Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Las críticas cítricas

Maruja Limón

El hombre invisible


—Yo no lo veo…
—Pues tiene que estar…
—Pues no está…
—Pues mira que me extraña…
—Pues miro, y te extraña, pero yo no lo veo…
—Lleváis así desde ayer, ¿no queréis dejar ya?

Santiago y MariPepa, amorrados a la ¡Hola! porque no acaban de creerse que no lleve lo de Urdangarín en portada.

—Porque Paquirrín rima con Urdangarín pero, como diría el insigne poeta Alejandro Sanz, no es lo mismo.

No, no es lo mismo. Y eso que Isabel Pantoja, más tuneada que el coche fantástico, tiene mucho de reina madre… Le pasa lo mismo que a Isabel de Inglaterra: que su hijo parece mayor que ella.

–Yo no dejo de pensar en la pobre criatura…
—¿Paquirrín?
—No…
—¿La novia de Paquirrín?
—No, no, no… ¡El futuro nietísimo! Con ese padre simpático pero descerebrado y esa abuela tan propensa a pisar charcos. Espero que la madre tenga dos dedos de frente…
—El padre también los tiene. Dos y más…
—Ja, ja.

«Ya era hora de tener buenas noticias», dice la Pantoja. ¿Le han preguntado al no nato? Porque no creo yo que en un proceso de adopción, el joven Ribera tuviera muchas posibilidades de ser considerado apto…

El caso es que no, no está. Urdangarín digo. A lo peor aparece en páginas interiores pero, qué quieren que les diga, no voy a mirarlas: esa no es noticia de páginas interiores. Y conste que respeto la presunción de inocencia, ¿eh?, pero si esto no es de nuestra incumbencia, ¿por qué tuvo que serlo la boda? Esa no estaba en páginas interiores… ¿Y el nacimiento de sus hijos? Eso no estaba en páginas interiores… Pues los apuros, a portada. Y en technicolor.


Como hacen Semana y Diez Minutos. Bien es cierto que Semana lo hace destacando el mal trago que el caso supone para la Infanta Cristina

María Cristina me quiere gobernar…

Santiago, que no se ha enterado de que en España el Rey reina, no gobierna. Y de las Infantas, ni hablamos…

—… y yo le sigo, le sigo la corriente, pa que no diga todita la gente, María Cristina me quiere gobernar…

Lo mismo que Semana: «Los duros momentos de la Infanta Cristina».

Y Diez Minutos, ahí sí, presenta a Urdagarín como un ecce homo…

—¿Qué te pasa en la boca, mamá? Te dije que compraras SuperCorega…

Leo: « Lucha por demostrar su inocencia. Iñaki Urdangarín, las fotos exclusivas de su peor momento. El duque de Palma está en España para preparar su defensa y desvincularse de una investigación judicial en la que podría ser imputado por desvío de fondos públicos. El nombre de su mujer, la infanta Cristina, también se ha visto salpicado por la polémica».


María Cristina me quiere gobernar…

En fin. Que sea lo que los tribunales quieran.

Acabo ya, que en la cocina la maceta de perejil anda exigiendo a todo el que quiera arrancar unas ramitas que proceda respetando el ritual: «Al alba, con viento fuerte de levante…» Y eso que el PP no ha ganado aún.

Ración doble de amores raros.

«Al Bano y Romina libran su última batalla. La pareja se enzarza en una nueva espiral de reproches que incluyen malos tratos e infidelidades.» ¿Recuerdan lo de Arena blanca, mar azul? Me dirán que exagero, pero en su día ya dije que eso era como Pimpinela pero con exceso de sacarina. Y que tanto dulce no podía acabar bien.
Y: «Amaia Montero: "Quiero profundamente a Gonzalo"». Lo leo, y pienso qué bonito es el amor, porque no sabía que, tachán, tachán: «La cantante, que estrena nuevo disco, nos habla de sus sentimientos. Y cinco meses después de su ruptura con Gonzalo Miró no cierra las puertas a la reconciliación».
Es lo que tiene sacar un nuevo disco: que necesitas imperiosamente hablar de tus sentimientos. Aunque sea sacándolos de un pozo.




Archivo histórico