Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Grandes esperanzas

eorue[arroba]divertinajes[punto]com :: @EvaOrue :: #LaRedTambiénLee
También en InfoLibre

¿A perro flaco…?

Empieza la Feria del Libro de Madrid y los feriantes están preocupados. ¿El tiempo, en este mes de mayo tan frío? ¿La afluencia de público? No: el cambio.

La organización comunicó ayer, jueves, a los participantes que el lunes, a cuatro días de la inauguración, Bankia les comunicó que no podrá prestar el servicio de ofibús, que venía realizando en estos últimos años.
No explicita la carta remitida a los expositores las razones de la espantá, que algunos atribuyen al temor de que, en estos tiempos convulsos para Bankia, algún cliente que se considera mal tratado decida manifestar su enojo.

Lógicamente, la Dirección de la Feria ha intentado solucionarlo, y está haciendo gestiones ante los responsables del Banco de Sabadell, patrocinador del evento, para que intenten cubrir este servicio. Pero las perspectivas no son buenas.

El problema que esa incomparecencia genera es que quienes venden se queden sin cambio, por lo que la organización recomienda a todos que hagan previsión de cambio suficiente, en especial para los fines de semana, y tengan  en cuenta el incremento de cambio si tienen que atender firmas de autores en vuestras casetas.

Tendiendo puentes

No sé si interpretarlo en clave de rendición o de serena aceptación de la realidad, pero lo cierto es que este año se va a hablar mucho del libro electrónico en la Feria. Incluso está prevista a participación en una cita que se desarrollará bajo el lema El futuro de la literatura: ¿declive o invención? de Koro Castellanos, representante del ogro Amazon.

Por lo demás, lo más llamativo de esta edición es que hay actos que escapan a lo que hasta ahora venía siendo el escenario único (alargado y serpenteante pero único) de la Feria, el Paseo de Coches del Retiro y se instalan en la novísima Biblioteca municipal Trías, que está también en el parque, y en el cercano pero exterior Centro Cultural del Círculo de Lectores.

Fiestas

La Feria es, de día, los actos y las ventas y, de noche, las fiestas en las que las gentes de la edición y sus satélites comparten experiencias al cabo de la jornada.

Están la del grupo de editores CONTEXTO (que comparece en su versión definitivamente disminuida, sin Barataria ni Global Rythm), y la de la llamada Osa Moña, convertida en el off de la Feria.

Y están las grandes: la del grupo Random House Mondadori, y la del Grupo Planeta. Este año no celebra la suya El Mundo, que en las últimas ediciones de la Feria coincidía se celebrara el primer día, tal noche como la de hoy. La crisis, supongo.

Mientras tanto, en Nueva York…

… abre sus puertas, hasta mañana y desde el día 29, Book Expo América, en la que participa una representación española organizada por el ICEX en colaboración con la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y formada por 16 editoriales: Acantilado; Grupo Anaya; Ciudad Argentina; Combel; Cuento de Luz; Edelvives; Gemser Publications; Kalandraka; Instituto Cervantes; LID Editorial Empresarial; Links Books, Nova Galicia Edicions; Océano, Parramon Paidotribu, Playtales y Grupo SM.

No muchas, pienso, si tenemos en cuenta que según la nota distribuida por la FGEE las editoriales españolas “consideran a Estados Unidos como uno de los mercados más relevantes para el libro español como revelan las cifras de comercio exterior. Además, el español es el idioma de mayor crecimiento anual en Estados Unidos y es la lengua extranjera más demandada entre los universitarios desde hace más de 25 años, mucho antes de que los hispanos se convirtieran en la minoría más importante del país”.

Cifras: las exportaciones a EEUU alcanzaron en 2011 los 8,4 millones de euros, con 1,53 millones de ejemplares vendidos.

Curioso: la materia más exportada fue ‘Religión’ con 2 millones de euros (23,97% del total exportado). ¿Lo sabrá el ministro Wert?

Hablar con propiedad

Fundéu, que cada día genera recomendaciones más pegadas a la actualidad (español urgente, sí señor) ha propuesto un decálogo (que es algo que no siempre contiene 10 puntos, de hecho éste tiene 12) de términos y expresiones relacionadas con el mundo del libro y la edición que suelen plantear algunas dudas. Lo comparto con ustedes para que hablemos y escribamos con propiedad:

1.- E-book e e-reader: en español, libro electrónico. En español se ha impuesto la forma libro electrónico para aludir tanto al soporte como al texto que se lee en él, aunque para el primero también se usan las voces lector electrónico y lector de libros electrónicos.

