Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Echar la vista atrás

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

El año editorial, es sabido, no coincide con el año natural, en realidad, en esto como en tantos otro ámbitos, el año empieza en septiembre (habría que plantearse una revisión de los calendarios, y que el día de Año Nuevo fuera el 1 de septiembre. Lo propondré). Así que no son estas fechas las más propicias para los balances, aunque en estos tiempos difíciles, vivimos en el «balance permanente».

Y nada optimista… «Las cosas van mal», me dice una editora; «le damos a la librería cinco años», me apunta un librero.

Me gustaría leer las cartas que las gentes del sector manden a los Reyes Magos

Me cuentan…

… que el cierre no solucionado de la frontera argentina para los libros españoles (las autoridades de allá exigen que se exporten tantos libros como se importan y, claro, la cosa no es fácil, por no hablar de derecho y respeto de las normas del comercio y los compromisos adquiridos) ha colocado a más de un editor en un brete: se cierran los mercados exteriores, esos que podrían ayudar a capear las dificultades que se viven en el mercado interno. ¡Ay!

Me dicen…

… que algunos editores aprovecharon su estancia en la Feria de Guadalajara para intentar solventar diferencias con sus distribuidores de allá.

Que los hubo que se volvieron con la certeza de que les habían enviado por transferencia el dinero que se les debía.

Que más de dos se encontraron al aterrizar aquí con que las órdenes bancarias habían sido anuladas.

Pónganle a la actitud el nombre que quieran.

Un minuto de silencio


Por la muerte de la concordancia, actitud gramatical que la RAE define como « Conformidad de accidentes entre dos o más palabras variables. Todas estas, menos el verbo, concuerdan en género y número; y el verbo con su sujeto, en número y persona» de la que tantos periódicos y periodistas (el que aquí muestro es sólo un ejemplo entre mil posibles) han prescindido, sin duda por las molestias que ocasiona.

La concordancia es a la lengua lo que los intermitentes a la conducción: todos sabemos que existen, que simplifican la conducción, pero cada vez son más los que pasan de ellos.

(Si alguien sabe más que yo al respecto de este u otros casos, por favor, que me lo diga. Gracias.)

Yo quería decir…


Conocí hace tiempo a una profesora universitaria que me contó que en su primer día de clase ella siempre ofrecía a sus alumnos la posibilidad de discutir cualquier asunto. También la calificación de un examen…

«Ahora bien —advertía—, al primero que entre en el despacho diciendo “En esto que me corrige, lo que yo quería decir era…” le bajo la nota: vas para periodista, si lo querías decir, haberlo dicho.»

Tengo para mí que este periodista no pasó por sus clases… o a lo mejor es el catarro, que me atora las entendederas.

Aunque para falta…

Esta.


El  Korte Hinglés.



En el Escaparate de esta semana:

:: La península, de Julien Gracq (Nocturna).

:: Toros, Verbenas y Otras Fiestas Populares, de Gaspar Melchor de Jovellanos (Reino de Cordelia).

:: Trépano, de Federico Levenfeld (Editorial Tres rosas amarillas).

:: Reiníciate. Si ellos cambiaron su vida, tú también puedes, de Antonio Fornés (Diëresis).

:: Antoñete. La tauromaquia de la movida, de Javier Manzano (Reino de Cordelia).

:: 365 lugares de España que no puedes dejar de visitar, de Paco Nadal (Grijalbo Ilustrados).




Archivo histórico