Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El secreto de la invención

Daniel Tubau

Cicerón el estadístico

danieltubau@gmail.com

Se cree que los filósofos griegos y romanos apenas se interesaron por la estadística. Al menos, eso es lo que parecen revelarnos los textos conservados. Pero había otras personas que sí se interesaron por el cálculo de probabilidades, las leyes del azar y el pensamiento estadístico. Me refiero a los comerciantes y a los astrólogos y adivinadores.


Arúspice en el ejercicio de sus funciones.

No cabe duda de que un buen comerciante siempre se ha preocupado por examinar lo que compra y lo que vende y que los comerciantes de la antigüedad hicieron ciencia en sus libros de cuentas, ya usaran notas en un pergamino o un ábaco, observando en qué mes se vendía más harina o en que estación convenía no enviar barcos hacia la India.

En cuanto a los astrólogos y adivinadores, hay que recordar que, como todos los que creen en lo espiritual, eran y son extremadamente materialistas. En todos los sentidos. No sólo por su apetencia de cosas materiales y por su evidente ambición de ganar dinero a costa de la credulidad ajena, sino también porque su método de trabajo, su consulta a los espíritus o al otro mundo, es una búsqueda basada enteramente en lo material. El hecho de que una estrella esté en un cierto momento en una determinada casa zodiacal es para ellos la causa de que una persona tenga este o aquel carácter, o que esté predestinada a una vida gloriosa o infame o que vaya a morir en tal o cual fecha. Una observación material, el brillo de una estrella en el zodiaco, es lo que determina su destino.

Para fundamentar sus creencias, los astrólogos de la antiguedad, estaban practicando la moderna ciencia de recoger datos, examinarlos y obtener conclusiones. Como es obvio, les faltaban uno o dos ingredientes para que esos procedimientos estadísticos fueran verdaderamente fiables y científicos, como el ponerlos a prueba y aprender de los errores.


Cicerón.

El gran filósofo y orador Cicerón se asombraba de que alguien pudiese seguir creyendo en las predicciones de los adivinadores y que cuando dos astrólogos se encontraban no se desternillaran de risa al saber cómo se lo inventaban todo. Cicerón tuvo también el ingenio de volver una observación estadística contra los propios astrólogos, de manera demoledora, refiriéndose a la batalla de Cannas, en la que en un solo día murieron treinta mil romanos: “Me pregunto si todos los que murieron en la batalla de Cannas nacieron debajo de la misma estrella, ya que la suerte fue para todos la misma”.

El argumento es poderoso, aunque no parece haber servido para mucho, porque ya sabemos que los crédulos miran con mucha atención a las estrellas pero no prestan oído a lo razonable.


Romanos de todos los signos zodiacales a punto de morir el mismo día.

 

Visita la web del autor:
www.danieltubau.com




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Usuarios registrados

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1