Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Cabalgando por Polonia

He pasado unos cuantos días en Polonia, la mayor parte de las veces a lomos de algún caballo que había sido domado por algún cosaco o que había pertenecido a uno de ellos. He conocido a judíos que vivían en aquellas aldeas y he recibido órdenes de oficiales recién ascendidos, que han hecho carrera gracias al Partido. He visto de cerca el comportamiento humano en una situación tan al límite como es una guerra y me han contado muchas historias que a su vez formaban parte de otra historia. He sentido algo de la euforia revolucionaria y algo de su decepción. He tenido un guía que se expresaba, que narraba lo que había alrededor (lo que “había”, no solo lo que “pasaba”), con un lenguaje que me ha resultado cercano, con una manera de ordenar los hechos y todo lo demás más cercana a mí, creo, que a lo que le correspondería por su edad (nació en Odesa en 1894, y le ejecutaron en algún sótano de Moscú en 1940). He vuelto a darme cuenta de que sin las vidas de las personas, sin la literatura que genera su existencia, no entenderíamos bien lo que cuenta la historia de los hechos, los análisis y las interpretaciones: al lado de un tratado histórico debemos tener a mano una novela o un conjunto de relatos (como es el caso). Me he metido mucho en la campaña soviética en Polonia, en una campaña que resultó un fracaso en los inicios de lo que luego sería un imperio, con Polonia ya sí bajo su bota. He aprendido. He sabido de cosas que desconocía absolutamente y he paseado por paisajes nuevos, incluso como lectura.

He leído Caballería roja, el libro de relatos de Isaak Bábel de 1931, publicado ahora por Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, con la traducción y el prólogo de Ricardo San Vicente.



eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico