Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Pantumaca

Sara Orúe

Bisiestos


Este año es bisiesto.

—¿Acabas de enterarte? Pensaba que en Internet, tu principal fuente de información, las noticias eran más actuales.

Y el culpable es el viernes, que no debería de existir y, sin embargo existe.

—Ay sobri, y tú no deberías escribir y, sin embargo, escribes.

No me gustan demasiado los años bisiestos. En mi humilde opinión, no necesitamos un día extra para nada.

—Y en mi humilde opinión, no necesitábamos la tuya para nada. Sin acritud, sobri, sin acritud.

Un viernes más, ¿pa qué? Para trabajar un día más. Si al menos fuese un domingo más, pero no, este año, el día que sobra es un viernes. Definitivamente y por real decreto, el 29 de febrero debería ser siempre fiesta.

—Ahí estoy contigo. El 29 de febrero debería ser fiesta y, a ser posible, también el 29 de marzo, y el de abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre.

—¿Y el 29 de enero no?

—No abuses, sobri. Desde luego eres una vaga redomada.

Vale, vale. Olvídalo. Continúo.

No es esto lo único que me molesta de los bisiestos. Hay otra cosa más.  El 2007 mi cumple cayó en sábado, ¡como mola no trabajar el día de tu cumpleaños! Además puedes celebrarlo el viernes por la noche, porque el sábado no madrugas, y volver a celebrarlo el sábado por la noche, porque tampoco madrugas el domingo. Es guay que tu cumple caiga en sábado.

—Y si podías haberlo celebrado tantas veces, ¿por qué no lo celebraste ni una, maldita roñosa?

El hecho es que, de no ser por el dichoso 29 de febrero, este año mi cumple caería en domingo, no sería tan fantástico como en sábado pero no estaría nada mal, ¿eh?

—Depende de cómo se mire. Si el año pasado pudiste hacer dos fiestas y no hiciste ninguna, este año, que hubieras podido hacer solo una, igual me toca a mí pagarte la copa.

Como a este 2008 le ha dado por ser bisiesto, mi cumpleaños cae en lunes. Manda huevos.

—Uf, menos mal, de la que me he librado. Me veía gastando una pasta por esta tontería.

Tío Ra, ¿de verdad no puedes callar un poquito? Me estás volviendo loca con tanto comentario sarcástico.

—Es que eres una egoísta.
—¿Por qué? ¿Por qué no me gustan los bisiestos?
—No, porque te cabreas porque tu cumple cae en lunes por la bisiestez del año.
—¿La qué?
—La bisiestez.
—Esa palabra no existe.
—Porque tú lo digas.
—Vale, me rindo. ¿por qué te molesta tanto lo que digo?
—Porque  a mi cumple le tocaba caer en viernes y, gracias al 29 de febrero, cae en sábado. Y a ti te revienta.
—No digas eso, me revienta lo de mi cumpleaños, me gusta lo del tuyo.
—Sobri, déjalo. Nos estamos metiendo en una conversación que no sé cómo vas a terminar.
—Gracias Tío Ra. La verdad, me estaba quedando sin recursos.

¿Y si naces el 29 de febrero? Eso sí es casualidad, un día que existe de chiripa y vas tú y naces. Y luego te tiras toda la vida contándolo y celebrando tu cumple el 28 de febrero, un día antes del día que naciste porque ese día no existe… que mal rollo.

—Al menos tienes un tema de conversación original para toda la vida. Seguro que todo el mundo te pregunta si te haces viejo igual que los demás y cosas por el estilo.

En realidad no entiendo lo del mes de febrero, ¿por qué es tan corto? Enero podía haberle cedido uno  de sus 31 días, Marzo otro, y los tres primeros meses del año tendrían 30 días, ¿no estaría así mejor?

—Obviamente no. Dejaría de tener sentido ese asunto de contar los meses con los nudillos de una mano y saber cuales tienen 30 y cuales 31.

Esto no solucionaría lo del bisiesto, supongo. Pero, al menos, una vez cada cuatro años febrero estaría en el grupo de los meses más largos.  Actualmente es el más corto siempre.

Y mi último pensamiento…

—No será eso cierto.
—¿Te gustaría que dejase de pensar? No puedo creerlo.
—Me gustaría que dejases de compartir tus pensamientos, ahora, si los tienes, es tu problema, no el mío.

…¿de donde sacan las 24 horas que hacen falta para un día más? Que me lo expliquen. O, mejor, que no me lo expliquen, casi seguro que tampoco lo entiendo.

Aprovechen el 29 de febrero, no tenemos otro hasta dentro de cuatro años.




Archivo histórico