Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El prado eléctrico

Fernando P. Fuenteamor

El sonámbulo de Verdún (y la teoría de los fractales)

A/.- Un fractal es un objeto semigeométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas. El término fue propuesto por el matemático Benoît Mandelbrot en 1975 y deriva del Latín fractus, que significa quebrado o fracturado. Muchas estructuras naturales son de tipo fractal…


Eva Díaz Pérez, tal vez  sin tener en mente esta teoría, llega a ella por otros secretos, y muy personales, vericuetos metaliterarios, ofreciendo un ejemplo magistral de cómo utilizar esta técnica fragmentada para deconstruir desde los cimientos todo el andamiaje que hasta ahora sostenía la narrativa de tipo histórico, convirtiendo así  su última novela, El sonámbulo de Verdún (Destino), en un trabajo impactante, de una calidad literaria excelente, que abre nuevas vías a la forma de novelar ─de una modernidad incuestionable─ la historia.

Estamos en plena Gran Guerra. Los viejos imperios  centroeuropeos y su forma de entender el mapa político se están desmoronando, convirtiéndose en cenizas que servirán de abono a un futuro no tan diferente del  pasado e igualmente lleno de revoluciones, guerras, calamidades y desastres. Toda la novela sucede en el brevísimo espacio de tiempo que tarda una bala ─disparada por un  soldado  el 12 de junio de 1916  desde   una trinchera austro-húngara en Verdún─, en alcanzar el cerebro de  otro soldado agazapado en el barro  de la trinchera enemiga.

La bala avanza, sigue adelante en su carrera hacia ese soldado que va a morir ─o no─ con su impacto; pero esos escasos segundos pueden convertirse en eternos literariamente, y abrir un enorme y fragmentado paréntesis que incluye  personas y paisajes que han existido, o existen, o van a existir. El desafío es grande para el autor que debe manejar con pericia de marionetista los hilos de este juego incesante de tiempos y espacios diferentes, pero Eva Díaz Pérez lo logra con la ayuda de un narrador  atemporal y  omnisciente, que solicita  sin cesar toda la atención del lector y lo guía, sin dejar que se pierda, por la detallada cartografía que levanta de las ciudades de Praga, Viena, París y el campo de batalla de Verdún, escenarios  en los que los cuatro protagonistas, pertenecientes a lugares o tiempos diferentes nunca van a encontrarse. Sólo el narrador, y a través de su voz, el lector, saben que les une y que les separa.

B/.- Aunque no es fácil dar una definición de lo que es un fractal, nos aproximaremos diciendo que es un objeto con una determinada geometría, cuya iteración o repetición acaba dando lugar a una estructura final de una complicación aparentemente extraordinaria.

Sería una forma de describir también el material literario que conforma El sonámbulo de Verdún: una especie de acumulación  que termina alumbrando una estructura narrativa aparentemente complicada que, sin embargo, el extraordinario trabajo de su autora consigue presentar con una simplicidad  plausible aunque llena de recursos estilísticos.

Las vidas del  marionetista checo, desertor, capaz de encantar a sus compañeros de trinchera con sus vidas inventadas; la del periodista vienés que enmascara la realidad de los partes de guerra, convirtiendo derrotas en victorias y actos de cobardía  en heroicidades; la del artista actual que busca en las guerras pasadas  una forma de sublimar su arte; y la de una adolescente que encuentra la forma de vivir la vida de otro a través de sus objetos,  son los materiales que forman este hermoso fractal literario donde  la autora descubre al lector las trampas del género, y entre el horror  de la llamada Primera Guerra del mundo moderno, logra colar un mirada irónica y escéptica sobre el destino de la vieja Europa  y sobre los hombres que ayudaron a construirla y derribarla una y otra vez.

Las sombras literarias de Zweig y Roth, Hašek y Hrabal, y aun  Rilke, son perceptibles en las descripciones de la Viena decadente, de la mágica Praga y del horror de las trincheras de Verdún en esta  ambiciosa, hermosa, lograda, triste y anti belicista novela.




Archivo histórico