Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Espero que sepan disculparme

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

Lo confieso: esta semana me presento con las manos vacías. Han sido días complicados que no me han dejado tiempo para rondar por el mundo editorial.

Pero no resisto la tentación de hacer un par de anotaciones…

La mecedora


Ayer fui a la sala pequeña del Teatro Valle-Inclán (Centro Dramático Nacional) a ver La mecedora, de Jean-Claude Brisville, dirigida por Flotats.

Es, quizá lo sepan, una pieza pequeña que su autor escribió al perder su puesto de trabajo, y narra (teatro de palabras: algunos lo aborrecen, a mí me gusta y mucho, bien francés) la sutil venganza de un lector que ha sido despedido por un ejecutivo del sector editorial que, lo vemos nada más empezar, odia los libros: de hecho, en su casa no tiene ninguno y es incapaz de citar uno, uno solo, que le haya gustado o emocionado.

«Estamos pensando crear un libro con papel que se autodestruye. Así el lector tendría que volver a comprarlo», dice el tipo, que luego apunta la posibilidad de publicar e-books con virus incorporado.

Lo malo es que, lo peor, estos disparates dan ideas…

PD.- Magistral Helio Pedregal en su papel de lector.

Soy urbanita, pero…

Encuentro de The New Yorker una referencia a un estudio que revela que los libros para niños cada vez se alejan más de la naturaleza.

Un grupo de investigadores liderados por un sociólogo de la Universidad de Nebraska-Lincoln analizó las ilustraciones de los libros ganadores del premio Caldecott de la American Library Association entre 1938 y 2008: más 8.000 imágenes en casi 300 libros.

¿El resultado? Al principio, los escenarios naturales y los hechos por el hombre estaban en pie de igualdad pero el territorio natural empezó a desaparecer en los años 60, y en 2008 los entornos artificiales aparecían dos veces más que los naturales.

¿La razón? Los niños están cada vez más aislados de la naturaleza (a pesar de los ecologistas) y, claro, no se pierden en los bosques, sino en los centros comerciales de las afueras, y no son atacados por lobros, sino por depredadores humanos. 

Sólo eso.



Esta semana:

:: Satori, de Don Winslow (Roca Editorial).

:: Cantar de Valtario, traducido por Luis Alberto de Cuenca (Rey Lear).

:: Más azul o una estrella, de Marisa Escribano Navarrete (Alfar).




Archivo histórico