Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

La 'punzada' es el 'pavo'

Si le dedicó un libro a su infancia, como hizo Xavier Velasco en Este que ves, era de esperar que luego llegara el volumen de la adolescencia, que se ha titulado La edad de la punzada (Alfaguara). Que sean las memorias de este escritor mexicano o una recreación novelada de ese periodo de su vida, poco importa. Resulta evidente que el material de estas cuatrocientas páginas está tomado de lo que tenía más cerca y más a mano, incluso puede, a tenor de lo que se cuenta, que tuviera cierta necesidad de sacar esto fuera, pero al mismo tiempo te importa poco, pues estás leyendo una divertida y casi tierna crónica de lo que por aquí llamamos la edad del pavo, que en México recibe este bonito nombre de punzada, que el Xavier protagonista del libro relaciona con lo que, también por estos lares, se podrían llamar picores, ya saben ese despertar de un confuso interés sexual.


Xavier es un niño pijo (un “hijo de familia”, dice él) que vive en una zona residencial de la ciudad de México, que va a colegios privados y que no puede evitar dejarse atraer por el lado más problemático de la adolescencia; él se califica a sí mismo de rufián, que es una buena palabra. Suspende asignaturas como si le fuera la vida en ello; se junta siempre con los más gamberros y menos recomendables; se le ocurren todas las barbaridades posibles, y las perpetra; se bloquea frente a las chicas, aunque pocas cosas le interesan más en la vida.

De los 13 a los 17 años, el mundo es muy complejo y muy hostil, ¿o no se acuerdan ustedes? Y esa complejidad y esa hostilidad y la crónica de las tribulaciones de ese tiempo (sus padres, Alicia y Xavier, son dos personajes espléndidos) están aquí muy bien contadas, con un uso del lenguaje plagado de los mexicanismos de los críos que enriquece la lectura, que resulta divertido, aunque no siempre entiendas todas las expresiones, claro.

Y quizá llegue el libro dedicado su juventud.

eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico