Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Hipnosis

¿Acaso todo es un sueño?

¿Acaso estamos soñando?

¿Acaso nos hemos quedado dormidos sin darnos cuenta, bajo el influjo de la habilidad hipnótica de alguien cuyo rostro jamás supimos ver?


Hipnotizados, efímeros bellos durmientes. Soñadores sin consciencia de serlo. Sonámbulos algunos, muy quietos otros. Caminantes del día a día. ¿Hasta dónde? ¿Hasta cuándo? ¿A dónde? ¿Existe ese lugar donde al fin nos detendremos? ¿Existe ese lugar donde finalmente despertar y saber que todo ha sido un sueño? Y saber que algo mejor queda por vivir... que algo distinto viene hacia nosotros ahora. Algo que realmente nos de la opción de percibirnos como vivos, lúcidos, espabilados, alerta y enteros.

Repito los mismo gestos mecánicos día tras día... incluso a veces me doy cuenta de ello y no logro evitarlo. Me veo obligada a ello. Me sé condicionada, necesitada, predeterminada... en nombre de un final feliz, en nombre de una supuesta recompensa gratificante. En pos de lograr el objetivo. ¿Pero cuál es el objetivo? ¿Cuál es el fin? ¿Cuál es el sentido de ese ritual que se repite sin conclusión alguna cada mañana, cada mediodía, cada tarde, cada noche... siempre?

Desde lo cotidiano sólo nos manifestamos a medias. Como mutilados, sin dar rienda suelta a toda nuestra esencia... sea lo que sea, se muestre como se muestre. ¿Acaso pasaría algo? ¿Pasaría algo por soltar el alma, que ahora se confunde con la bestia? ¿Acaso la bestia es realmente tal monstruo? ¿Acaso romper por un rato la mecánica que nos mantiene enjambrados sería tan peligroso? ¿O simplemente ya no sabemos hacerlo?

Tal vez el miedo de ser desplazados, de sentirnos desunidos, de no pertenecer... nos mantiene cómodamente pegados a los demás, al resto de cuerpos-cerebros-sentimientos que igual que nosotros, mantienen ese ritual mecánico de la existencia diaria.

¿Hipnosis? La cuestión es si es realmente involuntaria o simplemente es un mecanismo más de supervivencia, de sentirse parte de un todo para no perder la noción de cordura, de sentido vital, aunque misteriosamente justo así se pierde todo el sentido de nuestra existencia como individuos con algo más que mecánica, con algo más que comportamientos condicionados para la supervivencia de la especie.

¿Quiénes somos pues?

¿Qué fin perseguimos a larga distancia? ¿Existe tal fin?

¿Tal vez en caso de existir sería un inicio?

El comienzo de la era del despertar.

¿Sabremos despertar?

¿Queremos despertar de ese sueño pesado y ajeno a la voluntad, de ese halo que nos mantiene los párpados pegados, de ese estado dentro de la nube hipnótica?

 

Pequeños Deberes- Si tú fueras el hipnotizador, ¿qué palabras emplearías para sacarnos del sueño impuesto?

A.AliciaNlaRealidad@gmail.com

http://www.cimamujerescineastas.es/espacioweb/web5/productos.php?id=287&usuario=AdrianaDavidova&id_usuario=2325


 

 

Dibujos- Adriana D




Archivo histórico