Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Zona DVD: Hysteria


Hysteria es el hermoso debut en el largo de Tanya Wexler, una comedia social y sexual que, aunque destinada a entretener pero también invita a la reflexión. Incluye un verdadero recital interpretativo de actores y actrices (en particular Hugh Dancy y Maggie Gyllenhaal), tan habitual en el cine británico de qualité, y aunque sus planteamientos son discutibles y algunas secuencias poco sutiles está dotada de un ritmo, una ambientación y un saludable desenfado que impiden el aburrimiento del espectador.

Un filme sobre la medicina como “negocio” o “altruismo”, sobre el amor y el sexo, sobre una sociedad cambiante que al mismo tiempo se resiste a los cambios. Muestra la voluntad de ayudar a los demás en los personajes del joven doctor Joseph Mortimer Granville (Dancy) y Charlotte Dalrymple (la hija rebelde que encarna Gyllenhaal) con un increíble ímpetu en su empeño por socorrer  a personas desfavorecidas a pesar de su origen burgués.

El tema de la película puede parecer algo burdo, ya que nos acerca a la invención del vibrador (llamado hoy de mil maneras) en la Inglaterra del siglo XIX, pero también nos aproxima a las diferencias sociales y a la frontera entre el amor y el deber, la lucha de clases y la profesión médica vista de diferentes formas.

A pesar de algunos secundarios algo caricaturescos (como esas damas victorianas ávidas de orgasmos, el personaje del padre que encarna Jonathan Pryce, o ese millonario desocupado interpretado con humor por Rupert Everet), Hysteria, sin romper los moldes de la comedia romántica y el cine de época, se nos antoja un trabajo interesante que aborda la sexualidad sin tapujos y que, sobre todo, trata de la lucha entre el progreso y la superstición, el inmovilismo social y el afán de investigar y  la emancipación frente a los corsés impuestos.

Pasando consulta




Archivo histórico