Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El prado eléctrico

Fernando P. Fuenteamor

Caminos ocultos


Caminos ocultos es la primera ─y exitosa en los USA─ novela de la desconocida Tawni O´Dell que nos llega vía Siruela en su colección Nuevos tiempos.

Cuando leí el apunte biográfico de la autora y la sinopsis del libro temí hallarme ante un nuevo epígono de dama Joyce Carol Oates; pero tras las primeras páginas de lectura, O´Dell ya empezó a demostrarme que tenía una voz propia alejada por igual de la tendencia guiñolesca que a veces lastra la obra de la madre de todas las autoras, como de los tópicos y lugares comunes de la pléyade de novelas ambientadas en la América profunda. Una voz fuerte, segura, llena de ternura por sus desamparados personajes, con una habilidad innata para hacer verosímil lo que no lo parece, y con un punto de vista absolutamente personal en el tratamiento de un tema donde resuenan los ecos de O’Neill, de Faulkner y de Steimbeck pasados por el cristal deformante de Palahniuk  ─aunque él hubiera escrito una novela diferente─.

Es el drama familiar, relatado en primera persona, de Harry Altmayer, un muchacho recién salido de la adolescencia al que el asesinato de su padre a manos de su madre le obliga a convertirse en cabeza de familia y cuidar de tres hermanas más pequeñas tan perdidas como él mismo en este drama inesperado. El parricidio le ha forzado a renunciar a todos sus sueños, si es que tenía alguno, y a ponerse a trabajar en dos empleos para poder dar de comer a la familia.

Para aguantar el contexto alienado en el que se mueve, Harry, en tratamiento psiquiátrico además, utiliza el sarcasmo que le ayuda a llevar la carga que le ha caído encima. Sus relaciones con sus hermanas, con la madre presa, con los compañeros del supermercado donde trabaja, con su psiquiatra y últimamente con una vecina mayor que él y casada de la que se ha enamorado y a la que desea con toda la fuerza de su virginidad aún intacta, son esos caminos ocultos por los que debe transitar, casi siempre a ciegas dando bandazos en la apreciación subjetiva del bien y el mal. Y él nos lo cuenta, como ya he dicho en primera persona, sin forzarse en explicar sus puntos de vista, ni su forma de actuar.

Novela perturbadora, inquietante, de gran solidez literaria donde Tawni O´Dell da muestras de su altura como escritora comprendiendo y empatizando con la violencia de su personaje y el escenario en que se mueve, manejando con sutileza un material de un salvajismo extremo con una ternura que hasta en los momentos más álgidos, conmueve. Problemas de adultos vividos por unos niños que se ven inmersos en un huracán que sólo puede desembocar en una tragedia anunciada. Un particular descenso a los infiernos del adolescente Harry, en el que su lúcida mente sólo alcanza la verdad y el conocimiento a través de una catarsis liberadora.




Archivo histórico