Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

En estas andamos


[Imagen y texto capturados de la página web del PSOE hace unos días]

No es mi intención hacer propaganda a favor de nadie, ni por activa ni por pasiva, pero ¿podrían por favor los responsables de educación del PSOE regalarle un libro de ortografía a su webmaster? Gracias.

Españoleando

Parece el título de una canción de Manolo Escobar y a lo peor lo es. Fue la palabra que abrió una exposición dedicada a los dibujos de Chumy Chúmez en el diario MADRID. Pero si me sirvo de ella es por otra razón, completamente ajena a la lógica nacionalista, y también a la electoral.

Mucho se ha hablado en esta página de las editoriales pequeñas, independientes… elijan ustedes el apellido que en los últimos años han irrumpido con fuerza en el panorama libresco. Y también se ha dicho que por razones distintas: convencimiento, conveniencia… elijan ustedes la causa, se interesaban sobre todo por autores a) extranjeros y, b) fallecidos. Y si eran a + b, tanto mejor.


Pero las cosas están cambiando. Minúscula publica Castilla y otras islas, de Jesús del Campo, el primer original en castellano que incluyen en su catálogo. Del Campo, asturiano de Gijón, es autor de, entre otros libros, Radio Babel (1995), Tesoros, selvas y naufragios: de Stevenson y Conrad a Theroux y Coetzee (1996), Los diarios clandestinos de Blancanieves (2001), Las últimas voluntades del caballero Hawkins (2002 y 2007) e Historia del mundo para rebeldes y sonámbulos (2007).


Y Libros del Asteroide inicia, con El vaso de plata, la primera obra narrativa de Antoni Marí (por la que recibió los premios Ciudad de Barcelona y Crítica Serra d'Or) la recuperación de obras importantes de autores contemporáneos españoles y latinoamericanos. En mayo llegará la novela Río Fugitivo, del boliviano Edmundo Paz Soldán (con prólogo de Juan Gabriel Vásquez). El libro se publicó en su día (1998) en Alfaguara-Bolivia y no tuvo distribución en España (bueno, al autor le dijeron que habían mandado al otro lado del charco unos 100 ejemplares). Sucede además que la edición era bastante deficiente, por razones que no viene al caso enumerar, Paz Soldán no pudo ni revisar las pruebas, y el autor está aprovechando ahora para hacer una revisión bastante amplia del texto.

Pasión de belleza y libertad


Alejandro Sawa

Así, no de otra manera, definió George Sand «la bohemia», un paisaje vital por el que pululaban escritores empeñados en instalarse en la originalidad, voluntariamente cosmopolitas y decididos a encontrar el vínculo que une el arte con la rebelión. Y si esas son las características de la cosa, nadie puede negar que Alejandro Sawa era un bohemio de libro. O que llegó a serlo, puesto que —es bien sabido— inspiró al Max Estrella de Luces de bohemia.

Para recuperar en parte su figura, sirvámonos der un fragmento bien conocido de sus notas autobiográficas: «Mis primeros tiempos de vida madrileña fueron estupendos de vulgaridad —¿por qué no decirlo?— y de grandeza. Una día de invierno que Pi y Margall me ungió con su diestra reverenda, concediéndome jerarquía intelectual, me quedé a dormir en el hueco de una escalera por no encontrar sitio menos agresivo en que cobijarme. Sé muchas cosas del país Miseria; pero creo que no habría de sentirme completamente extranjero viajando por las inmensidades estrelladas».

El brillo de su vida fue tal que eclipsó el de su obra, si es que una y otra no son lo mismo. Y eso que, por utilizar las palabras de Andrés Trapiello en Los hijos del Cid, «es un hecho incontestable que la modernidad de nuestras letras y de nuestro pensamiento pasó entonces por Baroja, Unamuno o Azorín, por los Machado o por Juan Ramón Jiménez. Pero también por figuras menores, llenas de gracia, como Alejandro Sawa, don Ciro Bayo o Silverio Lanza, representantes de una bohemia sombría o luminosa, según los días, o por quienes, como Valle-Inclán, eran en sí mismos todo un caso».

En nuestro país, y en años recientes, varias editoriales (Pearson-Alhambra, Libertarias-Prodhufi, Atlas, Joseph K.) han recuperado, a veces con pocos años de diferencia, sus obras más conocidas: Declaración de un vencido y criadero de curas, La mujer de todo el mundo, Crimen legal y, por supuesto, Iluminaciones en la sombra, que tantos tienen por obra maestra del modernismo y en la que Sawa lamenta su suerte: «ofrezco a un editor quimérico que quiera salvarme del malvivir mío una gran colección de anécdotas referentes al grande y terrible grande hombre moral».

En la edición de 1977 de esta obra, el estudio preliminar era Iris Zavala, quien ahora encabeza la nueva intentona (me permitirán la expresión) de reivindicación histórica que lanza Veintisiete letras con Crónicas de la bohemia, libro que recoge y edita por primera vez más de 170 crónicas que Sawa escribió para la prensa; desde sus artículos de juventud en Málaga hasta los publicados poco antes de su muerte, en 1909, cuando ya se encontraba en la miseria «loco, ciego y furioso» (Valle-Inclán), más cinco textos que escribió para Rubén Darío y aparecieron firmados por éste en La Nación de Buenos Aires en 1905. Emilio Chavarría es el responsable de la edición y la introducción.

Han sido horas de biblioteca, expurgando anaqueles, desempolvando periódicos, transcribiendo una a una las muchas crónicas utilizadas para el volumen, y también otras que luego fueron desechadas.

