Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El mirón impaciente

Eduardo Nabal

Una odisea


En un mundo mejor, como otros trabajos de la directora danesa Susanne Bier, es un hermoso y sobrecogedor ejercicio de filme de tesis. Una puesta en escena ajustada y un enfoque inteligente acompañan el retrato de   conflictos humanos y sociales más complejos de lo que parecen a simple vista.

Bier vuelve al terreno de la exploración sociológica y psicológica de Después de la boda y contrapone distintas formas de crueldad y violencia en diferentes latitudes del mundo contemporáneo. Tal vez sus hilos argumentales, su estructura y su mezcolanza de escenarios resulten algo confusos, pero nuevamente mezcla el hiperrealismo en la forma de contar con una búsqueda de la belleza plástica dentro del horror, la tristeza  y la desesperación.

En esta ocasión los niños ocupan un lugar central en la narración y su intensa mirada parece más lúcida que la de los adultos sobre lo que realmente está sucediendo y sus  implicaciones. Bier confía en su  vigoroso y demostrado talento visual y en su capacidad para extraer lo mejor de actores y actrices pero entreteje un relato demasiado cercano a  la metáfora y lleno de claves.

En un mundo mejor podría definirse como la odisea de un médico estoico (de una entereza algo irritante), como la historia de la desintegración de dos familias vista desde el punto de vista de dos adolescentes o, sobre todo, como una acerada y humanista reflexión sobre la violencia y sus formas en un mundo sacudido por formas pequeñas y grandes de avaricia, fanatismo e intolerancia.

Con una narrativa original, fresca, y una seductora paleta cromática la directora de Hermanos vuelve a reflexionar sobre la familia como campo de batalla y sobre la búsqueda de la identidad en un mundo poco dado a la comprensión y el altruismo.

Estamos ante una obra mayor en la que solo estorban la composición algo alambicada del relato y la falta de unidad, ya que todas las interpretaciones son portentosas y la puesta en imágenes, por momentos,  hipnótica  e impresionante.




Archivo histórico