Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Mujer

 8 de Marzo- Día de todas las mujeres y niñas

Estar en medio del fuego
Ser el fuego
Beber del agua que cae en el desierto
Ser el agua
Desatar el viento y alcanzar el aire con las manos manchadas de vida
Ser el aire
Remover la tierra, levantarse del suelo y seguir andando sobre luz
Ser tierra
Ser espacio, pensamiento y deseo. Ser caricias de sangre, amapolas, vuelo
Ser tú en medio del yo


¿Qué es ser mujer? ¿Es algo distinto a simplemente ser? ¿Por qué aún hoy se distancian los géneros a medida que crecemos y dejamos de ser niñ@s? ¿Por qué a partir del momento en el cual inevitablemente por ahora, empiezan a divergir los roles sociales, lo que es juego, equilibrio, personas que comparten con otras personas, niñas y niños, niñ@s que son identidades que se comunican de igual a igual... de repente comienzan una macabra de danza de intentos de supremacía.
Fragilidad, fuerza, inteligencia, capacidad, volumen, energía, agresividad, dulzura, arrogancia, brutalidad, pasividad, docilidad, franqueza, falsedad, abrupto, tierno, brusco, suave, áspero, duro, maleable...
Definiciones de un@s y otr@s, adjetivos que separan, juntan, distancian, acercan... algo que ya no es lo mismo. Algo que de repente es distinto, ajeno a lo propio.
Mujer. Sí, soy mujer. Pero sobre todo soy yo. ¿Quién soy? ¿Qué soy? ¿Para qué soy? Este es el misterio al cual nos hemos de enfrentar, afrontar, indagar y sacar en claro alguna que otra cosa entre una experiencia y otra, entre un pensamiento y otro, entre un deseo y otro.
Pero pesa la barrera, pesa la diferencia, la real-biológica, la ficticia, la que nos imponen y la que toleramos también. Toda la diferencia pesa, todas las diferencias pesan y duelen. Duele que la voz de una sea ninguneada, que el cuerpo de una sea violado o abusado, que le griten a una por ser libre o por intentarlo, que la lapiden a una, que la vendan, que la conviertan en objeto, que la juzguen sobre todo por el físico, que la maten a una por sus ideas, que la manden callar, que la manden limpiar, que la amenacen, que la abandonen, que la peguen, que no le dejen optar al trabajo, que no la tomen en serio, que no la tengan en cuenta, que los hijos que has dado a luz te traten con arrogancia y con desprecio, que lo que escribes, pintas, diriges, inventas, creas, limpias, actúas, cuentas, produces, cantas, friegas, entregas, generas, proporcionas...sea menos, sea distinto, sea menos importante, menos valioso. Duele el vacío, la presión por ser de una determinada manera;lo más cercana posible al objeto... duele ver hoy en las noticias que informen sin crítica sobre el vídeo de una niña vestida de colegiala-muñeca dando clases a través del ordenador de cómo ser más muñeca aún, de cómo maquillarse, peinarse, mirar y moverse para lograrlo... una niña, una niña que ya está siendo devorada por aquellos a los que esto satisface. Duele la diferencia. Pero soy mujer. Sí. Mujer y sé cosas únicas, siento la vida creciendo en mi vientre, siento lo que es ser capaz de entregar la propia vida por la de es@ que viene al mundo. Sé lo que es ser fuerte pese a la mano que te ahoga, pese al otro que te acalla. Se lo que es que penetren en tu cuerpo y sigas existiendo sin haberte confundido con la carne ávida. Soy mujer y siento calor, un calor que recorre todo mi ser cuando pienso en todo lo que millones y millones de mujeres antes que yo, han dado al mundo, han cambiado, han creado, han conseguido. Sé también cuántas han muerto en el camino de hacer que su pequeña-enorme-fuerte-suave-grande-alada-dura-bella-fea-inmensa-única voz sea oída. Pero todos morimos en algún momento aunque yo no quiera admitirlo, aunque yo no quiera morir nunca... Tod@s dejan de ser lo que fueron y se tornan viento, tierra, agua, fuego, lluvia sobre las flores, ceniza en los ojos o simplemente pensamientos de alguien que ya no son ell@s.
Mujer. Sí. Y quiero pedir que nos demos la mano aún más fuerte tod@s como cuando éramos niñ@s y sólo se trataba de ser personas, de aprehender a ser personas.

Pequeños Deberes- No me juzgues.

 

Página de la autora-

 

Huellas parte I- (Premio AET)
Huellas parte II- (Premio AET)

 

Imagen- de Síndrome de Liberto Rabal




Archivo histórico