Dice la editorial en su nota de promoción: «Dueño de una prosa deslumbrante a la altura de Larra, Sawa denuncia con coraje y lucidez la España de la Restauración: la corrupción de la clase política, la ineptitud del Ejército, el oscurantismo de la cultura oficial, la indigencia del pueblo y la desmoralización del Desastre. Además, sus páginas retratan la vida social y cultural de su tiempo: Hugo, Baudelaire, Poe, Bécquer, Baroja, las vanguardias literarias de las que fue principal introductor en España, el asunto Dreyfus del que fue testigo directo, el anarquismo, la deshumanización de la ciudad… El llamado “Byron del proletariado” construye una poderosa narración de España y Europa con un espíritu libre que encarna lo mejor de la modernidad.»

Para mí, que el mero apodo basta para despertar el interés de quienes aún no conocen a Sawa.

Una editorial familar

En mi afamada (ejem) columna semanal Letras de cambio, que los sábados publica Público, me ocupaba el 1 de marzo del nacimiento de, sí, otra editorial: Los libros del lince, de cuyo impulsor, Enrique Murillo, nada podré descubrir a quienes conozcan un poco los entresijos de este negocio y sobre el que los ajenos a él podrán saber más con sólo googlear su nombre.

Lo conté casi todo, al menos lo que me ha sido contado, excepto una cosa significativa: que viniendo de esa macroaventura llamada El Andén, todo lujo y esplendor (ejem, y 2), se arranca con una editorial que además de pequeña y comprometida es íntima y familiar. Entre sus diez accionistas, diez, están su hija, su hermano, dos amigos de Enrique, tres amigos de su hermano, un autor… y por supuesto, él mismo.

Ahora que caigo, tampoco conté otra cosa. Que Murillo cree haber encontrado una joya: Jason Webster, británico que llegó a España en busca del duende, matrimonió entre nosotros, y ha escrito tres libros sobre nuestro país que han sido publicados y muy bien recibidos en la Albión que fuera pérfida pero no habían encontrado editor en el lugar que los inspiró. El primero, A la sombra de la guerra civil española, saldrá con prólogo de Paul Preston.

Acuse de recibo


La fábrica de sueños
Ilya Ehrenburg
Traducción de Jorge Ferrer
Melusina

Esta nueva edición rescata un texto en el que se narra la génesis de la industria cinematográfica de modo mordaz y muy divertido. El texto no fue considerado lo suficientemente «socialista» por las autoridades soviéticas y, sin duda, tampoco debió de ser del agrado de los magnates capitalistas en ella retratados: Adolph Zuckor, Samuel Goldwyn, Alfred Hugenberg, George Eastman, etc. La vigencia de un texto escrito hace tanto tiempo quizás se explique porque Ehrenburg supo ver que es el cine, y no la religión, el verdadero «opio del pueblo». Es éste un análisis sin duda trasladable a toda la ingente industria visual y a la del ocio electrónico contemporáneo en general.
 


París
Émile Zola
Traducción de Julio Gómez de la Serna
Cabaret Voltaire

Tras casi un siglo de ausencia de las librerías, editamos la versión íntegra de París, una de las últimas novelas de Zola, de 1898, perteneciente a la serie de Las tres ciudades. Así descriíó el texto el propio autor en un texto promocional: «París es un estudio humano y social de la gran ciudad. En el marco dramático de una conmovedora historia de ayer y de hoy, se agitan la inmensa muchedumbre, los dichosos y los hambrientos, todos los mundos: el mundo del trabajo manual, el mundo del trabajo intelectual, el mundo de la política, el mundo de las finanzas, el mundo de los ociosos y del placer. Todo ello en un París, centro de los pueblos, ciudad civilizadora, iniciadora y liberadora.»


El Evangelio de Judas
Elaine Pagels y Karen L. King
Kairós

El descubrimiento del Evangelio de Judas ha suscitado una gran controversia no sólo entre los estudiosos de la Biblia sino también en todas las personas educadas en la asunción de que Judas fue el gran traidor. A partir de la nueva traducción de Karen King del incompleto Evangelio de Judas, Elaine Pagels y la propia King aportan los elementos necesarios para comprender su significado. No se trata de denunciar la marginación del Evangelio de Judas, así como el Evangelio según Tomás y el Evangelio de María Magdalena. Efectivamente, estos textos no pertenecen al canon, pero tampoco a la papelera, sino que aportan una nueva visión sobre el Cristianismo. De esta manera, El Evangelio de Judas nos introduce en los vibrantes y  tumultuosos inicios de la Cristiandad y aborda temas tan polémicos como la naturaleza de Dios, el significado de la muerte de Jesús y el sufrimiento de los mártires, cuestiones de un enorme interés tanto hoy como diecinueve siglos atrás.


Lo que la ciudad esconde
Pablo Caralps
Martínez Roca

Thriller religioso de intriga ambientado en Barcelona cuyos verdaderos protagonistas son los lugares y edificios de Gaudí. La ayudante judicial de los juzgados de la Ciudad Condal, Blanca, recibe la llamada del inspector Orozco para pedirle ayuda en la investigación de un asesinato ocurrido en la escuela de las Teresianas en Sarriá, Barcelona. La víctima, Laura Gomis, aparece desfigurada junto a una pieza de puzle y una enigmática frase de Nietzsche. Tras hallar otro cuerpo en la Casa Batlló y un tercer cadáver en el parque de la Ciudadela con las mismas características, Blanca y la policía creen que se trata de asesinatos rituales que siempre acontecen en lugares relacionados con Gaudí. Las muertes de Barcelona guardan relación con otra serie de asesinatos ocurridos al mismo tiempo en varias ciudades europeas. Todos ellos tienen como protagonistas a las vírgenes negras, las representantes de María Magdalena.

 




Archivo histórico