Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

El prado eléctrico

Fernando P. Fuenteamor

Habitaciones (casi) cerradas


Y digo casi porque es a través de  las puertas entreabiertas de la gran mansión barcelonesa de los Lax Golorons por donde avistamos el desarrollo de la vida y acontecimientos de una familia de la alta burguesía catalana desde principios de siglo a nuestros días; y con ella el devenir de una ciudad y un país.

Con un pie fundado en la Mariona Rebull de Ignacio Agustí y el otro en La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza, la excelente narradora que demuestra ser Care Santos (Mataró 1970) construye su artificio literario con una facilidad pasmosa jugando con el tiempo, los personajes y el mismo lector, en un ir y venir continuo por los pasillos del tiempo guiados por el conocimiento omnisciente de un narrador que sólo al final de la novela nos descubre su identidad.

Habitaciones cerradas (Planeta) contiene una amalgama de géneros tan variado como su galería de personajes y que van desde ell folletín decimonónico a la novela costumbrista de contenido social con trasfondo  histórico, para derivar luego hacia la novela negra con  misterio incluido. Demasiados elementos en un mismo guiso —lo que denota la ambición, en absoluto  reprochable,  de la autora por llegar a un mayor número de lectores— que  ésta resuelve  con excelente oficio narrativo y prosa límpida que nunca olvida su objetivo principal de  entretener al lector. Y esto, en verdad, lo cumple sobradamente.

Escenario, tiempo y personajes nos remiten a lugares comunes ya descritos en muchas otras novelas anteriores sobre temas parejos con más o menos fortuna;  sin embargo, la autora se arriesga al máximo deconstruyendo una ficción decididamente folletinesca con el uso de saltos temporales arriesgados que otorgan al libro un pátina de modernidad, y que, perfectamente estructurados y medidos, no despistan al lector y le ayudan a la comprensión de la trama con una estudiada dosificación  de ésta y del misterio que rodea al personaje principal, un gran pintor llamado Amadeo Lax y su historia de amor con Teresa Brusés.

Novela río en el mejor sentido del término, Habitaciones cerradas tendrá posiblemente el éxito que merece entre el sector de público al que va dirigida ya que Care Santos, con una capacidad evocadora formidable, devuelve la memoria de de unos tiempos y lugares pasados para hacernos vivir las experiencias de sus personajes y darnos a entender que sus encuentros y desencuentros forman parte de un continuo sentimental que siempre ha sido uno de los motores de la raza humana.




Archivo histórico