Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

De bebidas y libros

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

Una moda


Recibo información sobre un nuevo libro de Errata Naturae, Juego de tronos, y me pregunto cuántos libros no habrán nacido en estos últimos tiempos al calor del éxito de series televisivas.

No me refiero, claro, a los libros de recetas de Amar en huevos… digo, en tiempos revueltos, sino a los que aspiran a entender mejor los mecanismos de un artefacto catódico relevante. Muchos, me respondo. ¿Y para qué?, vuelvo a preguntarme. Y aquí prefiero trasladarle la cuestión a Irene Antón, editora de Errata Naturae y, como tal, responsable (al menos en parte) de este fenómeno.   

«Yo diría que hacemos libros de series para explorarlas e invitar a otros autores y a los lectores a que las exploren con nosotros. Siempre hacemos libros sobre series que nos fascinan, que despiertan en nosotros una necesidad de profundizar en el mundo que presentan. En realidad, al acabar el visionado de una serie completa o de una temporada, siempre queremos saber más. Sobre nuestros personajes favoritos, sobre un mundo del que no conocemos lo suficiente y nos sigue fascinando como la primera vez que pusimos pie en él. Queremos que no termine nunca y que ese universo total sea también el nuestro más allá de unos pocos libros y capítulos. Queremos todas las claves… Y es exactamente eso lo que buscamos con nuestros libros sobre series: todas las claves, o al menos, las más posibles. Las series estimulan una reflexión que se aleja de la inmediatez del visionado, que llama a la lucidez y que las relaciona con muchos aspectos distintos: la filosofía, la política, la literatura, el cine, la historia... Hobbes puede ayudarnos a entender mejor el mundo de Juego de tronos, como Foucault el de The Wire. Y Juego de tronos puede enseñarnos algo sobre Hobbes, como The Wire sobre Foucault

»Los lectores a los que se dirigen estos libros son seguidores de las series a quienes les ocurre lo mismo que a nosotros: tienen la sensación de que necesitan seguir pensando sobre ellas, preguntándose sobre ciertos aspectos de las tramas, los personajes, la narración… En definitiva, que querrían que la serie no acabase porque querrían seguir disfrutando de ella; de manera que nuestro libro les sirve para seguir degustándola.»

Disfrútenlo, éste y todos los demás.

Otra moda


Los libros sobre el deporte en general, y sobre el fútbol y los futbolistas en particular, no son una rareza. Yo misma escribí hace unos años, junto con Sara Gutiérrez, uno titulado Locas por el fútbol. De las gradas al vestuario…

Hace no tanto, Roca editorial lanzó Córner, un sello consagrado al deporte rey. Ahora, Pamiès saca una colección de no-ficción, CRÓNICAS, centrada en relatos deportivos y que se estrena con Hombres que pudieron reinar y otras leyendas del fútbol, de Rubén Uría, la historia de cuarenta de los mejores futbolistas de todos los tiempos, jugadores como Zamora, Sócrates, Gascoigne, Mágico González o Juan Gómez Juanito, que alcanzaron la gloria y que, a veces, no estuvieron a la altura de su leyenda.

Palestina desde tres perspectivas

A modo de curiosidad les diré que en pocos días he podido leer tres libros, no necesariamente recién editados, en los que se habla de Palestina, o del conflicto israelo-palestino, desde tres perspectivas bien distintas.


Son Palestina, el hilo de la memoria, de Teresa Aranguren (Barataria), un viaje «hasta esta Palestina rediezmada y reexpoliada, esta Palestina de la recolonización sin límites» (en palabras de Maruja Torres); la brutal (en el fondo, en la línea del dibujo) Palestina: en la franja de Gaza, de Joe Sacco (PlanetadeAgostini Cómics), y la hogareña (el calificativo parece un despropósito, pero no lo es) Crónicas de Jerusalén, de Guy Delisle (Astiberri).

Texto o cómic, son tres crónicas muy personales y excelentes. Parafraseando la canción, tres eran tres las visiones del conflicto, tres eran tres y las tres eran buenas…

¿Quién dijo que el leer y el beber estaban reñidos?


Imagen captada en el madrileño (y muy marchoso) barrio de La Latina.



Esta semana:

:: Mucki y el ratón Ignacio, de Trinidad Andrés Labrador (Langenscheidt Ibérica).

::Llevarás luto por Franco y otros relatos, de Teresa Dovalpage (Atmósfera Literaria).

:: Lolita y los sonidos de la granja, de Eva María Gey Trenado (Ediciones Idampa).

:: Motor Lab Monqi. Retrato de Brian the Brain como adolescente, de Miguel Ángel Martín (Rey Lear).

:: ¿Es lo bastante inteligente como para trabajar en Google? Preguntas, trucos y estrategias de selección de las empresas más exigentes del mundo, de William Poundstone (Conecta).

:: La Raspa Mágica, de Charles Dickens (Reino de Cordelia).




Archivo histórico


Comentarios

Los comentarios son propiedad de quien los envio. Esta página no se responsabiliza de ellos.

En estos momentos pueden escribir comentarios:Todos los usuarios

Opciones de visualización de comentarios




Total. Páginas Comentarios

1