Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Autómatas y automatismos

Fue la pereza, lo confieso. Quería recuperar, para completar el Acuse de recibo de un libro de Dan Simmons (ver más abajo), la excelente crítica que Rodrigo Fresán le había hecho en el ABCD de este pasado sábado. Y aunque mi casa no es tan grande, pensé que, en lugar de levantarme para ir a buscar el periódico, podía googlear las palabras clave: «“el terror” + “Rodrigo Fresán” + Simmons».

¡Bingo! El primero de los 29 resultados que el buscador me proporcionó al cabo de sólo 0,18 segundos era el que yo necesitaba. Al menos, las palabras que se me mostraban («Por Rodrigo Fresán. Pregunta: ¿Hay algo que Dan Simmons no haga bien? Respuesta: Todo parece indicar que no. Este prolífico autor arrancó con el terror...») eran las que, según yo recordaba, había leído en el suplemento español.

Sin embargo, el enlace me llevaba a una crítica fechada el 31 de julio de 2005 y aparecida en el periódico argentino Página 12. «Ni siquiera Google es perfecto», me dije, pero rápidamente tuve que rectificar.


¿Juegan conmigo a las 7 diferencias? En la imagen de la derecha, el primer párrafo de la crítica que consagró a El terror, del mismo Simmons, publicada por Roca Editorial.

Y aquí reproduzco el primer párrafo de la crítica que Fresán publicó hace casi 3 años en Página 12 a propósito de Olympos, de Dan Simmons.

«Pregunta: ¿Hay algo que Dan Simmons no haga bien? Respuesta: Todo parece indicar que no. Este prolífico autor arrancó con el terror étnico (Song of Kali) y después se las arregló para explorar y, de paso, renovar, la novela de vampiros (Carrion Comfort y Children of the Night), la novela de fantasmas (A Winter Haunting), el techno-thriller (Darwin’s Blade), la historia de amor paranormal (The Hollow Man), el policial histórico con Hemingway como protagonista (The Crook Factory), la serie negra ultra-violenta (Hardcase, Hard Freeze y Hard As Nails, las tres protagonizadas por el peligroso Joe Kurtz), la épica de niños-contra-monstruos estilo Stephen King (Summer of Night) y, tal vez, los libros por los que, con justicia, será más y mejor recordado: la formidable tetralogía space-opera compuesta por los cuatro tomos de la saga Hyperion/Endymion

Vale, todos, a buen seguro yo la primera, nos hemos copiado a nosotros mismos. Pero, en los tiempos de Internet, es más fácil pillarnos. ¡Glups! Así que ojo al parche, y a Google.

Probemos

Son muchos los lectores adictos al ensayo, así que no debe extrañarnos que sean cada vez más las editoriales que abren sus catálogos a este tipo de obras.

La última: Impedimenta, que prepara su colección El Panteón Portátil (las mayúsculas son del editor: algún día hablaremos de la anglosajonización de los nuestros), aunque su aproximación a este género es peculiar.

De momento, no apuesta por dar la voz a un autor dispuesto a contarlo todo sobre algo, sino que apuesta por federar en torno a un tema opiniones, investigaciones e incluso narraciones que ayuden a comprenderlo mejor, abarcando muchas perspectivas. Un ensayo, en definitiva, cuyo planteamiento satisface plenamente al lector de narrativa.


El primer título de la nueva colección (con libros en formato más pequeño, también más robusto, que el que hasta ahora se gastaba) será El rival de Prometeo, con textos de Diderot y D’Alembert, de Poe o Bierce, de Freud o E.T.A. Hoffman en torno a una figura desde siempre fascinante, la del autómata. Todo arranca con El Turco, esa máquina jugadora de ajedrez que pasmó a propios y extraños en la corte austriaca… y que años después se revelaría una engañufa, puesto que el autómata no era sino un escondite para ajedrecistas bajitos (ver ilustración).

El segundo será una colección de cuentos alemanes, preparada por Ana Mª Ballester Bohn, cuyo punto en común es vertebrar la tradición de crueldad tan cara a esa literatura. El título del volumen: Cuentos crueles alemanes.

