Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Vuelta al cole

eorue[arroba]divertinajes[punto]com :: @EvaOrue
También en InfoLibre

Libros de texto


En la semana en la que los libros de texto, y las dificultades de algunos para comprarlos, han vuelto a nuestras conversaciones, tres noticias entre otras muchas posibles:

Día 10: Libreros denuncian a más de 20 colegios religiosos por intrusismo. Les acusan de comercializar ellos mismos y “sin pudor” los manuales que deben usar sus escolares en las aulas.

Día 11. Presentan 265.000 firmas pidiendo una ley para crear bancos de libros en los colegios. Elena Alfaro ha entregado en el Ministerio de Educación 265.000 firmas para la aprobación de una ley para crear bancos de libros en los colegios. Esta madre madrileña inició hace un año una campaña online de recogida de firmas a través de la plataforma ciudadana change.org.

Día 12: El ‘top manta’ llega a los libros de texto. La calle Libreros de Madrid se ha convertido en un mercadillo improvisado de compraventa de manuales de segunda mano.

Este año, los libros de texto han subido (de media) un 1%. Algunos dirán que es poco, desde luego está por debajo del IPC, pero…

(La imagen de la derecha es de la página eslaeko.net.)

Lo que leemos, y lo que nos gustaría que nos gustase leer

Descubro con unos días de retraso un estudio citado por el diario The Telegraph, el 62 por ciento de los británicos no dice la verdad cuando enumera la lista de libros clásicos que ha leído. Y no lo hace para aparecer como más inteligente y culto de lo que realmente es.

El top 10 de los libros no leídos:

1984, de George Orwell – 26%
Guerra y paz, de Lev Tolstói – 19%
Grandes Esperanzas, de Charles Dickens – 18%
El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger – 15%
Pasaje a la India, de E.M. Forster – 12%
El Señor de los anillos, de J. R. R. Tolkein – 11%
Matara un ruiseñor, deHarper Lee – 10%
Crimen y castigo, de Fiodor Dostoyevsky – 8%
Orgullo y prejuicio, de Jane Austen – 8%
Jane Eyre, de Charlotte Brontë – 5%  

Se añade en el artículo que lo que la gente sí ha visto son las adaptaciones cinematográficas o televisivas de esas novelas, por lo que conoce sus argumentos y a sus protagonistas.

Ya puestos, y para ayudar a los británicos a presumir, en el mismo periódico se nos propone el un resumen en 140 caracteres de algunos de esos títulos que, nos consta, son importantes pero no queremos o podemos leer.

Eso mientras otros prueban caminos aún menos trillados: contar un argumento no con palabras sino con emojis. Esto:


Esto, decía, es Middlemarch, de George Eliot, según Ms. Grammarian.

Volviendo al estudio sobre lo que leemos y lo que no, me pregunto qué datos ofrecería un trabajo similar realizado en España. Ay.

Ya puestos a leer textos periodísticos faisandés…

En el mismo periódico descubro una curiosa información: tras el innegable éxito de Fifty Shades of Grey (al parecer, el libro más vendido de la historia en el Reino Unido), el problema para los propietarios de ejemplares es… cómo deshacerse de ellas.

Y de ese deseo dan fe personas como Rhona Coulter, del Cancer Research UK (“hemos recibido cientos de donaciones de Fifty Shades en los últimos meses (...) Siempre nos gusta recibir donaciones, pero el potencial del libro para su reventa es  problemático: nadie lo quiere”) o Ben Wadsworth, director de marketing de WeBuyBooks.co.uk (Tenemos miles de copias de Fifty Shades, pero hemos dejado de ponerlas a la venta porque nadie las quiere”).

La cosa alcanza niveles tales que se ha creado una página en Facebook, 50 ways of killing 50 Shades of Grey, para encontrar una solución.

Librerías peleonas


Leo en la web del Laboratorio de la lectura (Fundación Germán Sánchez Ruipérez) que según la Asociación Americana de Libreros (ABA), las ventas procedentes de librerías independientes en 2012 aumentaron en un ocho por ciento en relación al año anterior.

El dato brinda algo de esperanza a un sector muy castigado: cerca de 1.000 librerías independientes cerraron en EE.UU. entre 2000 y 2007, cuando el público empezó a comprar on line o en grandes cadenas como Barnes & Noble o Borders (hoy desaparecida); sin embargo, desde 2009 la tendencia se ha revertido.

Desde luego, las librerías no se rinden. El lunes, Londres asistió al lanzamiento de la campaña Books Are My Bag, y en el acto central, Gail Rebuck, presidente de Penguin Random House Reino Unido, dijo: “La señal distintiva de una gran ciudad es la calidad de sus librerías. Nos toca apoyarlas”.

 




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Todos los usuarios

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1