Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Una historia de amor


Gracias a una narrativa atrevida y a dos magníficos actores (Ryan Gosling y Michelle Williams), Blue Valentine consigue trascender los códigos del cine independiente estadounidense made for Sundance para convertirse, a pesar de sus altibajos, en una película valiente y hábilmente construida.

Áspera descripción de la vida cotidiana, doméstica y laboral de un matrimonio modesto, nos cuenta también el pasado de la pareja, cómo se conocieron, sus puntos de conexión, sus ansiedades y frustraciones vitales.

En su debut, Derek Cianfrance utiliza una fotografía realista y un montaje algo agresivo para acercarnos a la desintegración amorosa de una pareja formada por Dean y Cinde (extraordinaria Williams) que, tras seis años de casados, permanecen muy unidos en algunos aspectos y terriblemente separados y marcados por el pasado y el miedo al presente y al futuro en otros. El director contrapone tanto sus diferentes espacios de trabajo como sus espacios vitales, muy cercanos al principio y cada vez más distantes conforme avanza la trama, al igual que muestra el distinto modo que tienen de acercarse y amar a sus hijas pequeñas.

El filme, que sortea muchas convenciones argumentales pero cae en otras, está contado con una extraña mezcla de dureza y afecto algo lastrada por un final “a lo Hollywood”. No podemos pasar por alto, no obstante, el esfuerzo de sus intérpretes, del director y de los guionistas por un acercamiento realista áspero y sin concesiones a dos vidas entrelazadas y a la vez terriblemente lejanas. La superposición de dos soledades, la redefinición de los roles de pareja y la tensión latente en muchas situaciones aparentemente anodinas acompañadas de diálogos coloquiales hacen de Blue Valentine un filme estimable por encima de sus tópicos e imperfecciones. No nos descubre nada especialmente original, pero logra contar con elegancia y gracias a un irónico escrutinio los episodios de la vida, el enamoramiento y el desapego de estos dos seres dañados por la necesidad de salir adelante en una sociedad competitiva, sexista y alienante.

I'm feeling blue




Archivo histórico