El magistrado


¿Eran ustedes vosotros asiduos de la sala de primera instancia en la que Rafael Reig, por encargo de El cultural, sometía a juicio implacable y divertido a autores y libros?

Pues vayan salivando, porque una selección los publicados, complementada con algunos inéditos, llegarán pronto, muy pronto, cabalgando a lomos del Caballo de Troya de un Constantino Bértolo decididamente juguetón. Listo para sentencia, se titula. Nosotros estamos listos para la lectura.  

Boscomanía


Hace ya algún tiempo, les conté que La esfera de los libros tenia puestas grandes esperanzas en el libro de una novata, la zaragozana Isabel Abenia, quien se lanzaba al proceloso mar (¡guau!) de la novela con El alquimista holandés, una recreación de la vida del famoso pintor Hieronymus Bosch, más conocido como El Bosco. El libro (ver portada a la izquierda) salió en marzo.


Ahora, Grijalbo anuncia para mayo (ver portada a la derecha) La trama de El Bosco, de Yves Jégo y Denis Lépée, una intriga criminal en la que a Bosch se le atribuye un crimen que parece inspirado de uno de sus cuadros. El investigador encargado de desenredar la madeja será… ¡Leonardo da Vinci! Que digo yo que si esto de mezclar a Leonardo y a Hieronymus en un solo libro será una manera de pasar el testigo: agotado el primero (Brown y sus secuaces sean tenidos por responsables) como personaje de ficción, vamos ahora a por el segundo, que se nos antoja prieto de posibilidades.

Bien es cierto que si moda hay, tuvo sus precursores. Que yo recuerde, Iker Jiménez lo utilizó como catalizador para la resolución de un misterio en Camposanto, e incluso antes fue el inevitable protagonista de El jardín de las delicias, de John Vermeulen.

Increíble


En cierta ocasión (y en un formato anterior) di cuenta aquí de lo que parecía más un error que una idea premeditada: publicar un libro en cuya portada no aparecía el nombre del autor.

Me acordé de esto el otro día cuando me encontraba en la ducha, como siempre con la radio encendida, y escuché una publicidad de una novela, El castillo de cristal, de la que se nos dice lo buenísima que es, lo mucho que emociona, la cantidad ingente de lectores que han disfrutado con ella en yo qué sé la de países... Lo único que no se menciona, pero para nada, es el nombre de la autora: Jeannette Walls, por si el dato —no menor— les interesa. En fin.

Negros ennoblecidos

Me llega un correo en el que Premura servicios editoriales presenta su «servicio para empresarios, conferenciantes, y personas con una buena idea pero sin tiempo, recursos o técnicas para escribir un libro sobre ella. (…)

»Este nuevo servicio en España ayudará a realizar y terminar una obra literaria, de ficción o no ficción, a muchas personas con una conexión a Internet. Disponemos de más de 100 escritores dispuestos a escribir cualquier tipo de obra: Libros de autoyuda, novelas de diferentes géneros, ensayo, libros de ventas, marketing, historias de empresas y empresarios, emprendedores, biografías familiares, historias de pueblos ya abandonados, personajes ilustres y famosos, y cualquier buena idea que necesite estar en un libro. Con la profesionalidad y experiencia de 25 años, y con la máxima confidencialidad acordada por contrato. (…)
 
»Premura, es una empresa dedicada a los servicios editoriales (Correcciones, traducciones, autoedición, editing, edición freelance, maquetación, redacción de contenidos, biografías, etc.) presenta este nuevo dominio exclusivo con el servicio de ESCRITORES POR ENCARGO o negros literarios (con o sin firma)

Pues eso.

Acuse de recibo


El terror
Dan Simmons
Traducción de Ana Herrera
Roca editorial

En 1847, dos barcos de la Armada británica, el HMS Erebus y el HMS Terror, que navegaban bajo el mando de sir John Franklin, están atrapados en el hielo del Ártico. En su anhelada busca del paso del Noroeste, parecen haber fracasado. Sin poder hacer nada por continuar su marcha y completar su expedición, rodeados del frío polar y de inminentes peligros, sólo pueden esperar a que llegue el deshielo que les permita escapar. Poco a poco, los días van pasando y las condiciones de supervivencia se vuelven más extremas; temperaturas que superan los cincuenta grados bajo cero, provisiones de comida escasas, el deterioro de los barcos o la llegada de enfermedades van mellando la esperanza de la tripulación.

