Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Caricaturas


Tengo esperando para hablar aquí de ellos un par de libros muy vinculados a la actualidad, a la apestosa y rancia actualidad. Pero no me apetece nada ponerme hoy con ellos. Tanta (y tanto) mierda alrededor, me ha hecho pensar en las enormes posibilidades de caricaturización que ofrece todo esto (no hay más que pasearse por Twitter estos días para ver buenas propuestas), y me han venido a la memoria algunas caricaturas, y me he acordado de un librito que tenía por aquí de caricaturas de escritores.

Me gustan las caricaturas, me gusta la palabra caricatura. Me acuerdo del gran Wallace Shawn en una película de Alan Rudolph, Los modernos (un peli un poco pesada, según recuerdo), en la que interpretaba a un caricaturista que dibujaba con una pluma estilográfica, sobre los veladores de los cafés, y clavaba a los personajes, petulantes y pretenciosos y snobs, que habitaban aquel París bohemio y lleno de artistas de los años veinte.

Si se trata de un dibujo, destinado, por ejemplo, a ilustrar un artículo o un libro o un texto cualquiera, que no pretenda ser realista y que busque destacar o exagerar algún rasgo de la persona, eso es una caricatura, no es solo un retrato. No obstante, el libro que viene hoy hasta aquí se titula Portraits, aunque sea una recopilación de caricaturas del dibujante Fernando Vicente, publicada en 2007 por Blur Ediciones.

Pocas veces se puede hacer algo así: si pinchan este enlace, podrán ver el libro, entero, pasar sus páginas y contemplar todas las ilustraciones. Y si van a esto otro, llegarán al blog de Fernando Vicente, donde hay más caricaturas.

Hojeando el libro, me quedo un rato mirando a Jonathan Littell, el autor de la incómoda novela Las benévolas: oscuro e inquietante, como su personaje; a Coetzee, que parece que tiene fiebre; a Chéjov, muy sobrado (un motivado, dirían mis sobrinas); a Octavio Paz, abrazado por Sor Juana Inés de la Cruz.

Me he olvidado un rato de los capullos y sus capulladas… Bien.

eaguirre@divertinajes.com

@EvaristoAguirre




Archivo histórico