Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Saluden al Rey

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

 

El próximo día 23, el jueves que viene, Divertinajes cumple 7 años. Éste  fue nuestro primer artículo, firmado por un Evaristo Aguirre que sigue al pie del cañón. Nos merecemos celebrarlo, ¿no creen?

Oído por ahí

La organización de la Feria del Libro de Madrid ha reconocido un descenso en las ventas del 4%. «Claro, es que son de letras y no saben que un cero a la derecha SÍ tiene importancia.»

Más allá del chiste, y también del hecho de que los datos son difícilmente contrastables, e incluso de la certeza de que a unos les ha ido mucho mejor que a otros, se impone el pesimismo de quienes han visto sus ventas bajar, y una oportunidad de mejorar las cuentas (la Feria siempre era un alivio) pasar. Y lo que llega no parece mejor (siga leyendo).

Amazon en el horizon(te)


El pasado día 23 de mayo, The New York Times se hacía eco del nombramiento de Laurence J. Kirshbaum, un agente literario que antes fue editor, «to lead a new imprint for Amazon». Es sabido que, como antes Barnes & Noble, Amazon quiere publicar sus propios libros en sus sellos propios… 

Me dice un amigo que Kirshbaum es un duro del negocio. Y me pide que mire lo que está ocurriendo, porque es interesante en general, y porque Amazon España se encuentra ya a punto de estreno (septiembre, según todos los indicios).

¿Dónde he me mirar?, le pregunto. Y sobre todo, ¿a quién?

A Pedro Huerta, un veterano de Random House México y Random House Mondadori España, Director de Contenidos para Kindle América Latina. El suyo es un puesto nuevo (y con sede en Seattle) en la estrategia de expansión de la empresa, y su primer cometido es persuadir a la industria de las bondades de Amazon, y establecer una red y organización que permita penetrar con el dispositivo y libros digitales en América Latina.

A David Naggar (procedente de iAmplify y también, qué cantera, de Random House), responsable de la compra de «contenidos» para el Kindle. «Han establecido —me explica mi amigo— una división europea con sede en Luxemburgo y de la que depende España. Gordon Willoughby encabeza la división europea; el responsable para España es Antonio de Marco» (procedente de Leer-e, la plataforma digital asociada a Balcells, y de McGraw-Hill). 

«WilloughbyHuerta —prosigue, paciente— están integrando un equipo para penetrar en cada uno de los países europeos. Pretenden que Amazon tenga una “imagen” nacional, no internacional ("imperial").»

El objetivo de Amazon es ofrecer todos los libros disponibles mediante tres vías

1. Editoriales ajenas

El editor entrega a Amazon el pdf de la obra de la cual gestiona los derechos, Amazon lo convierte a su formato y descuenta ese coste a las ventas en Kindle. En Estados Unidos y en Gran Bretaña editor elige entre dos modelos de precio: lo fija él mismo o lo fija Amazon (como aún persiste el precio fijo en Europa, ese segundo modelo se descarta por ahora). Amazon no exige exclusividad pero la prefiere; ofrece transparencia absoluta en los informes de ventas, y auditorias cuando el cliente lo solicita. La promoción y el mercadeo son gratuitos.


2. Kindle Direct Publishing (KDP)

Esta es una división dirigida directamente a los escritores. Siempre que el autor de la obra fije el precio entre 2,99 y 9,99 dólares, percibe el 70% del precio. Basta un documento de Word y el texto se pone a disposición de los lectores en 45 minutos. Los objetivos de KDP son los escritores inéditos que atraen a lectores con precios muy bajos, o los escritores consagrados que ya no precisan de publicidad para atraer más lectores (Coelho, por ejemplo, ya publica así).

Daniel Slater, de Amazon, tiene previsto ofrecer esta vía a los agentes para que se publiquen así las obras del fondo y descatalogadas. Los autores con mejores posibilidades de negocio por esta vía son los de novela de género: romántica, policíaca, etc.

3. Sellos propios

Sellos de Amazon, en formato digital y en formato tradicional. Su responsable es Nick Loeffler y (como sucede en algunos grupos editoriales, no hay que ir muy lejos para establecer paralelismos), compiten entre ellos, que da más gustito. Por lo pronto:

- Amazon Encore. A partir de determinadas cifras de venta de la edición en KDP, los editores leen los manuscritos y adquieren derechos mundiales para todas las modalidades de edición.

- Amazon Crossing. Aquí buscan obras extranjeras de gran éxito que no han sido traducidas y, atención, adquieren los derechos de traducción en todas las modalidades.

- Powered by Amazon. Ofrece la infraestructura de Amazon para que el escritor, conservando sus derechos, se publique a sí mismo en todas las modalidades.

Ni que decir tiene que son muchos los agentes en Estados Unidos y otros en España ya están hablando con Amazon. 

De todo lo que mi amigo me dice se deduce que estamos a las puertas de un cambio radical que va a pillar a muchos con el pie cambiado. Radical, digo, pero no sé si necesariamente bueno. Es legítimo preguntarse lo que hace ya algunos meses alguien se preguntaba en la Boston Review (pinchen en el enlace, no tiene desperdicio): Amazon es sin duda el rey de los libros, pero la cuestión es qué clase de rey quiere ser.

To de continued... and thank you, my friend.

¿Sabías qué…?

… hay una empresa estadounidense que detecta y en su caso elimina libros piratas en internet? Presta sus servicios ya a Santillana, Planeta o Rizzoli, y muchas otras en todo el mundo, también a algunas agencias de noticias (Efe).

La casa común


La semana pasada, en el marco incompar… ay, no, en el marco de un comentario sobre el nacimiento incesante de nuevas editoriales, les hablé de una que se presentaba esta semana: Casa de Cartón, impulsada por el peruano (de ahí el nombre, que el editor toma prestado de una novela así titulada y escrita por un esencial de las letras peruanas, Martín Adán, al que aquí publicó hace no mucho Barataria) José Luis Torres y que apuesta por obras de algunos de los más destacados autores iberoamericanos como Juan Carlos Méndez Guédez, Juan Carlos Chirino o Fernando Martínez Laínez. Do not cross the line, de Carlos Andrade, es su carta de presentación.

Tuve ocasión de comer con todos ellos y alguno más en un restaurante madrileño pero (necesariamente) peruano. Ni que decir tiene, sólo faltaría, que el editor (pequeño, o independiente como prefieran, ingeniero de formación, escritor de vocación y editor porque, como diría Sandro Giacobbe, la vida es así) rezuma entusiasmo, y que los escritores defienden la labor de su jefe de escudería y de quienes, como él, entienden la edición como un oficio artesanal. Entiéndase: a diferencia de los grandes. «Los editores leen cada vez menos», lamenta Martínez Laínez. «La literatura se está moviendo de lugar —afirma Méndez Guédez—, los grandes han optado por la literatura digerible.»

No siempre, creo. Pero, en cualquier caso, bienvenida la editorial, pasen a esta Casa de cartón y lean…

Y luego dicen que el pescado es caro

Llaman mi atención sobre un autor, Rubén Castillo; una novela, El globo de Hitler; y una editorial, Isla del náufrago. ¿Qué tiene de especial? Que la obra no se venderá en librerías, sino que se manda directamente por correo a los lectores que deseen hacerse con ella, y un booktráiler realizado por Lomba Producciones, porque esto de dar a conocer una novela es cada día más difícil.

Échenle un ojo, o mejor los dos, y cuiden que el ordenador tiene el sonido bien alto porque, sensurraun aparte,  esto es cine. Almost.



Último Escaparate de la edición independiente de la temporada, con tres recomendaciones para el verano:

:: Una ola con sabor a pez, de Núria Riera Carrillo (Bartleby).

:: Libros contra el Aburrimiento, de Luis Alberto de Cuenca (Reino de Cordelia).

:: Oraciones de Vailima & Sermón de Navidad, de Robert Louis Stevenson (Rey Lear).

Mesa de novedades volverá en septiembre.




Archivo histórico