Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Esperando el tren


Hace poco más de un año, Juan Pascual, veterano de la edición, puso en marcha junto a un empresario, Miguel Ángel Segura, vinculado al sector de la construcción, la editorial El Andén, que publicó sus primeros títulos en junio de 2007, y cuya productividad (anunciada: en su dossier de prensa inaugural ya adelantaron cuáles eran sus intenciones) dejó pasmado a más de uno, quien esto escribe incluida. «Fuimos a toda mecha —me dice Pascual— para tener una cartera suficiente…» 

Los rumores sobre problemas y disensiones empezaron pronto. A la vuelta de vacaciones, el agosto, Segura, agobiado por bancos, hipotecas e intereses, en definitiva, por «la paralización de su negocio troncal», comunicó a Pascual su deseo de vender su participación, y el editor, tras unas semanas de reflexión, decidió lanzarse a la piscina: el pasado 13 de enero, él y su mujer se quedaron con el 100% de El Andén. «Unos cuatro millones de euros.»

A todo esto, el mundillo hervía de rumores sobre impagos y cancelaciones. La lista de correos de alguna página web que sirve de punto de encuentro para traductores denunciaba la situación en la que habían quedado quienes habían entregado ya sus trabajos, y mucos se hacían lenguas sobre las dificultades que estaban teniendo quienes, meses antes, parecían dispuestos a comerse el mundo. «Tuvimos que cambiar de estrategia, reducir el plan de publicaciones a la mitad», confirma Pascual. Así, allí donde dijeron que sacarían 100 libros en trade pasaron a anunciar 50, y los 150 bolsillos inéditos quedaron reducidos a 75. Pero de impagos —insiste—, nada.

«No hay título que hayamos publicado que no haya sido cobrado por el agente, el autor y el traductor», me dice Pascual, quien sí admite no obstante que han demorado «el plazo máximo de pago para libros previstos para septiembre y octubre, con el fin de no descapitalizarnos». La frase me suscita dudas, por lo que pido una aclaración: «Ha habido 10 casos, 10, de libros que vamos a publicar para la campaña de Navidad en los que hemos negociado para que nos permitieran pagar el segundo plazo [normalmente el pago al autor se fracciona en dos partes, 50-50] justo antes de entrar el libro en máquinas», me asegura, al tiempo que sostiene que:

a) No han tenido que renunciar a ningún autor.
b) Tras hipotecarse «hasta los ojos» para quedarse con el 100% de la editorial, han dicho la verdad a todo el mundo.

Mientras tanto

Sus dos «segundos», Enrique Murillo y Carlos Pujol han abandonado el barco. El primero definitivamente, para dedicarse a sus Libros del Lince; el segundo, en lo que Pascual define como «un periodo de reflexión. Pero tiene las puertas de la casa abiertas».

¿Podréis mantener el mismo plan de publicación, o hay nuevos recortes en el horizonte?, pregunto. «Hice una compra fortísima de papel, tenemos papel hasta septiembre», me responde, y señala que hay un factor nuevo que le permite ser optimista: la firma de un contrato de distribución para América Latina con la poderosísima Océano.

Para superar la crisis

Confía en dos novelas que saldrán en mayo: La esclava del Sultán, de Katie Hickman, de la que Bloomsbury ha lanzado en Gran Bretaña 200.000 copias; y el primer tomo de la trilogía Las crónicas del lobo, de Dorothy Hearst: El pacto de los lobos, una obra que viene apadrinada por J.M. Auel (El clan del oso cavernario), que tiene revolucionados a muchos editores (Fisher, Simon & Schuster, Albin Michel…), y en cuya promoción se van a implicar asociaciones españolas de protección del lobo, encantadas al parecer con el tratamiento que ese animal, tan amenazado (y tan amenazante) recibe por estos pagos.

Panorama

Comenta Pascual que el cotarro editorial está cada día que pasa más complicado. Que el Top 40, que hace 20 años suponía el 20% del mercado, ahora supera el 40%, y que hay fenómenos insólitos, como el de la soprendente El niño con el pijama de rayas (John Boyne, Salamandra), que se ha merendado en las listas de éxitos a Ken Follett.

La verdad es que la lista de más vendidos que este pasado sábado (por citar la más reciente) publicaba ABCD da que pensar…


El que no corre...


Vuela. Concretamente, de París a Nueva York, que es donde —según leo—, Charles Dantzig, editor en la francesa Grasset, tuvo que desplazarse para conversar con la gente de Barack Obama y hacerse con los derechos del ya celebérrimo discurso sobre la cuestión racial pronunciado por el demócrata el pasado 18 de marzo en Filadelfia, cuando buscaba distanciarse de los polémicos comentarios de su ex pastor, actitud Jeremiah Wright, el hombre que le casó, bautizó a sus dos hijas y fue su guía espiritual durante 20 años.

El discurso, del que imagino que todos los que me leen habrán leído extractos y escuchado fragmentos, aparecerá el próximo mes de junio en la colección de ensayo de Grasset. De momento, está en Youtube.

¡Aún más portadas repes!


Uno de esos lectores que probablemente no me merezco, y que encima no firma su correo, me escribe para decirme que se ha tomado como algo personal lo de buscar cubiertas de libros clónicas. Y que en su averiguar, ha caído sobre un artículo de El Periódico de Aragón en el que se explican las causas de este fenómeno y se citan tres casos:

El organista de Montmartre (Montesinos), de Fernando del Castillo Durán, y Huida en Francia (Pre-Textos), de Soma Morgenstern. Ambas, con Hitler sobre fondo de torre Eiffel.


