Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Morel

A pesar de que es un libro fundamental de la literatura latinoamericana del siglo XX, la lectura –primera y muy reciente– de La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares, me ha sorprendido. Si algo supe sobre la historia de esta novela, lo había olvidado, pues la he leído desde la más absoluta ignorancia respecto a la trama. Sí tenía en mente que se trataba de una obra de aires fantásticos, pero poco más. Y me he dejado llevar por el estupor del protagonista y narrador en sus primeras peripecias en aquel lugar en el que se deja caer; y me ha interesado mucho esa invención del título; y me ha gustado el final de la narración.

De Bioy Casares, había leído algunos relatos dispersos y alguna novela de su última etapa (murió en 1999; había nacido en 1914). Sí que conocía la primera parte de su memorias, publicadas en 1994, unas memorias que me encandilaron. Pero La invención de Morel, no.


Bioy (derecha) con Borges; eran jóvenes

Hace unos años, El País vendió una colección de libros bajo el nombre de Clásicos del siglo XX y entre ellos estaba la primera novela de Bioy Casares, La invención de Morel, y me la llevé a casa. Y aquí ha estado, intocada, hasta la semana pasada.


Fue Unos días en el Brasil (Diario de viaje) el texto que me llevó hacia Morel y su invento. Publicado hace unos meses por la editorial La Compañía, es un libro brevísimo que consiste nada más y nada menos que en lo que el título dice: Bioy viajó en 1960 a Brasil, a un congreso de escritores organizado por el Pen Club, y las notas de aquellos días compusieron este libro. Un buen diario; un buen libro. En el posfacio de esta edición, firmado por un especialista francés en la obra del argentino, se hace referencia a La invención de Morel, así que cuando cerré Unos días en el Brasil, me fui a la estantería correspondiente, tomé aquel otro, lo abrí y empecé a leer, con tantos años de retraso…

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico