Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Una historia alucinante

eorue[arroba]divertinajes[punto]com :: #LaRedTambiénLee


Milrazones publica 1996-2004 Los pasos inciertos, de Kepa Murua, parte del diario en el que el escritor, a la sazón editor de Bassarai, anotó las incidencias del vivir editorial, comentó sus relaciones con autores y colegas o la situación económica. Un repaso sincero, curioso, revelador.

Bassarai fue, recuerda Kepa, «una editorial independiente que desde 1996 hasta el 2011 publicó novela, poesía, ensayo y libros de arte». Leo sus anotaciones, y algunas llaman mi atención. Esta, por ejemplo:

«1998. 23 de septiembre. Nos quieren comprar la editorial, quieren que me convierta en un asalariado de la cultura.»

Hay ya muchos, ¿no?, le pregunto. «Sí, pero no son los protagonistas esenciales del mundo de las letras ni de los libros.»

Encuentro otra entrada.

«2001. 20 de septiembre. Mi mejor apuesta en estos momentos es renovar el panorama literario porque solo las voces diferentes y con un discurso renovado harán avanzar el pulso de la sociedad contemporánea. Pasa otro tanto en política, pero nadie se quiere dar cuenta.»

Y quiero saber quiénes se ocupan de esa labor de renovación… «No lo sé, yo lo intenté, pero a veces pienso que las apuestas más interesantes no tienen la visibilidad que merecen, de la misma manera que puedo pensar que todo sigue igual que antes, con los mismos nombres que hace veinte años, por ejemplo, y sin una verdadera renovación generacional en todos los sentidos.»

Al cabo, ¿qué queda de Bassarai? «Una historia alucinante, un catálogo moderno, un buen puñado de lectores y unas memorias de editor que muestran un trabajo serio en el campo de la edición y la cultura.»

No es herencia menor.

Casualidades

Como cualquier lector se puede imaginar, el buzón electrónico de una periodista dedicada a cuestiones editoriales se llena cada día de emails anunciando publicaciones y presentaciones, títulos de obras y nombres de autores. Y a veces se registran coincidencias.


Pues bien.

En los últimos días mi bandeja de entrada ha acogido a la familia Royo-Villanova al completo.

Primero, la editorial Martínez-Roca me informó de la salida de De frente y por derecho, «unas memorias en las que el escritor Jaime Royo-Villanova pone letra a los más íntimos sentimientos Manuel Díaz El Cordobés.

Y después, la editorial Aguilar tuvo a bien darme cuenta de la aparición de La fórmula femenina, «secretos y consejos para sentirte bella y cultivar tu bienestar interior» repartidos, según reza la portada, por Carla Royo-Villanova y Guillermina Royo-Villanova, esta última trasformada (lo leo en el texto promocional) en la doctora Clorata de Potasa, cuyo instrumental médico está compuesto por la sátira y la ironía «porque La fórmula femenina pasa por el humorismo y, como decía Enrique Jardiel Poncela, Amor se escribe con hache».

Confieso que no he entendido la lógica del razonamiento que va entrecomillado, pero ahí queda la reunión familiar.


Es más.

Debate ya nos ha puesto sobre aviso: el 30 de noviembre llega a las librerías ¿Adónde van los chinos cuando mueren?, del periodista Ángel Villarino, corresponsal en Asia del Grupo Reforma, el diario La Razón, El Tiempo de Colombia y Onda Cero, quien —nos dicen— «mucho antes de que el caso Emperador saltara a los medios llevaba largo tiempo investigando sobre la realidad de la vida y negocios de la comunidad china en España».

Conozco a Ángel desde hace años, fue becario en un periódico digital dirigido Fernando Jáuregui del que fui subdirectora. Apuntaba maneras…

Su libro llegará poco tiempo después de la publicación por Aguilar de Hablan los chinos, de Ana Fuentes, que ha sido corresponsal del la SER en China, «el testimonio en primera persona de ciudadanos que han decidido romper su silencio y hablar de la realidad de su país —su relación con la familia, con el poder, con el resto del mundo—».

Conozco a Ana desde hace años, fue becaria en un periódico digital dirigido Fernando Jáuregui del que fui subdirectora. Apuntaba maneras…

Lo cual demuestra que aquella canoa.es estaba plagada de talento. Y no lo digo por mí, aunque… je.

Día de las librerías

El 30 de noviembre se celebrará por segunda vez en toda España el Día de las Librerías y las que están afiliadas a la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros permanecerán abiertas hasta las 22:00 horas y harán un 5% de descuento.

La Asociación Colegial de Escritores de España (ACE) ha creído oportuno emitir un mensaje de adhesión de al Día de las Librerías. Que dice:

En tiempos de desprecio a la Cultura por parte de las instituciones públicas y de consideración de la creación cultural como elemento sobrante, es esencial no resignarse y compartir con los lectores la convicción de que la libertad sin cultura es pobreza, que una sociedad sin libros permanece incompleta.

Como escritores, creemos en las librerías como fiel aliado de nuestro trabajo literario; y, como ciudadanos, no concebimos un mundo sin librerías ni libreros. Ellas son ventanas de libertad y ellos los artífices de la imprescindible pedagogía de la Literatura.

Se arremolinan las amenazas desde las instituciones, las nuevas tecnologías, la crisis económica y la ceguera de los responsables gubernamentales a la política cultural en general y al sector del Libro en particular. Por eso, en estos momentos, las librerías son trincheras frente a la incultura. Allí donde permanezca abierta una librería no habrá miseria intelectual; allá donde un librero levante el cierre de su establecimiento para refugio de los lectores la vida seguirá su curso.

La ACE hace suyo El Día de las Librerías. Y, un año más, se suma a la celebración y reivindica esos hogares cercanos en donde se puede convivir con los libros y la lectura, y en donde siguen vigentes los conceptos de humanidad y libertad.

Puedo suscribir el mensaje, aunque algo me incomoda en este fragmento: «Se arremolinan las amenazas desde las instituciones, las nuevas tecnologías, la crisis económica y la ceguera de los responsables gubernamentales a la política cultural en general y al sector del Libro en particular». Básicamente porque, sí, las «nuevas tecnologías» son una amenaza para lo que podemos llamar el «libro tradicional», pero no tiene que serlo necesariamente para la literatura, la poesía o el ensayo. A mí me gustan los libros, pero cada vez leo más en formato electrónico.  

En fin, los libreros hacen en general un trabajo admirable, y las librerías son para mí lugares esenciales del tejido social y cultural. Pero los tiempos cambian, y las librerías ya no serán nunca como fueron. Ojalá encuentren la manera de seguir desempeñando un papel (y un libro) capital en nuestra vida social y cultural. Lo deseo de corazón.




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Todos los usuarios

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1