Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

El sexo de los ángeles


Una puesta en escena algo desaliñada y una errónea elección de la protagonista femenina restan encanto y desparpajo a El sexo de los ángeles (nada que ver con el documental homónimo de Frank Toro), la nueva muestra de las muchas aspiraciones y limitaciones como narrador del director gallego Xavier Villaverde (Trece campanadas, Finisterrae).

El filme consigue, no obstante, su propósito de no aburrir pese a la presencia de esos horribles compañeros (Álvaro Cervantes, Llorenç González) de periódico de la atribulada Carla (Astrid Bergès-Frisbey) y de que no profundiza lo suficiente en el lado oscuro de sus dos protagonistas masculinos (premiado uno de ellos en el festival de Málaga), con más presencia física que verdadero talento.

Estamos ante la historia de un trío amoroso, de unos librepensadores en la treintena que descubren el viejo fantasma de los celos; una historia sobre la juventud actual algo chirriante, una exploración “a medias” de la bisexualidad, los equívocos amorosos, la pleitesía fálica, la desestructuración social y sobre las infinitas y algo irritantes peleas y amables reconciliaciones de tres personajes que logran, con todo (incluyendo algunos diálogos de vodevil) ganarse finalmente la simpatía del espectador.

En definitiva, impecable ambientación y atención a los personajes (si exceptuamos algunos secundarios de opereta dados al chismorreo), pero no el suficiente fuste, humor transparente ni densidad para subyugar a un público entre el que cunde la sensación de asistir a un espectáculo mucho más banal de lo que aparenta.

Un aperitivo




Archivo histórico