Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

La Entrega

Entregar lo inesperado, entregar algo único, entregar una palabra y la propia mirada. Entregar al otro aquello que anhelamos que se nos entregue. Entregarnos sin resistencia a nuestro propio torbellino... al tormento, al camino, al destino que siempre parece incierto y esquivo.


¿Qué significa entregar, entregarse, la entrega?

¿Es posible racionalizar ese significado sin experimentarlo fenomenológicamente, sin haberlo percibido en el cuerpo, como una vivencia propia orgánica?

Y a veces uno quiere entregar, entregar, abrir las manos que están rebosantes de materia y soltarla al mundo, dejarla ir, esparcirla, compartir eso tan vivo y tan vibrante con todo y con todos... Algunas veces ocurre y es fácil y fluido y otras es como si hubiese una voz o una restricción invisible que frena el impulso, que lo juzga, que teme no saber hacerlo o que piensa que no hay espacio para lo de uno, que no hay lugar, que no ha llegado el momento.

...Y a veces uno desea entregarse, dejarse mecer, dejarse caer... volar ingrávido y ser dichoso así sin más, simplemente por el hecho de estar vivo, de estar aún presente, aún aquí, aún, sí... Entregarse sin defensas, sin ejércitos de protección, sin juicios de valor, sin prejuicios, sin moldes, sin dar por supuesto lo imprevisible, sin ser de un modo o de otro, sin ser mayor, pequeño o adulto. Sencillamente entregarse y ser recibido por alguien o por algo, por todo y por todos. Ser tomado y estar a salvo. Flotar en unos brazos cálidos y firmes, darse en un beso largo, infinito, húmedo, salvaje... Girar alrededor de un eje nuevo hacia algún espacio de levedad indescriptible. Ser la caricia que se recibe, el aire, una descarga eléctrica, un volcán, un sexo turbio, la mano que acaricia, ser la piel, los labios... caer.

Entregar un ejemplo, entregar una frase que cambia el sentido de las cosas, entregar un acto valeroso, entregar la ayuda, la atención plena, entregar el detalle de un gesto, entregar la presencia, la simple capacidad de estar presente aquí y ahora, frente a uno mismo, frente al otro. Entregar la experiencia, la vivencia del mundo, la percepción de la realidad y un motivo para entregarse. Entregar el consuelo, la certeza, la verdad... Entregar. 

 

Pequeños Deberes- ¿Es posible racionalizar ese significado sin experimentarlo fenomenológicamente, sin haberlo percibido en el cuerpo, como una vivencia propia orgánica?

A.AliciaNlaRealidad@gmail.com

 

Visita páginas de la autora-

http://www.cimamujerescineastas.es/espacioweb/web5/contacte.php?id=287&usuario=adrianadavidova&id_usuario=2325

 

http://vimeo.com/48138644


ADRIANA DAVIDOVA VIDEOBOOK  REEL

http://vimeo.com/31729859

 

Dibujos-Adriana Davidova




Archivo histórico