Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Círculo de iluminación

Eva Orúe

Mes de los libros

eorue[arroba]divertinajes[punto]com


La Feria del Libro se acerca, su cartel ya está aquí, obra de Alberto Corazón.

La explicación del artista para justificar la escalera es esta: «con las buenas lecturas, sigo teniendo la evidencia cinestésica, física, de estar ascendiendo, no por elevación, sino pisando peldaños. A veces unos pocos peldaños, otros una escalera sin fin».

Alberto –leo en la nota de prensa– dice sentir desaparecer «el entorno, el ruido, el calor y el frío, el tiempo, la memoria se suspende, pisas el siguiente escalón» al sumergirse en un libro. «Cuando has terminado la lectura, durante unos instantes, lo que te rodea se ha transformado. No eres el mismo que el que comenzó esa lectura. Sientes la nostalgia de la ascensión. Esa nostalgia es la que nos empuja hacia un nuevo libro. Hacia una nueva escalera.»

Y ahí estamos todos, subiendo peldaños. De momento, los que restan hasta el día 27, primero de Feria, un maratón que culminará el 12 de junio.

Por cierto, permítanme aquí un mensaje privado: un saludo muy cariñoso a Teodoro Sacristán.

Precio ¿fijo?

La semana pasada les detallé una conversación mantenida con Javier Cortés en el curso de la cual el presidente de la Asociación de Editores de Madrid me dijo que, para ellos, mantener el precio fijo es «fundamental, irrenunciable. Sin precio fijo Carrefour nos mataba, y El Corte Inglés también», remachó.

Antes, semanas atrás, les había trasladado las reflexiones de otro gran conocedor del sector, Manuel Gil, quien avanza en dirección opuesta. «Tengo —escribió— la absoluta convicción de que el sistema de precio fijo en España presenta un fallo multiorgánico severo desde hace mucho tiempo», sin olvidar «el amplio abanico de prácticas desleales y vulneraciones» que se registran.

Hablando de vulneraciones. Quisiera ahora que partidarios y detractores de esa política tomen en consideración para el debate dos anécdotas que tienen el valor que ustedes quieran darles.


La primera se la voy a enseñar. Esta fotografía corresponde a la librería situada en un centro comercial madrileño fuera de la capital. No se ve demasiado bien, la imagen está tomada con un móvil, pero el establecimiento ofrece (lo pone en el cartel rojo) un 5% de descuento primero y otro tanto después, este segundo a los clientes habituales de la librería en cuestión.

La otra anécdota se la voy a contar, y no sucedió en días cercanos al Día del Libro, fechas en las que el descuento está institucionalizado.

Un familiar entró en una librería de Barcelona a preguntar cuánto costaba ¡Indignaos!. «3,50», le dijeron. Pero estaba agotado. Preguntó en otra librería: «5 euros» fue la respuesta. Intrigada, acudió a una tercera librería: 4,50 y sí disponían de ejemplares. Lo compró, no sin preguntarse qué queremos decir cuando decimos precio fijo.

Chaves Nogales français


Hace ya tiempo, y en buena parte gracias a la labor de Andrés Trapiello (de quien el amigo Goñi se ocupaba en su Pizarrín de esta semana), los españoles hemos recuperado y recibido como corresponde la obra de Manuel Chaves Nogales. Imagino que no les descubro al autor… y si lo hago, corran a leerlo.

En Francia, y gracias también a Trapiello, empiezan ahora a descubrirlo. Leo en Lire  una crítica elogiosísima de À feu et à sang. Héros, brutes et martyrs d'Espagne (La Table Ronde), nueve historias escritas en 1937 en las que el periodista denuncia «con una lucidez desesperante» (cito al crítico galo) la barbarie de la guerra civil. «Una revelación», concluye.

Atribuye Lire el mérito de este hallazgo literario, lo he escrito más arriba, a Trapiello y a su editora francesa Alice Déon, que ya publicó el año pasado Le Double Jeu de Juan Martinez. «Nogales es el anti Malraux (el novelista hace una breve aparición en la página 38). El sevillano rechaza la "ilusión lírica" : para él, negro es negro, así que no hay L'Espoir [esperanza].»

Podría alguien creer que Chaves Nogales no había sido nunca editado por nuestros vecinos pero sí. Juan Belmonte matador de taureaux salió a las librerías en 1990 con el sello de Éditions Verdier. Entonces, por lo que se ve, los encargados de prolongar la vida editorial del escritor no consideraron oportuno hacerlo.

Ahora es diferente. Tanto, que en 2012 los franceses podrán leer L'Agonie de la France, que en España publicó hace no tanto Libros del Asteroide. Falta por comprobar si se sienten bien retratados.



Esta semana, en el Escaparate de la edición independiente:

:: Menta y nata. Primera novela histórica del Real Betis Balompié, de Fernando Fedriani (Ediciones Alfar).

:: Piedad (4ª edición), de Miguel Mena (Xordica Editorial).

:: El gabinete de curiosidades, de Marie Rutkoski (Nocturna).




Archivo histórico