Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Cifras y letras (2)

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

La semana pasada intentamos resolver el Misterio de los Ingresos del Libro, a raíz de un correo en el que un amigo editor manifestaba su estupor ante las cifras que dan quienes organizan Sant Jordi y la feria del Libro.

Publiqué las explicaciones que me dieron los responsables de ambos eventos, y al poco mi interlocutor reaccionó:

Por mi experiencia en la Feria del Libro, las cifras y explicaciones que da el portavoz me parecen bastante creíbles. Por ejemplo, en 2011 me tocó a mí rellenar el papel que recogen el último sábado de la Feria, e hice una suma rápida de todas las ventas, me inventé la del año pasado, y ofrecí un descenso del 5% con respecto a 2010, cuando al final tuvimos un aumento del 4%.

En cambio, las explicaciones que dan de Sant Jordi, me parecen la típica explicación para bobos de España. Que si improvisada, que si popular, espontánea... suena a milonga, sin dar ninguna explicación que de verdad convenza a alguien. Con eso no consigo entender el principal motivo de que te escribiera: que en un día hagan mucho más del doble que en 17. Lo único que se me ocurre es que se concentren compras institucionales.

[Las negritas son mías.]

Me pregunto qué pensaría al enterarse de la cifra que el Gremi de Llibreters da sobre los resultados de 2012: 18,3 millones de euros. «El Gremi de Llibreters está satisfecho con la recaudación “teniendo en cuenta el contexto de recesión económica profunda”». La cifra representa un 8% más que la del año pasado de 17 millones, en que el día tuvo un comportamiento atípico porque cayó en Sábado Santo y porque llovió mucho. Aquí, la nota de prensa oficial.

Siguiente entrega, al término de la Feria del Libro.

A propósito de la cual…


Algunos libreros madrileños, una docena, entre ellos nombres relevantes y por lo que sé muy enfadados, se reunieron esta semana para coordinarse ante actuaciones de los responsables del Gremio de libreros, organizador de la Feria, que no comprenden.

¿Las razones de su enojo? Que yo sepa, tres:

1) Algunas librerías generales han decidido este año presentarse como librerías especializadas. La razón no es un cambio de rumbo, sino la búsqueda de un mejor sitio bajo el sol: las especializadas tienen tradicionalmente una ubicación privilegiada en el real de la Feria, y creen que con ese cambio ellas también conseguirán que su caseta esté en un espacio más ventajoso.

¿Y qué especialidades son esas a las que se han adscrito? Pues, según me dicen, literatura contemporánea occidental y otras igual de etéreas. Pero también las hay bien concretas, infantil por ejemplo, a la que se van a acoger quienes venden literatura de todo tipo escrita por todo tipo de autores (alguno de los cuales firmará en Feria. Y les puedo asegurar que los nombres que me dan no tienen nada que ver con la literatura para niños).

La maniobra ha mosqueado a quienes, siendo generales, pretenden presentarse como tales…

2) A pesar de la crisis, los precios en la Feria se mantiene y la organización ni siquiera ha dado a los participantes la posibilidad de fraccionar el pago, lo cual les permitiría abonar lo que se deba con el dinero ingresado en los primeros días del evento.

3) La conversión de la Feria del Libro en una fundación, cuya constitución está siendo más que problemática. Los estatutos fueron rechazados por los libreros (uno de los tres gremios implicados) en asamblea hace unas semanas, y los patronos propuestos por los responsables del Gremio tampoco recibieron el apoyo necesario. Están además preocupados porque, dicen, el Gremio pierde el control.

Los libreros tienen hasta el día 5 para presentar sus enmiendas a los estatutos y proponer nuevas candidaturas… Me consta que algunos de los reunidos esta semana van a dar el paso al frente.

Lo que me dicen los aludidos

He hablado con Teodoro Sacristán, director de la Feria, quien ha respondido de lo que a él le compete.

Respecto al pago, me confirma que, en efecto, no lo parten y que, es verdad, hay quien (libreros, también editores) ha tenido problemas para abonarlo. Por eso se amplió el plazo, y algunos pudieron llegar; lamentablemente, otros se han visto obligados a renunciar. Insiste en que esta es una práctica habitual en citas similares, y que la posibilidad del pago fraccionado no ha existido nunca. 

En cuanto a los patronos de la Fundación, me confirma que tanto el Gremio de Editores y como los Distribuidores han presentado ya sus propuestas, pero que se está a la espera de recibir la del Gremio de Libreros. Y subraya que la creación de la Fundación tiene como objetivo no dejar a la cita del libro fuera de la nueva legislación, que potenciará el mecenazgo.

ACTUALIZACIÓN

También he hablado con Fernando Valverde, secretario del Gremio de Libreros, al que en primera instancia no pude localizar porque se encuentra de viaje.

Me dice:

En cuanto a las librerías y su especialización. Que el reglamento de la feria, desde el año 2000, permite a las librerías generalistas concurrir como especializadas. La idea es que las casetas no repitan una y otra vez la misma oferta.

Que hasta ahora, dentro de la zona de especializadas cabían algunas generalistas (que llegaban allí "arrastradas" por factores diversos), con lo cual obtenían una ubicación preferente, y que eso estaba pervirtiendo el reparto de casetas, que se efectúa por sorteo. Que, si las que se presentan como especializadas no se ajustan a esa especialización, "habrá apercibimientos y sanciones".

En cuanto a la Feria como Fundación. Que este es un proyecto en el que se lleva trabajando mucho tiempo, el primer borrador tiene fecha de 2002 aunque el impulso definitivo llegó hace unos tres años. Que en la última asamblea, en efecto, hubo una propuesta para los cinco patronos que corresponden a las librerías, y que se presentó un borrador de estatutos. Y que, en vista de la falta de acuerdo, la asamblea decidió abrir un periodo de reflexión de 15 días. Valverde asegura que habrá una asamblea específica para este asunto, cita que tal vez coincida con la Feria.

Así están las cosas, etc., etc., etc.

Elefantes reales (no me sean malpensados)


La editorial De librum tremens tiene en su catálogo el libro Elephant & Castle (La infanta de Castilla), de María Jesús Montiel. La «traducción»  que va entre paréntesis tiene su miga: en efecto, el barrio londinense Elephant & Castle tiene ese extraño nombre, Elefante y Castillo, porque la historia ha jugado al teléfono roto con «la infanta de Castilla» Leonor, esposa de Eduardo I, que también está en el origen de otro topónimo: a su fallecimiento, su esposo mandó erigir cruces donde su cadáver de detuviera, y uno de esos sitios fue el barrio hoy conocido como Charing Cross.

¿Para cuándo una novela sobre la mermelade (Marie est malade), la única jam (mermelada) que no se llama jam?

Visto en Leroy Merlin

Me escribe un amigo: «Acento al canto, toque o no toque. Sigo sin verle la lógica».

Me sumo a su perplejidad.




Esta semana. libros para el puente y más allá

:: La Raspa Mágica, de Charles Dickens (Reino de Cordelia).

:: 18'. Encuentre su foco, controle las distracciones y consiga hacer lo realmente importante, de Peter Bregman (Conecta).

:: Motor Lab Monqi. Retrato de Brian the Brain como adolescente, de Miguel Ángel Martín (Rey Lear).

:: Entre flores, de Belén Dorado (Ediciones Idampa).

:: Mundos de sombras, de Lorenzo Lunar (Atmósfera Literaria).

:: Por qué me comí a mi padre, de Roy Lewis (Contraseña).




Archivo histórico