Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Jeune et jolie


François Ozon sigue con su disección implacable de las zonas sombrías de la burguesía francesa con un relato visualmente fascinante sobre una joven que decide prostituirse ocultándolo a su familia, aunque tampoco con excesiva cautela. El retrato que hace Ozon de la familia de Isabelle (Marie Vatch, convincente aunque algo fría) en sus vacaciones de verano se corresponde con motivos visuales y temáticos ozonianos como el descubrimiento del cuerpo, el contacto con la playa y los bosques y la falsa paz tras los núcleos de afecto tradicionales y sus ritos.

Bien acogida en el pasado festival Cannes, aunque no sin cierto rubor, estamos ante una de las obras intimistas y mayores de un director imprevisible, como imprevisible es el comportamiento de su joven protagonista a la hora de acatar algunas normas sociales de género y saltarse sin vértigo otras.

Jeune et jolie aparece divida en diferentes estaciones y juega su mejor baza mezclando el drama y la ironía. Isabelle/Lea disfruta de su trabajo como prostituta al tiempo que estudia a Rimbaud en la Sorbona. Muchas imágenes que contrastan con la luminosidad del prólogo (que acaba con la primera experiencia de la joven protagonista con un apuesto turista alemán) están rodadas en el interior del metro, subrayando la clandestinidad y la hipocresía de la sociedad en la que Isabelle no acaba de encajar, por su rechazo al compromiso y su atracción por el sexo.

Como en otras películas de Ozon la mirada adolescente (en este caso del hermano pequeño de Isabelle) es la más lúcida frente a la reacción histérica y paternalista de la madre y, en menor medida, el padrastro de la joven que a su vez no son sinceros en sus relaciones amorosas. Sería algo apresurado y machista decir que Isabelle sufre de un episodio adolescente o de frigidez emocional, porque deja intacta la crítica a los lazos parentales en la, generalmente, conservadora Francia de nuestros días, donde las representaciones fílmicas (La vie d’Adèle, Tomboy, L´iconnu du lac) van por delante de la realidad sociopolítica. Una realidad sociopolítica que sirvió de aliento a los grupos neonazis, dio aliento a Le Pen y arrebató la vida de Clement Meric, joven antifascista de la misma edad que la protagonista de esta película.
El director nos muestra un mundo marcado por la codicia pero nunca juzga a su personaje principal y le dedica algunos de los planos más sensuales de un director experto en filmar el cuerpo de hombres jóvenes. Los clientes de Isabelle no son ni jóvenes ni atractivos pero ella, hasta la muerte accidental de uno de ellos, parece dispuesta a superar esa barrera del culto a la belleza que representa su primer ligue y el chico que conoce en la playa.

Jeune et jolie es menos perfecta en su construcción dramática que la bomba de relojería teatral de Dans la maison (basada en la obra del catalán Juan Mayorga El chico de la última fila) pero nos devuelve al Ozon más lírico con algunas composiciones visuales poéticas y algunas transiciones espacio temporales atrevidas, como atrevida en su aproximación a una chica que se convierte en problema a los ojos de la moral burguesa de su entorno más próximo y que llega a exponerse a riesgos como no usar preservativo siempre o quedar con clientes de aspecto poco fiable. Ozon parece decirnos de nuevo que los senderos del llamado “amor” son inescrutables ya que Isabelle encuentra el amor en un anciano casado y padre de una hija y en cambio acaba rechazando a todos los jóvenes que se le aproximan, con una visceral resistencia a emparejarse con algún chico de su edad.

Fascinante el uso que hace el director de elementos como las canciones, los largos pasillos de los hoteles, las miradas furtivas en el interior de la casa familiar así como de elementos aparentemente puntuales pero que sirven para un ingenioso desarrollo de la narración y profundización en la podredumbre que se oculta tras las apariencias empleando elementos como el teatro. Ozon no da buena imagen de las fuerzas de seguridad que acosan a Isabelle sin tener en cuenta su libre decisión y el retrato que hace de su visita obligatoria al psiquiatra no es mucho más amable. La joven tiene una relación tensa con su madre, cálida con su hermano pequeño pero generalmente distante hasta que entabla una extraña comunicación con uno de sus ancianos clientes. Casi desde el principio de la cinta bañada por el sol y ese tiempo vacacional que aparecía ya desde sus primeros cortos percibimos en Isabelle un extraño desapego entre lo que es y lo que representa para agradar a algunos.

Aparentemente estamos ante una apuesta más frívola que Bajo la arena, El tiempo que queda o Mi refugio pero en el fondo estamos ante una de sus obras más perturbadoras por la sutileza con la que maneja un material, hasta hace bien poco, dado al sensacionalismo, la piedad o la moralina.

Ozon funde la inocencia y el morbo en un filme visualmente sugerente que se nos antoja mucho más complejo de lo que parece a simple vista. Al contrario de lo que Buñuel hizo con su Belle de Jour (con la que puede llegar a ser comparada a pesar de las evidentes diferencias de fondo y forma), Ozon no necesita degradar a su personaje principal para hacer una corrosiva exploración en los laberintos de la adolescencia, la sexualidad como campo de explotación o batalla, de ruido y silencio, la soledad, el desamparo y la familia francesa que quiere y no puede ser “ejemplar”. La genial aparición final de la mujer del anciano muerto (encarnada por la ozoniana Charlotte Rampling) subraya el escupitajo de Ozon a las normas morales vigentes y la hipocresía de la sociedad en la que vive inserto y que recientemente se ha manifestado contra el matrimonio igualitario y sigue sin combatir el racismo y la xenofobia.

Insisto: algunos consideraran que es un paso atrás con respecto a la madurez expositiva de Dans la maison, donde Ozon hacía un retrato mucho más ácido de la familia y la sociedad francesas, pero el mérito de Jeune et jolie es que consigue un equilibrio más refinado, sutil, perverso aún entre el fondo y la forma, un uso perfecto de colores, sonidos y escenarios e incluso que actores no conocidos se acerquen a sus personajes de forma íntima, al tiempo que echa un ácido corrosivo a esquemas aparentemente inamovibles.

Joven y guapa




Archivo histórico