético de los objetos que seleccionan para desarrollar su trabajo. Objetos con vida, que cuentan y guardan una historia, “que tienen memoria”, en palabras del mismo Chillida. Una colección de imágenes de uno de los fotógrafos más internacionales acompañada por un gran poeta visual, cuyo resultado es la capacidad de demostrar cómo una imagen vale más que mil palabras y un poema puede ofrecer una gran imagen.




Archivo histórico