2.- DRM es gestión de derechos de contenidos digitales programa anticopiasLa sigla DRM, proveniente de la voz inglesa digital rights management, se corresponde en español con las expresiones gestión de derechos de contenidos digitales programa anticopias, dependiendo del contexto.

3.- Royalty: en español, regalía, canon… Tal como queda recogido en el Diccionario panhispánico de dudas, el término royalty designa la ‘cantidad que se paga al propietario de un derecho a cambio del permiso para ejercerlo’, en cuyo caso se pueden emplear términos en español como regalías canon.

4.- Copyright es derechos de autor. El anglicismo copyright, que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, puede traducirse al español por derechos de autor o derechos de edición. No obstante, si por alguna razón se prefiere usar el término inglés copyright, ha de hacerse en cursiva, o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra.

5.- Stock, extranjerismo innecesario. Formas genuinamente españolas como existenciasreservas o sobrantes pueden suplir a la voz inglesa stock.

6.- Estand es la adaptación en español de standLa palabra estand (plural, estands), adaptación hispanizada de stand, ya está recogida en el Diccionario académico con el significado de ‘instalación dentro de un mercado o feria, para la exposición o venta de productos’. Otras alternativas a estand pueden ser caseta o puesto (para instalaciones de pequeñas dimensiones) y expositor.

7.- Paperback es en rústica o de tapa blanda. La voz inglesa paperback, que alude al material con el que se fabrican las tapas de los libros, equivale en español a edición en rústica o a libro de tapa blanda, aunque a veces también se traduce por edición de bolsillo, ya que este tipo de ediciones casi siempre presentan encuadernaciones de tapa blanda.

8.- Best seller es superventas. También se pueden ver las formas best-seller, con guion, y bestseller, todo junto. En todo caso, se trata de un anglicismo completamente prescindible, pues el término español superventas significa exactamente lo mismotal como queda recogido en el Diccionario académico: ‘Dicho de un libro, de un disco, etc.: Que han alcanzado un extraordinario número de ejemplares vendidos’.

9.- Exlibris, en una palabra y sin resalte tipográfico. El exlibris es la etiqueta o sello grabado que se estampa en el reverso de la tapa de los libros —al que también se denomina segunda de cubierta, segunda de forros y retira o retiración de cubierta—, en la cual consta el nombre del dueño o el de la biblioteca a la que pertenece el libro. Según la última edición de la Ortografía académica, al ser un latinismo plenamente asentado en español, se escribe en redonda y en una sola palabra: «exlibris».

10.- Fe de erratas no es lo mismo que fe de errores. Fe de erratas hace referencia a la lista de errores tipográficos que aparecen en un libro, mientras que fe de errores suele aludir a las informaciones erróneas que aparecen en los periódicos.

11.- Librerías de lance. También conocidas como librerías de viejo, librerías de anticuario y librerías para bibliófilos, aluden a aquellos establecimientos que se dedican a la venta de libros usados o raros.

12.-Incunable, uso adecuadoEl término incunable se aplica a los libros que fueron impresos entre el nacimiento de la imprenta en Occidente, en 1453, y el 1 de enero de 1501.

Lo último


The Telegraph informó el pasado día 28de la subasta de una carta en la que Rudyard Kipling escribe lo que parece ser una admisión de plagio:

“In fact, it is extremely possible that I have helped myself promiscuously but at present cannot remember from whose stories I have stolen.”  

El autor habría “robado” textos que luego colocó en algunos de sus mejores obras, incluida El libro de la selva.

Dos días después me llegó información de un libro titulado El pequeño libro del plagio, un ensayo sobre la copia y la propiedad intelectual, escrito por el jurista estadounidense Richard Posner y publicado por una editorial joven, El hombre del Tres. Habrá que leerlo.

Agradecimiento

A Manuel Gil, que me advirtió de mi error. La semana pasada di por buena una información que me llegó por correo electrónico y resultó ser un extraño spam. Mil perdones. 




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Todos los usuarios

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1