Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Una de nosotros


Margaret (nada que ver con La dama de hierro), de Kenneth Lonergan, es un excelente y sólido estudio urbanita sobre la incomunicación y la culpa, la adolescencia y el descubrimiento del dolor.

Lisa Cohen (Anna Paquin), la protagonista —a ratos adorable pero la mayor parte del tiempo algo cargante y hasta difícil de soportar—, se ve involucrada involuntariamente en un accidente de tráfico en el que muere una mujer mayor.

A partir de ahí, el universo en el que se mueve, pintado por Lonergan con amplías pero irregulares pinceladas y tomándose su tiempo, se convierte en un infierno, al tiempo que ella convierte en un infierno la vida de los que la rodean.

Tras su deliciosa e infravalorada opera prima You can count on me, Lonergan se embarca en un producto mucho más ambicioso tanto narrativa como argumentalmente y nos muestra el ambiente académico post 11-M, las escuelas judías, el brusco despertar sexual de la protagonista y, sobre todo, el descubrimiento del horror instalado en su aparentemente plácida vida cotidiana bajo la forma de la muerte.

Lonergan abusa de algunos recursos como el ralentí, de un reparto excelso (que incluye a Matt Dammon, Mark Ruffalo y Jean Reno) algo desaprovechado y de algunas subtramas innecesarias ya que la protagonista absoluta es esta joven de ideas más bien conservadoras (un verdadero tour de force interpretativo de Paquin) convertida en un pequeño monstruo que busca redención y venganza, al tiempo que se dispone a tratar con desconsideración a los que la rodean en su búsqueda de una paz espiritual imposible de encontrar.

Un aperitivo




Archivo histórico