Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Una fábula

Creo que desde la universidad o así no empezaba un texto utilizando una definición del DRAE, pero me da la sensación de que hoy viene bien.

Fábula: Breve relato ficticio, en prosa o verso, con intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados”.

Aunque releída ahora la definición, igual el título de esta Errata no se corresponde exactamente con el espíritu del libro; o sí: no hay animales, pero sí algún ser inanimado (más bien muerto), y la moraleja final no queda muy clara, si es que la hay; y se podría discutir la intención didáctica.


Cuando he pensado en fábula tras leer el Barbe Bleue de Amélie Nothomb (Barba azul, publicado por Albin Michel, todavía no hay traducción española, pero la habrá, seguro, pues esta escritora belga goza de buena prensa y de buenos lectores por aquí), cuando se me ha ocurrido esa palabra, decía, ha sido porque me había encontrado con una historia un tanto inverosímil (tan inverosímil como, por ejemplo, una conversación entre un cuervo con un queso en el pico y un zorro que quiere ese queso) pero en la cual, una vez que entras, te dejas llevar y te importa poco que se ajuste o no a una realidad más o menos cercana. Y, como me advirtió P. cuando me regaló el libro, los diálogos son buenos, ingeniosos, afilados.

La historia: una chica busca piso en París y acude a una especie de casting para optar al alquiler de un muy buen apartamento en un buen barrio y a muy buen precio. Mientras espera, otra de las candidatas le avisa de que las inquilinas anteriores desaparecieron un buen día; la chica resulta ser la elegida; el casero es un fulano que dice ser noble y de origen español, más raro que raro y un ultramontano de la peor especie; está claro, casi desde un principio cuál va a ser el destino de la chica. Y aquí nos paramos. A partir del desenlace de la trama deberán ustedes juzgar si hay o no moraleja; mejor no dar más pistas.

A mí, que, en general, la literatura de Amélie Nothomb me gusta, me ha parecido una novela muy Nothomb. Me lo he pasado bien leyéndola y creo que he sacado alguna enseñanza para cuando quiera alquilar una casa (como casero, no como inquilina…).

eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico