Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

No paran quietos

eorue[arroba]divertinajes[punto]com

Imagina

Mi interlocutor me sugiere que me acoja al mantra de John Lennon para formular una hipótesis a partir de un rumor, es decir, para apuntar una posibilidad…

Imagina (me dice) que el italiano…
… tras hacerse con esa editorial señera
… y entrar en la librería que sabes

… Imagina (prosigue) que el italiano se animara ahora a entrar en el capital de una distribuidora huérfana de herederos (suena a contradicción, pero no lo es), que distribuye a la otra gran-mediana del panorama editorial español...

Imagina (insiste) el efecto dominó que tal cosa produciría.

Es un rumor (me apunta), pero ahí está…

Libros sin libro


Tengo el convencimiento de que la revolución del libro digital, la harán los editores o no se hará. Y, admitámoslo, las actuaciones de los editores españoles hasta ahora, más que poner piedras en el edificio del ebook, las ha tirado contra él.

De ahí el interés de iniciativas como LibroSinLibro, que se presenta como «la unión de un grupo de editores independientes que, de la mano de los libreros y con la complicidad de autores y lectores, pretende reivindicar el protagonismo de los agentes del sector editorial español en el desarrollo del mercado digital en nuestro país», y cuya puesta en marcha debemos a Reino de Cordelia, Ediciones del Viento y Cálamo.
De momento, la página está activa y los editores ofrecen títulos gratis a quienes se suscriban. En principio, la idea es estar a pleno rendimiento en septiembre y como librería virtual, es decir, como miembro de CEGAL.

En principio, el proyecto está hecho a medida de los editores pequeños y medianos,  aunque no renuncian a contar con el favor de algunos medianos tirando a grandes. En cuanto a los libreros, están hablando ya con ellos y ofreciéndoles al menos dos alternativas de funcionamiento, para que nadie se sienta excluido.

De entre las certezas, varias llamativas: una, no emular el modelo Libranda, consistente en reproducir el esquema de distribución del mundo real en el mundo virtual.

Otra, que alberga al menos uno de los impulsores, Jesús Egido (Reino de Cordelia y Rey Lear): el DRM, el sistema antipiratería, sirve de poco («si me quieren piratear lo harán, yo venderé libros a precios asequibles»), por lo que sus textos no lo llevarán («como hace Apple con el mercado del disco») excepto si el agente o el dueño de los derechos le exige que lo lleve.

Y una tercera: la investigación no es sólo cosa de grandes, por lo que se proponen invertir en el desarrollo de sistemas para hacerlo mejor en un terreno el que, sin duda, se juega en gran medida el futuro de la literatura (no necesariamente el del libro como artefacto).

Cosas veredes


Lo hablaba el otro día con uno de los autores implicados: Reacciona (Aguilar) va viento en popa. Que vende mucho, vaya.

Lo cual, imagino (y dale) está bien, aunque no deja de ser paradójico que la indignación general, en su versión editorial, dé beneficios a un grupo como Santillana, mientras que el otro fenómeno editorial relacionado con la indignación reinante, Indignaos, de Stéphane Hessel, publicado por Destino, está llenando los bolsillos de los amos del Planeta, uy, en qué estaría yo pensando, del Grupo Planeta.Entre Polancos y Laras anda el juego.

Sin embargo, la ventana de oportunidad no se ha abierto para las editoriales que siempre dan voz a los indignados (…………: rellenen ustedes mismos los puntos suspensivos), aquellas que publican –con escaso éxito de ventas– las obras de quienes pugnan por un cambio en estas sociedades adocenadas.

Buscarse la vida

Es lo que hacen los editores, acogotados pero no vencidos por esta crisis interminable.

Un ejemplo: los siete de Contexto más Veintisiete letras, Errata Naturae y Capitán Swing han alcanzado un acuerdo con la Confederación Española de Libreros, CEGAL, para ofrecer a los lectores «Una alternativa para el verano», que ese es el lema de la campaña que arranca el 1 de julio.

¿La idea? Cada editor recomienda tres libros de su fondo, CEGAL pasa la propuesta a sus asociados y coordina una iniciativa que se mantendrá todo el verano, que incluye un depósito en condiciones para los libreros que se adhieran. Manera de potenciar las lecturas en un tiempo propicio para ellas.

No quiero que se me olvide

Tras la publicación del último Círculo, y a raíz de algunas conversaciones con compañeros y amigos, pensé que sería bueno añadir un comentario a la entrada en la que comentaba lo ocurrido en el acto de solidaridad con los afectados por el terremoto de Lorca. Pero como imagino que muchos (en fin…) habrían leído ya la sección, me animo a recuperar esa reflexión.

Decía, porque lo pienso y no lo expresé con la suficiente claridad, que el esfuerzo de los organizadores del acto fue grande y digno de elogio. Y que el resultado de sus desvelos, la ayuda a los afectados del terremoto de Lorca, compensa enfados, problemas y sinsabores. Y para que conste, lo repito aquí gustosa.

Editoriales, y más editoriales

La semana pasada les transmitía la extraña sensación que produce el saber que las cosas van mal en el sector, y que al mismo tiempo no deja de haber osados que se lanzan al agua.

La semana pasada se presentó Clave intelectual, hermana casi gemela de la argentina Capital intelectual.

Su nacimiento estaba previsto para septiembre, pero sus impulsores pensaron que sería bueno hacer un esfuerzo y presentarse en sociedad aprovechando el tirón de la Feria del Libro.

Sus primeros títulos, como sin duda saben: La explosión del periodismo, de Ignacio Ramonet, muy conocido por estos lares, y con Una vida, de la menos popular Simone Veil, una mujer que merece la pena descubrir. La editora es Lourdes Lucía, y de la comunicación se encarga Ángeles Aguilera, hasta hace poco responsable de esa área en Santillana.  

Y esta semana se presenta Casa de casrtón, una iniciativa de José Luis Torres Vitolas (ex de Nowtilus), quien la pone en marcha con varios autores iberoamericanos como Jorge Eduardo Benavides, Méndez Guedes, etc. La novela de lanzamiento la firma Carlos Andrade y se titula Do not cross the line.

“Un millón de piedras” world tour

No es la primera vez que traigo a esta página a Miquel Silvestre, escritor y viajero, autor de tres novelas, un libro de cuentos y decenas de reportajes sobre viajes y aventura que recientemente ha publicado Un millón de piedras (Barataria) donde narra un recorrido de 15.000 kilómetros y catorce países africanos sobre una BMW R80 G/S.

Animado por la experiencia (personal y editorial: el libro se está vendiendo la mar de bien), Miquel se ha animado a emular al mítico Capitán Tan, aquel que empezaba todas sus intervenciones rememorando sus viajes por todo lo largo y ancho de este mundo… Ahora anuncia World Wide Tour a lomos de su BMW: saldrá el 12 de septiembre del encuentro BMW Riders en Formigal, su plan es ir primero hasta las fuentes del Nilo Azul que descubrió Pedro Páez en Etiopía; luego, si la situación lo permite, embarcar la moto en Yibuti hasta Yemen y cruzar la Península Arábiga y, si la cosa está mal, entonces directamente a India en algún carguero, donde visitará Goa, lugar de enterramiento de San Francisco Javier; proseguirá por el Sudeste Asiático hasta Vietnam, donde España libró la Guerra de la Conchinchina en el XIX con la conquista de Saigón; más tarde, Indonesia, Malasia, donde investigar el chabacano, idioma que se habla en algunas islas malasias y que está formado en un 50% por palabras de castellano antiguo; Filipinas (350 años de presencia española), de ahí cruzar el Estrecho de Torres para llegar a Australia, llamada así por los Austrias. Sus pasos finales serán por Alaska, donde existen los topónimos españoles más septentrionales del mundo: Valdes y Cordova, y luego, pues ya veremos si sigo hacia la parte más conocida de nuestra exploración.

Por cierto, su moto se llama Atrevida, como uno de los dos navíos de la Expedición Malaespina.



En el Escaparate de esta semana:

:: Una entrada para el circo, de Norris Church (Circe).

:: Un cumpleaños muy molón, de Lulú Pecas (Clic).

:: El espía de Madrid. Barcelona, 1936, de Goyo Martínez y Joan Salvador Vergés (Singular).




Archivo histórico