Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Juan Luis Panero (1942-2013)

Cuando vi la película El desencanto, sabía poco, o casi nada, de la familia Panero y, por supuesto, no había leído ni al padre ni a los dos hijos poetas. Pasó un tiempo hasta que compré la Poesía completa (1968-1996) de Juan Luis Panero (Tusquets) y la leí, no sé si entera, durante unas vacaciones de Semana Santa en la playa con un frío que pelaba. Me pasó una cosa curiosa, a la que enseguida volveré.


El otro día, cuando supe de la noticia de su muerte, fui a buscar ese libro para leer algún poema y me encontré con que a su lado estaban las memorias del poeta, Sin rumbo cierto, publicadas en 2000 (Tusquets), y de las que no me acordaba en absoluto, a pesar de haberlas leído. Lo he vuelto a hacer estos días. Y me ha pasado lo mismo que con la lectura de sus poemas.

Como seguramente recuerden, hay un par de secuencias en El desencanto protagonizadas por Juan Luis en solitario: en una habla mientras muestra libros y fotografías de sus escritores predilectos, así como algunos fetiches; en otra, aparece vestido de cow-boy. Su forma de hablar se me quedó metida en la cabeza, ese deje un poco pijo de los años setenta aderezado con un tonillo que quería ser pedante, y lo lograba, me resultó gracioso e incluso entrañable.

Tiempo después, esa voz se ponía por encima de la mía (silenciosa) en la lectura de los poemas, pero también en la de sus memorias. Cuando leo a Juan Luis Panero le estoy oyendo a él, y esos versos plagados de referencias cultas, históricas y de experiencias personales, esa forma lírica de narrar solo tienen sentido para mí porque están dichos con la voz exacta del poeta.

Espero que no suene muy esotérico, o algo peor.


eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico