Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Murallas

¿Cómo va esto? ¿Hay un hecho o un periodo concretos de la vida que determina el fundamento del carácter o personalidad o es uno el que, pasado el tiempo, elige esa experiencia o ese momento para dotarlo de esa trascendencia? Como para casi todas las preguntas que me gustan, la respuesta es que da lo mismo. Una muerte cercana; la familia; un traslado de residencia; una enfermedad; una guerra; la ruina, la pobreza o el bienestar… Cualquiera de estas cosas vividas a una edad temprana pueden ser ese fundamento del que hablamos. O la ciudad en la que has nacido y vivido.

En el norte de Francia, Provins tiene unas murallas medievales espectaculares, pero en ese espacio de vida que llega hasta los 15 años, el entorno histórico importa poco, lo que cuenta es lo que te pasa a ti, visto, sentido y vivido desde el mismísimo centro de tu ombligo. En Provins nació Dominique Ané (1968), y allí vivió este excelente músico (para el show business, Dominique A) hasta los 15 años, cuando se trasladó con su familia a Nantes; y ya siempre se le presenta como el cantante nantais. Pero leyendo Regresar, un libro breve de memorias de adolescencia, queda claro que fue la ciudad amurallada la que forjó al hombre.



Regresar (Alpha Decay, con traducción de Mercedes Cebrián y prólogo de Julián Rodríguez) tiene la cadencia y el espíritu de las canciones de Dominique A (que son canciones de potentes letras, largas y complejas). Es una confesión. Como siempre que se mira hacia la adolescencia, allí hay algo oscuro, hay unas murallas (que no tienen nada que ver con las medievales) que hay que abrir o derribar, según el caso, para avanzar hacia la juventud. Pero también hay enormes zonas iluminadas, y hay rincones en los que no se sabe si uno está a oscuros o hay luz, y será después, pasado el tiempo, cuando lo descubra.

Todo esto aparece en el texto de Dominique Ané, el colegio, los amigos, la familia, la música, la soledad, la sorpresa, el aprendizaje y, al cabo de tiempo, la redención. La relación con su muralla personal tuvo frutos, por ejemplo un par de canciones que hablan de la ciudad y de los sentimientos que le inspiraba.


eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico