Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Viajar al óleo

Armando Cerra

Siguiendo a Dalí por Cadaqués

En breve llegará el calor, y con él los pueblos costeros españoles se llenarán de miles de turistas ansiosos de sol, playa y cervecita en el chiringuito. Uno de esos lugares que multiplicará varias veces su población será Cadaqués.

Para quién conozca este rincón de Girona, su sola mención, ya provocará unas enormes ganas de volver. Y todo aquel que no lo haya descubierto, no sabe lo que se pierde. Si tiene la oportunidad de viajar hasta este pueblo del Alto Ampurdán, que haga las maletas, aunque sea durante los meses estivales. Eso sí, si puede evitarlos, mejor. Se ahorrará agobios, precios abusivos y sobre todo disfrutará del lugar de una forma mucho más íntima y personal.

Entre otras cosas podrá recorrer la ruta daliniana por la población, caminando por los mismos lugares donde Dalí plantó su caballete, e incluso podrá fotografiar esos emplazamientos, para luego distraerse con el juego de las 7 diferencias entre los lienzos de las primeras décadas del siglo XX y las imágenes actuales.


"Bahía de Cadaqués o La hora del baño", de Salvador Dalí


Playa de Cadaqués 2011, de Mónica Grimal

El cuadro Bahía de Cadaqués o La hora del baño aquí representado y la fotografía que lo acompaña es fruto de un paseo por esa ruta evocadora del pintor de Figueras.

En concreto, esta obra la pintó en 1923, cuando aún era un anónimo aprendiz de pintor que tras pasar el curso estudiando en Madrid, regresaba a su pueblo en verano y aprovechaba para pintar su tierra.

En la obra no se adivinan rastros de lo que iba a ser Salvador Dalí en pocos años, uno de los más grandes artistas surrealistas y uno de los personajes que reunió en sí mismo el arte, el show business, el consumo de masas, la polémica y la genialidad.

Por el contrario, en 1923 Dalí era un joven de 19 años que, aunque ya había entablado contacto con otros genios en ciernes como Buñuel o García Lorca, tan solo regresaba a la casa familiar como si fuera un veraneante más. Posiblemente, dado su gigantesco egocentrismo, tan grande como el Mediterráneo que retrató, solo él estaba convencido del futuro de fama y glamour que le esperaba.

Visita la web del autor:
www.maletadevuelta.blogspot.com




Archivo histórico