Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Dónde está Pablo


Pues en Vida de Pablo, Pablo es un actor secundario al servicio del protagonista casi absoluto, el narrador de la historia, un tipo empeñado en dar muchos detalles de una etapa de su existencia juvenil, que se llama Carlos Pardo, como el autor de la novela.

Vida de Pablo, de Carlos Pardo (Madrid, 1975) está publicada por Periférica, y es la primera novela de este escritor autor de tres libros de poemas previos: El invernadero, Desvelo sin paisaje y Echado a perder.

La primera vez que leí algo de Pardo fue en una antología de poetas jóvenes (se titulaba 10 menos 30 porque eran menores de 30 años o al menos habían escrito entonces aquellos versos, aunque acabaran de pasar esa frontera cuando salió el libro) hecha por Luis Antonio de Villena, publicada por Pre-Textos en 1997.

Como de costumbre, De Villena tuvo buen ojo pues allí estaban Luis Muñoz, José Luis Piquero, Álvaro García o Lorenzo Plana, entre otros.

Estuve en la presentación de aquel libro en la Fnac de Madrid y uno de los poetas (no estaban todos) agradeció al público que no hubiera aplaudido después de cada poema durante la lectura que hicieron y no entendí muy bien por qué era mejor una cosa que la otra.

Algo hay de esa actitud en Vida de Pablo: así somos, señora, ni se le ocurra criticarnos; a cambio, tampoco queremos que nos aplauda.


El protagonista Carlos Pardo trabaja en un bar, en una ciudad de provincias –resulta evidente que es una situación transitoria, o eso me ha parecido a mí–, es artista (por la parte de la literatura) y vive en un círculo bastante pequeño de conocidos y algo cerrado, por eso sus problemas (amorosos por ejemplo, pues el amor de Carlos tiene un papel primordial en la novela) son para ellos mucho mayores de que en realidad son, pero eso le pasa a todo el mundo ¿no? Y más aciertas edades.

Carlos, Pablo y sus amigos se emborrachan y drogan, como las generaciones anteriores a ellos y como casi todas las que vengan después; se enamoran, se engañan, se traicionan; se admiran y se desprecian.

Carlos quería escribir de Pablo, pero se pone a hablar del grupo y de él mismo y se le va la mano y llega al final de la novela y de Pablo sabemos poco.

Sabemos, sí, que Pablo y Carlos y el resto son gente culta, despierta y van un pelín de sobrados, lo que no impide que, como a todo el mundo, las cosas que van llegando en la vida les pillen con la guardia bajada unas veces, en un mal momento, otras, y así.

Vida de Pablo tiene todos los elementos de esas primeras novelas en las que el autor, todavía joven, cuenta su vida (con todos los cambios que sean) porque todavía la tiene muy reciente.

eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico