Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Un cuento de verano

Alicia ha caminado por la calle más estrecha y triste posible durante este verano que está acabando ya, y se ha asomado sin saber que así iba a suceder, a las puertas y ventanas abiertas más sombrías y tenebrosas que uno puede imaginar.

Todos los miedos y fantasmas han ido surgiendo y mostrando sus rostros, manos, garras, zarpas, mandíbulas... y han amenazado con su presencia la luz que Alicia había conseguido rescatar y guardar en su corazón. Acabar con toda la luz del mundo, con toda la luz de Alicia, con toda la luz protegida y acariciada por las manos de Alicia... 


Estar en medio de todas las esperanzas posibles, y a la vez sentirse acorralado, apretado contra una pared dura y sucia... ¿Cómo crear un presente sin nada sólido a lo que aferrarse? ¿Cómo crear un futuro si al presente le arrebatan la luz?

Te entran ganas de cantar, de reír, de ser feliz simplemente por el hecho de estar vivo... Te lanzas tras ese impulso, te arrojas para llevarlo a cabo... Comienzas a moverte, a girar la cadera, cimbrear los pechos, sacudir el pelo y entonces algo te rapta, te quedas en trance y te ves en medio de un laberinto lleno de mónstruos que tiran de ti. Tiran de ti sin piedad y te someten a una prueba tras otra. Únicamente si respondes a las preguntas, si resuelves las pruebas... las manos duras y dolorosas se van soltando de la carne de tu pequeño cuerpo que desea con todo su ser vivir, vivir, vivir... Si pudieras de nuevo llenarte de luz, exclusivamente de luz. Y cantar, dejarte llevar por la danza que vibra y puja desde tus músculos. Si pudieses borrar las amenazas, el miedo visceral, el daño físico... Las imágenes apocalípticas... Lo intentas, buscas la salida con toda tu creatividad, con todo tu talento, con todo lo que sabes y con todo lo que creías haber aprendido y ahora pones en práctica. Luchas, luchas, luchas... También luchas dejando de luchar, sin apretar, sin hacer fuerza. Todo lo respiras y te repites que la realidad no es ese callejón que te amenaza sin ningún tipo de piedad y que ha surgido como de la nada. No. La Realidad es también la posibilidad de la luz, la posibilidad de ser tú, la posibilidad de ser feliz.  

 

Repites eso mientras aprietas los párpados deseando aparecer en el lugar donde la realidad es toda la luz del mundo. En el lugar donde estás fuerte, presente, aliviada y donde te ríes del placer que te provoca sentirte bien, sentirte dichosa y libre. Jubilosa.

No te vas a dejar. No vas a dejar que te roben el presente sin dejar espacio al futuro. Eres valiente. Eres única. Toda prueba será superada. Tú volveras a acariciar lo más bello que existe. Sí.

Pequeños Deberes- Alicia y tú, estáis saliendo del laberinto, os movéis con la fuerza y con la prisa que os da el deseo de avanzar, de resolver los obstáculos y de dejar atrás los mónstruos y los fantasmas oscuros. Levantar las máscaras y descubrir que debajo está el aire tranquilo y fresco. ¿Qué palabra secreta y clave podrías pronunciar tú, para que la luz lo inunde todo? Para volver a ser completamente tú.

A.AliciaNlaRealidad@gmail.com

Visita páginas de la autora-

Fotos- Liberto Rabal




Archivo histórico