Secciones:

Boletín de novedades

Reciba nuestro Divertín de manera regular y gratuita.
Su e-mail

¡Web seleccionada entre las mejores!

Alicia en la realidad

Adriana Davidova

Perdedores

Un anhelo claro y preciso en el centro del tercer ojo, en el centro del pecho, del vientre, de la traquea...

Un anhelo de átomos enredados de ansia, de pureza, de vida, de abundancia...

Un anhelo perfecto

Un anhelo exacto

Un anhelo de certeza y vida

Un anhelo de luz, de luz, de luz y libertad rubia


Perder aunque te aferres. Perder cuando dejas que se escape. Perder cuando lo sueltas. ¿Perder? Perderlo todo, perder casi todo, perder un poco... Perder. Perderse. Perderte. Perderlo.

Perder.

Perdedores.

Perdedores que viven como ganadores de la mercancía más valiosa. Ganadores que han perdido lo que más les importaba. ¿Qué es ganar? ¿Qué es perder?

Perdedora ante la propia mirada que enjuicia desde el espejo que no parece distorsionado. Perdedora. Perdedor. Eso sí... tan sólo por ahora. Por ahora, por ahora... no más que eso. Simplemente por ahora.

Y yo que me disconformo profundamente no queriendo perder, mientras pierdo aunque esté asida con intensidad carnívora a mis deseos.

Es una imagen patética la de alguien que se agarra con ímpetu infantil y extremo a aquello que no quiere perder y que sin embargo va cayendo, cayendo, cayendo al abismo del vacío mientras aquello que aferra se le escurre de las manos.

A la vez, resulta también una visión heroica, la de alguien, tú, que estás confiando y luchando, aferrándote con todas las fuerzas que tienes a ese algo entre tus manos, mientras te deslizas hacia el abismo vacío.

Dos visiones de un mismo hecho. Dos miradas. Dos modos que no se excluyen en absoluto ya que suceden al mismo tiempo y son ciertas a la vez. ¿Cuál es sin embargo la que te conviene?

Si el perdedor eres tú, tú eres el que has de elegir. Yo soy la que ha de elegir, la que ha de deslizarse como una heroína o caer como una niña caprichosa.

Perdedores abstractos y perdedores concretos. Perder lo intangible o perder lo específico. Perdedores ante los demás o perdedores ante nuestro propio juicio implacable. Perdedores sin ningún atisbo de esperanza o perdedores esperanzados. Pierde el miedo a perder y lo que pierdas no será una pérdida. Pierde la idea de lo que has de ganar y ganarás. Pierde el miedo al miedo y perderás el temor. Pierde las palabras críticas y perderás la imagen distorsionada de tu vuelo. Pierde la vergüenza de perder y no perderás lo que más valor tiene para ti.

Perdedores y ganadores nos reflejamos los unos a los otros como gotas de agua de lluvia aumentadas por una lupa.

¿Quién sostiene el mango de la lupa?

Alguien que ha ganado o perdido todo. Alguien.

 

 

Pequeños DeberesDespéjate, da unos pasos firmes y nítidos... Amplia tu zona de comodidad y atrévete a hacer algo que conlleve la pérdida de otra cosa que forme parte de ti. ¿Qué es ese algo que podrías dejar ir a cambio?

a.aliciaNlaRealidad@gmail.com

  




Archivo histórico