Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

En busca de la Palma perdida


El primer cartel

Almodóvar presentará La piel que habito, un filme negrísimo inspirado en una novela de Thierry Jonquet y protagonizado por Antonio Banderas y Elena Anaya, en la  próxima edición del Festival de Cannes.

El más universal de nuestros realizadores sigue siendo, aun hoy día, objeto de cierta animadversión por parte de un sector de la crítica especializada y una parte —cada vez más reducida— del público. Nos podrá gustar o no el cine de Almodóvar pero no podemos negarle un cosmos audiovisual inconfundible y una innegable capacidad para romper tabúes y seducir con sus personajes al límite e  historias llenas de humor negro y comprensión por el ser humano. Algunos prefieren el Almodóvar “masculino” de La ley del deseo o La mala educación; otros, el Almodóvar apegado al mundo de las mujeres de Volver o la multipremiada Todo sobre mi madre.


Banderas y Anaya, vista parcial

Objeto de congresos, monografías y estudios sobre su obra, se trata de uno de los autores de cine vivos sobre los que más literatura se ha vertido. Por nuestros lares también ha sido objeto de la envidia, la soberbia y la pereza por conocer las claves (ocultas o no) de su obra. Su posición política progresista, su presentación de las “minorías sexuales” y su defensa del lugar de la mujer en la sociedad actual le han ganado algún detractor pero, sobre todo, muchos fieles seguidores. El director de Hable con ella siempre ha sabido rodearse de repartos de lujo, excelentes equipos técnico-artísticos, en los que figuran el compositor Alberto Iglesias y el operador José Luis Alcaine, dos nombres  fundamentales en nuestra cinematografía que junto a un maduro Antonio Banderas reaparecen en La piel que habito, filme que competirá en Francia junto a otros grandes títulos de de diferentes latitudes del cine mundial.

En su obra hay títulos imperecederos como ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, aplaudida por el movimiento de mujeres por su retrato veraz de la difícil vida de un ama de casa en el extrarradio de Madrid, y algunos tropiezos como su último trabajo estrenado, la folletinesca”. Los conflictos  sociales, la sexualidad, la lucha por la supervivencia, la pasión, la locura,  la codicia y la traición son algunos de los temas que atraviesan la obra de un director que no deja indiferente a nadie. Yo le deseo lo mejor en Cannes a este francotirador que se ha forjado una trayectoria densa y contradictoria pero siempre llena de interés y un amor poco común por el séptimo arte.




Archivo histórico