Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Las críticas cítricas

Maruja Limón

Se acabó


Eso lo cantaba María Jiménez:

Se acabó,
porque yo me lo propuse y sufrí,
como nadie había sufrido, y mi piel,
se quedo vacía y sola
desahuciada en el olvido. Y después
de luchar contra la muerte, empecé
a recuperarme un poco, y olvidé
todo lo que te quería, y ahora ya
y ahora ya mi mundo es otro.

Pues eso; que tras las vacaciones, mi mundo es otro.

—¡Quiá! ¡Si no nos fuimos a ningún sitio!

Santiago, que sigue como siempre: dispuesto a amargarme los hallazgos poéticos. Pero esta vez no ve voy a dejar amilanar…

—A Milán, dice. ¡Al pueblo un fin de semana y gracias!

… porque tengo razón. Sí, es cierto, no estaba el horno para bollos…

—¡Tú con mi amiga Lupe no te metas!

La niña, que este verano ha hecho amistades. Así que no nos fuimos a ningún sitio de esos que anuncian en las agencias de viajes. Pero mi mundo es otro, y a las pruebas me remito:


El negocio bancario ha cambiado definitivamente. Los bancos, que antes del verano habían cerrado las líneas de crédito al común de los mortales, han decidido durante el verano no fiar a los famosos.

Lo leí en el Qué me dices, reconvertido en publicación económica. Y en una segunda lectura llegué a la conclusión de que con este titular no querían decir que nadie presta dinero a Belén, sino que no cecen a Belén a nadie. Que no es lo mismo.

Estamos hechos un lío, admitámoslo. Los famosos basura están ya al nivel de cotización de los bonos basura, y las autoridades demuestran día a día que ni les salen las cuentas, ni saben hacer la o con un canuto.


Vean y lean si no me creen. MariPepa, que sí salió y se fue a tierras catalanas, me mandó esta foto por el teléfono móvil. Y ahí tienen a las autoridades, diciendo que una multa será exactamente de entre 50 y 600 euros. ¡Les da lo mismo 1 que 12! Me recuerdan a mi niño, que cuando era pequeño y quería que le comprara una pelota me decía:

—Mamá, es muy barata, cuesta 10 o 100,  muy poco…

¡Qué cosas! Lo estoy escuchando como si fuera hoy…

—Pero bueno, ¿estás sorda? ¿Me la compras o no?

En fin, que si esa es la exactitud con la que cobran las multas, miedo me da pensar en la que se gastan para elaborar los presupuestos municipales.


Pero nuestros munícipes no son los únicos que desvarían, los particulares también contribuyen a la locura general. Vean si no: nos fuimos al pueblo, a disfrutar de las fiestas. Es un pueblo ganadero, hay ahí buenas vacas, pero nos pareció raro que por cada consumUción te ofrecieran una invitación.

Y luego había un concurso cuyo premio eran 150 euros ¡en copas! ¿Qué metas había que alcanzar para hacerse acreedor a semejante recompensa? Había que ser guapo: era el concurso «MIS & MISTER SARCUS».  ¡Mis Sarcus! A mí me suena a gemelos del presidente francés, pero en fin…

Desde luego, el inglés sigue siendo nuestra asignatura pendiente. Y a este cartel de un hostal me remito:


Está sin retocar, ¿eh? Me lo mandó Paqui, que pasó unos días en Cádiz. A ella lo que la tenía loca era la frase en castellano… pero mi niña, que ha estudiado y dice que dividí  no es la primera persona del singular del pretérito perfecto simple del verbo dividir, llamó mi atención sobre los muchos errores de la versión inglesa.


Dice la niña que así no vamos a ningún sitio. Güi are notgoin enigüer, dice ella.

—Vale, ya has sacado todas las fotos del álbum veraniego…

Santiago otra vez.

—Pero eso no demuestra que tu mundo sea otro.

Aún no. Pero miren esta.

La mandó una compañera de colegio de la niña, que se fue a Nueva York (niuyor, dice ella, que es una esnob): una papelera en la que te piden que no eches cigarrillos porque las ratas están empezando a tener cáncer. Se ve que desde que vieron Ratatouille allí quieren mucho a estos animalicos y les dan pena.


Aunque la prueba definitiva es esta que muestro a la derecha (es la tendencia de moda, al menos hasta el 20 de noviembre fum, fum, fum).

Admitámoslo: el ducado de esta señora no es de este mundo. Tampoco será de ese menda, el funcionario, que para eso la de Alba ha repartido herencia y lo ha dejado todo atado y bien atado. Pero ahí la tienen, haciendo lo que le viene en gana.

… porque yo me lo propuse y sufrí,
como nadie había sufrido, y mi piel,
se quedo vacía y sola
desahuciada en el olvido. Y después
de luchar contra la muerte, empecé
a recuperarme un poco, y olvidé
todo lo que te quería, y ahora ya
y ahora ya mi mundo es otro.
Y ahora ya mi mundo es otroooooo…




Archivo histórico