Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Errata

Evaristo Aguirre

Delirio

Se ha muerto su mujer, tras un tiempo largo de estar enferma, y el hombre escribe cartas, sobre todo a una serie de personas que han estado cuidando de la ella –parece que son gente muy religiosa–, pero también a un funcionario que reclama algún procedimiento administrativo en el que tiene que presentarse la difunta, y a más gente. El narrador epistolar se llama Gordon Lish, como el autor real, un editor (Raymond Carver y Richard Ford, por ejemplo) y escritor americano (Hewlett, Nueva York, 1934), poco conocido por estos pagos, a quien la editorial Periférica está publicando en España (ya lo hizo con Perú, hace casi dos años).


Esta novela se titula Epígrafe, la ha traducido Juan Sebastián Cárdenas y apareció originalmente en Estados Unidos en 1996.

El viudo de las cartas empieza dando cuenta de la muerte de la mujer y sigue con indicaciones que dan alguna pista sobre lo que ha pasado, pero enseguida el tono y el contenido cambian y aparece cierta violencia verbal hacia ése funcionario y hacia aquellas personas que estuvieron por la casa (no me atrevería a decir que ayudando, por lo que escribe el Gordon Lish del libro) durante la enfermedad y agonía de la mujer. Lo cierto es que  te despistas cuando la cosa se pone así, piensas que es un bache emocional momentáneo del personaje o un giro de los acontecimientos; sigues leyendo y compruebas que ese delirio se mantiene, va a más incluso. A veces no sabes de qué está hablando, ni qué reprocha al interlocutor, ni qué pretende, ni porqué se pone así. Pero lo que te va quedando claro es que se trata de una expresión del dolor por la muerte de su mujer, con unos toques de locura producida por ese hecho y por la soledad o, más bien, por el panorama del futuro.

Puede parecer una lectura difícil –en cierto modo lo es–, pero Epígrafe tiene un poder de atracción enorme, una fuerza que te hace leer por el simple hecho de leer lo que ese hombre dice, aunque no entiendas todo (quizá no hay nada que entender), aunque no haya, por supuesto, una trama que seguir. Es una literatura distinta a la que hemos traído por aquí últimamente, y eso está bien.


eaguirre@divertinajes.com




Archivo histórico