Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Grupo (capitalista) salvaje


El debut en el largometraje del realizador televisivo John Wells demuestra un innegable talento narrativo, una gran atención a los pequeños detalles de la puesta en escena, una narrativa ágil y solvente y una visión desesperanzada de los males del capitalismo salvaje.

The Company Men nos acerca a la historia de una gran empresa que despide a algunos de sus brillantes empleados y a cómo los efectos de la recesión económica mundial y la falta de escrúpulos afectan a la esfera privada y familiar de estos ejecutivos que ven que   su existencia cambia al tener que adaptarse a nuevos trabajos, pérdidas de privilegios y a  relaciones que se crispan.

La película tiene como protagonista absoluto a Ben Affleck (en una interpretación mejor de lo habitual) en el papel de Bobby, un joven marido y padre que ve su ascendente trayectoria profesional brutalmente trastocada por la codicia y se da cuenta  de que no puede mantener su ostentoso estilo de vida. No obstante, la madurez interpretativa de Tommy Lee JonesChris Cooper e incluso Kevin Costner hacen que el filme luzca un protagonismo colectivo.

Lejos de las medias tintas de Up in the Air, el primer largo de Wells, arropado por una cuidada fotografía de Roger Deakins, es una película escrita y dirigida con mordaz inteligencia, a pesar de lo discutible o poco verosímil de algunos de sus giros argumentales.

Estamos ante trabajo realizado de manera impecable, una disección, más ácida de lo que parece, del estilo de vida estadounidense, un trabajo digno que oscila entre el drama familiar y la comedia amarga acerca del mundo de los negocios y el pragmatismo, que lo acercan más al Billy Wilder de El apartamento o al  teatro de David Mamet que a documentales expositivos sobre las causas de la crisis mundial como Inside Job.
Un filme de actores y actrices, con una cuidada relación entre los personajes, los espacios  y los objetos. El relato de un desmoronamiento material y anímico  apoyado en un guión lleno de vitriolo puesto en boca de interprétes que creen en sus personajes tanto como el director desconfía de la sinceridad en las altas esferas económicas.




Archivo histórico