El derviche y la muerte (Montesinos, otra vez), de Mesa Selimovic, y Perorata del apestado, de Gesualdo Bufalino (Anagrama). Las dos reproducen un mismo cuadro de Carlos Mensa.

Por último, Morituri te salutant, de Daniela Comastri (Suma de letras) y Los idus de marzo, de Thorton Wilder (Edhasa).

El texto completo del artículo, pinchando aquí.

Acuse de recibo


Conducta Impropia
Néstor Almendros y Orlando Jiménez-Leal
Egales

Néstor Almendros y Orlando Jiménez-Leal dirigieron en 1984 el documental Conducta impropia, que gira en torno a la represión de la homosexualidad en Cuba. Ahora, Egales publica su guión, compuesto por entrevistas a importantes personajes de la cultura, que funciona como testimonio de primera mano para escuchar las voces de los exiliados y de los disidentes del régimen, y lo edita compañado del DVD.

«Los dictadores (…) ofrecen al visitante una imagen a veces idílica de sus países. En consecuencia, Conducta impropia habrá podido describir la represión en Cuba precisamente porque no ha sido filmada en Cuba. (…) El énfasis puesto en el tema de la persecución de los homosexuales en nuestra película puede servir, por lo absurda y gratuita, como metáfora de la supresión general de las liberta-des cívicas.» Néstor Almendros.

«Conducta impropia es una crítica inteligente a la revolución cubana. El testimonio es tan brutal como convincente.» Vincent Canby, The New York Times.

Primer Premio en el Festival de los Derechos Humanos del Hombre (Estrasburgo, 1984).

Premio del Público al Mejor Documental (Festival de Cine Gay y Lésbico, San Francisco, 1984).


Juego de reyes
Dorothy Dunnett
Pamiès

«Lymond ha vuelto.»

La frase corría de boca en boca en aquella cálida noche de agosto. Francis Crawford de Lymond, exiliado durante cinco años, segundón de una noble familia escocesa, está otra vez en su país. Su llegada a Edimburgo en aquel verano de 1547, con los ingleses a las puertas de la ciudad, desencadenará una serie de imprevistos acontecimientos….

Mientras Escocia lucha por defenderse del gigante inglés, este fascinante personaje, proscrito en ambos países, noble y forajido, trovador, cínico y seductor, liderando una banda de leales que han esperado su regreso todos estos años, tendrá que revelar la identidad del traidor que le hizo caer en desgracia años atrás. Para ello deberá buscar a tres hombres, uno de los cuales tendrá la única respuesta que puede ofrecer a los que, desde la corte escocesa, le condenaron. Para conseguir sus fines, pondrá en jaque a ambos ejércitos, y así, no dudará en quemar el castillo de su hermano mayor, en hacerse pasar por capitán español o robar el oro de los ingleses delante de sus propias narices. Aventura tras aventura se irá dando cuenta de que él, en el pasado, no fue más que un simple peón, una pieza prescindible, en el gran tablero de ajedrez de la política europea de su tiempo.

«La mejor escritora viva de novela histórica.» The Washington Post

«La mejor escritora de novela histórica desde sir Walter ScottThe Times


El viento ligero en Parma
Enrique Vila-Matas
Sexto piso

Hay escritores que se confunden con la literatura misma, que se desdoblan en un yo físico y un yo metafórico, formado de palabras, de frases escritas a lo largo de los tiempos por otros escritores. Enrique Vila-Matas es uno de esos hombres libro que —como Kien, el personaje de Canetti— deambulan livianos por el mundo. El viento ligero en Parma es un viaje a través de la literatura, cuyos guías, más que el propio Vila-Matas, son su conciencia, su memoria y su saber literarios.

Este conjunto de reflexiones sobre escritores, libros, películas, anécdotas y lugares es un recorrido circular por el filo que separa la ficción de la realidad, donde ambas se confunden y son la vida misma. Con una prosa exacta, Vila-Matas narra sus impresiones sobre escritores como Bolaño, Gombrowicz, Beckett, Pitol, Pessoa, el pintor Vicente Rojo, etcétera, al tiempo que se va apropiando de ellos y los vuelve parte de su cotidianidad, la única cotidianidad que puede ser vivida por este escritor: la literatura.


El loco de las muñecas
Empar Fernández
Alñianza Editorial 

Un indigente aparece muerto en circunstancias poco habituales, cerca del Paralelo barcelonés, en las inmediaciones de Montjuïc. Su cuerpo se halla rodeado de muñecas medio rotas a las que protege entre sus brazos de las llamas que han arrasado su barraca. Nada se sabe del anciano. Sólo que se trataba de un personaje extraño, aparentemente loco, siempre acompañado por decenas de muñecas a las que prodigaba exquisitas atenciones.

El loco de las muñecas es una singular novela coral en la que, a modo de rompecabezas, se va desgranando el misterio del inusitado mendigo. A través de las voces de los personajes que le conocieron, tanto en vida como después de su muerte, se va reconstruyendo una historia dramática que hunde sus raíces en un trágico episodio que tuvo por marco la guerra civil y la posterior represión. Una galería de personajes variopintos, que van desde la viuda y las hijas a la criada inmigrante, el forense y el policía, magníficamente perfilados a través de su voz literaria, que entremezclan sus avatares cotidianos, pasiones y frustraciones con el conocimiento que poseen de aquel sospechoso aparentemente perturbado. Un enlace de vivencias que, con un vocabulario preciso y contundente, no exento de lirismo y buenas notas de fina ironía, permite a Empar Fernández brindarnos un amplio reflejo de la sociedad urbana de hoy, con sus luces y sus sombras, al tiempo que nos asoma al descenso a los infiernos de un hombre que aprendió a jugar con las muñecas.




Archivo histórico