Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Colaboraciones

Varios autores

Sé independiente

Perspectiva integral

Miguel Griot


Somos muchos los que asistimos fascinados, y con un punto de envidia, al duelo entre Hillary Clinton y Barack Obama en las primarias Demócratas. Acaba de terminar nuestra campaña electoral y es inevitable hacer comparaciones.

Creo que la mayor diferencia radica en la forma de atraer el voto. Observo que el trató hacia el votante allá es más riguroso y coherente que acá. Se lo han ganado. En EEUU existe una creciente masa de población que, digamos, no se casa con nadie y  participa con pasión de las campañas. Los partidos saben que en la hora final ellos serán los encargados de inclinar la balanza. Son los llamados independientes.

Que gane el mejor

Un independiente contemplaría un Barça-Madrid con el único interés de disfrutar del juego. No apoyaría a priori a ninguno de los dos equipos, al mismo tiempo, una vez empezado el partido, no tendría reparo en reconocer quien lo está haciendo mejor.  Opinión que podría cambiar de bando, varias veces, si el desarrollo del juego lo justifica. Al final, habrá disfrutado o no del partido si fue bueno, no si ganó o perdió “su equipo” (por cierto, ¿qué es exactamente eso que ganan o pierden los hinchas?).

No es un chaquetero


Se puede confundir, pero no es lo mismo. Un chaquetero cambia de bando, porque estima que así sale ganando. Y una vez cambiado defiende con la misma vehemencia que antes su nueva posición, sin que este movimiento haya aumentado un ápice su horizonte. Es un movimiento horizontal. Un independiente no cambia de lealtad, amplia su punto de vista. Su movimiento es vertical. Nunca rechaza posiciones anteriores las integra y las adecua a las nuevas circunstancias. Cierto, un independiente no es leal, pero es integro.

Periodistas portavoces


Menos mal que tenemos Rey. Si gobierna un presidente del PSOE a los del PP les parece el anticristo; cuando estaba Aznar en el poder parte de la izquierda rabiaba como si se tratara de un tirano bananero. Es muy difícil encontrar en uno u otro bando gente significativa dispuesta ni siquiera a reconocer los propios errores, mucho menos los meritos del contrario. Lo vimos muy claro en el debate Zapatero-Rajoy. Se limitaban a soltar su discurso. Incapaces de reconocer que en algunos campos sus posturas no eran tan diferentes. Lo peor ocurrió en los debates tras el debate. Los tertulianos estaban tan alineados que parecían ejercer de portavoces del PP y el PSOE. Y antes del día siguiente ya te podías imaginar lo que iban a contar El Mundo y El País.

Si hay que elegir…

Ya sé que en la vida hay elegir. Pero ya que no hay otra, mejor quedarse con  el fútbol que con un equipo, mejor la democracia que sólo un partido político,  mejor el hombre, que un grupito, ¡viva la cocina!, ¿te conformas con un sólo plato?, todo el arte es mejor que un solo movimiento, ¿de verdad prefieres atarte a una dirección que abrirte a millones de caminos? … y si tienes que elegir entre tú y los demás, quédate con los dos.




Archivo histórico