Por si fuera poco, la extraña presencia de una criatura bestial y misteriosa hace que los hombres crean que se enfrentan no sólo a las condiciones naturales más adversas, sino también a fuerzas sobrenaturales que superan, por momentos, sus creencias y su razón. Con el tiempo y la llegada de las primeras muertes, fantasmas como el de la rebelión, el motín o el canibalismo hacen su entrada en escena, en un panorama desolador.


Proyectos del pasado
Ana Blandiana
Traducción de Viorica Patea y Fernando Sánchez Miret
Periférica

Traducido a numerosas lenguas, y publicado por primera vez en 1982, convirtió a Ana Blandiana, figura legendaria en Rumanía por su activismo contra la dictadura, en una de las voces fundamentales de la literatura de la llamada Europa del Este, una voz sólo equiparable a Anna Ajmátova o Vaclav Havel...

Proyectos de pasado es un absorbente libro de relatos fantásticos anclado, paradójicamente, en la dura realidad impuesta por la represión, retratada aquí en ocasiones, en medio de la pesadilla, con un sutilísimo humor negro. En estos cuentos los asistentes a una boda son deportados a una «isla de tierra» en medio de la nada como nuevos robinsones; una periodista recuerda la noche en que fue detenido su padre; la vejez y la podredumbre se apoderan de un pueblo idílico en otro tiempo; un famoso actor de teatro es invitado a conocer la verdad a través de una función fantasmagórica...

Esta literatura «tierna y ensoñadora, grotesca y estremecedora está cargada de significados». Eckart Krumholz, Frankfurter Allgemeine Zeitung.


Carreras delictivas
Juan Sebastián Cárdenas
451 Editores

Los cuentos de esta colección se instalan con autoridad en el territorio moderno de la narración que se desborda, con predominio de la ficción autobiográfica, los finales abiertos, la serie B como referente y, sobre todo, la ambigüedad.

Un mono desdentado en el piso de un ecologista, esperando la muerte; un ultra del Real Madrid que enloquece en su relación con un muñeco encontrado en una bolsa de patatas fritas; una mujer amada que se va y una mujer iluminada que muere; la duplicación exacta del tiempo que produce el alcohol; una conspiración de piojos; los seres queridos que se han ido quedando aislados —cada uno en su pedazo de cuento roto—, que sufren, que pierden la razón. Estos son los paisajes por los que deambula el narrador de Carreras delictivas, desde su perspectiva llena de asombro, de descreimiento a veces, pero también de ternura.

«De todas las formas de humor que enriquecen el libro de Juan Sebastián Cárdenas, reírse de uno mismo siempre me parecerá la más auténtica y feliz.» Fernando Iwasaki.


Memoria de la casa de los muertos
Fiodor Dostoyevski
Traducción de Mauro Armiño
Ciudadela

Concebida, como dice su autor, «para representar con la mayor exactitud el cuadro del presidio, con todo lo que hube de soportar en él durante tantos años», se sumerge en la más poética de las circunstancias, haciendo de su sufrimiento un vehículo de análisis que permite penetrar, como pocas veces se ha hecho, en las profundidades del alma. Y es que en esto, Dostoyevski se ha revelado como un genio capaz de alcanzar las simas más profundas y las cumbres más altas del ánimo y del espíritu humano. De carácter vivo y curioso, ora atormentado, ora sorprendido ante el comportarse de sus semejantes, este escritor ruso tuvo el acierto de plasmar sobre el papel aquello que muchas veces sentimos pero no siempre logramos concretar.

De brillante escritura, Memoria de la casa de los muertos se revela como exponente de la clarividencia de Dostoyevski y punto álgido de toda su obra, por encima incluso de algunos títulos tenidos como insuperables.




Archivo histórico