Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Tristeza CR7


Cristiano Ronaldo está triste. Toma, y yo.

—Ya, amiga, pero eso no le importa a nadie.
—¿A nadie? Pues tengo más razones para estar triste de las que creía, Julieta, corazón.
—Quiero decir del público en general.  Además lo tuyo es por el final de las vacaciones.
—¿Cómo lo has sabido?
—Porque no eres original ni para tus tristunas.  Eres como el público en general.
—¿Sí? Pues que se entere Cristiano: Cristiano, me la pela que estés triste. Aunque sea de mala cristiana.
—El chiste fácil podías habértelo ahorrado.
—Lo sé, pero no me ha dado la santa gana.


Me sabe mal ponerme tan vulgar, señores, pero bueno está lo bueno. 

Que yo no digo que por ser joven, riquísimo, guapo, y famoso, tenga uno que estar siempre como unas castañuelas, eso no. Pero  que podría callarse la boca en algunas ocasiones y marcharse a su casoplón en uno de sus múltiples cochazos, y llorar en el más que deseable regazo de su más que preciosa novia… pues sí, eso sí lo digo.

Porque, vamos, que no siendo, como parece que no es, que tenga un problema grave de salud, o familiar, o de desamor, o de hemorroides, andar siempre con esa cara de estreñíoresentío, pues no me parece de recibo. Y lo dejo aquí, porque no pienso alimentar su ego con un nuevo párrafo.

—Caray, Sobri, qué seria has vuelto.
—Soy seria. Otra cosa es que, en este nuestro espacio común, muestre mi lado más superficial, más mundano más…
—Absurdo.
—Sea.


Sí señores, mis amigos y yo hemos vuelto. Y eso no tiene nada que ver con la tristeza de CR7.

CR7, pero cómo no va a estar triste el muchacho, con ese numerónimo tan requetefeo.
—¿Numerónimo? Qué puesta te veo, mami.

Mamá Tumaca también ha regresado de mis muy merecidas vacaciones.

—Será "de sus muy merecidas vacaciones".
—No, no, que la que se merecía una vacaciones de Mamá Tumaca soy yo, que bastante la aguanto durante el curso escolar.

En fin, que hemos vuelto y, todos los dioses mediante, esta vez para quedarnos.

(Bueno, para quedarnos si la directora de este cotarro no dice lo contrario, que, con la crisis, ya no es seguro ni trabajar gratis.)





Archivo histórico