Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

'Latinoamericanismo' cosmopolita


Si usted me preguntara por escritores latinoamericanos que he leído más o que tengo más presentes, estoy casi seguro de que el nombre de Sergio Pitol (Puebla, México, 1933) no me saldría en una primera pensada, y sin embargo he leído una buena parte de su obra y me ha gustado mucho, en especial sus libros más bien de memorias, en los que mezcla viajes con pinceladas autobiográficas y con reflexiones sobre la literatura, como El mago de Viena, que tuvo una mención por aquí, hace ya un tiempo. Y así me ha pasado con Una autobiografía soterrada (Anagrama), publicado recientemente.

Pitol es uno de esos creadores latinoamericanos que se han paseado por el mundo durante toda su vida, que han vivido largas temporadas en remotos países (él en China, por ejemplo), uno de esos a los que esa cosa que llaman cosmopolitismo les corre por las venas, pero que piensan, sienten, hablan y crean con todo el latinoamericanismo que tienen en las entrañas, del que no pueden y, por supuesto, no quieren desprenderse ni por un momento.


Quizá en estos días en los que parece que algo muy gordo se va a hundir y que va a desaparecer mucho de lo que dábamos por inamovible, en estos días en los que se habla de que el centro del imperio se moverá, casi con toda seguridad hacia el Oriente, quizá ahora los doscientos años (desde que se empezaron a independizar de la metrópoli española) de inversión en viajes (físicos e intelectuales), de construcción de una cultura (en realidad, de muchas culturas nacionales, pero suficientemente homogéneas como para poder hablar de un conjunto), quizá ahora eso sirva para que llegue el momento de América Latina, de la que se decía que estaba “tan lejos de Dios, pero tan cerca de Estados Unidos”, la América que ha pasado toda su vida adulta con un pie plantado en el subdesarrollo y con la punta del otro intentando pisar un terreno más firme. Pitol es uno de esos americanos que han conformado ese segundo pie.

En esta Autobiografía soterrada cuenta su primer viaje en barco y escribe sobre qué es eso de la novela y charla con su colega Carlos Monsiváis, entre otras cosas. Y ahí está este mexicano trotamundos tan cosmopolita y tan latinoamericano a la vez.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico